Nuevo intento unitario de la izquierda revolucionaria en Chile

Seis organizaciones de la izquierda radical chilena iniciaron un proceso unitario que busca la constitución de un referente del campo popular revolucionario a escala nacional


Autor: Wari
05/09/2009

Seis organizaciones de la izquierda radical chilena iniciaron un proceso unitario que busca la constitución de un referente del campo popular revolucionario a escala nacional. Además, convocan a una protesta social para el próximo 10 de noviembre. Mediante un comunicado de prensa, entregaron una Declaracion que reproducimos a continuación.

A LUCHAR CONTRA LA CRISIS CAPITALISTA HACIENDO LA ALTERNATIVA POPULAR

En los últimos meses, en el marco de la crisis económica, nuevamente las medidas tomadas por los empresarios y el gobierno buscan descaradamente hacernos pagar a los trabajadores y al pueblo los costos de la crisis. El desempleo creció al 10.8 % y la contracción de la producción industrial ha sido de 10 % en julio del 2009. Hemos vivido el alza en el costo de la vida que golpea a los más pobres de nuestro país, agudizando mucho más la situación de precariedad y explotación. La crisis está lejos de retroceder, es más, por la continuidad de los privilegios de los ricos y los explotadores se intentará llevar a cabo nuevas acciones contra las masas trabajadores y los sectores populares.

Ante esta realidad, el gobierno no escatima esfuerzo en reprimir a quienes se oponen a las políticas neoliberales; en estos mismos momentos están en marcha leyes para restringir el derecho a la movilización y la protesta social en el país. El antecedente inmediato de esto es la represión sistemática, el asesinato y la aplicación de la Ley Antiterrorista al Pueblo Nación Mapuche, que lucha por demandas absolutamente legítimas, la recuperación de sus tierras ancestrales, la autonomía, la desmilitarización de las comunidades, la libertad de sus presos políticos, etc.

Es por eso que las organizaciones populares chilenas debemos buscar puntos de convergencia con las organizaciones de la nación mapuche, única forma de lograr una estrategia viable de liberación de ambos pueblos, pues nuestros destinos están indisolublemente unidos.

Por otra parte, las sirenas de los candidatos han vuelto a llenar de ruido y basura los espacios donde se desenvuelven las esperanzas populares de transformación social, invadiendo nuestras poblaciones, lugares de estudio y trabajo, con cuentos que se repiten elección tras elección. Así, explotadores de viejo y nuevo cuño, poderosos, entreguistas, renovados y conversos, coinciden en señalar que las elecciones son el único camino que tienen los “ciudadanos” para expresarse, participar, decidir políticamente y darle solución a sus problemas. Asunto que está muy lejano a nuestra realidad cotidiana.

Por la marginación que sufren las mayorías es que como iniciativa de articulación consideramos urgente y necesario la creación de una alternativa verdaderamente anticapitalista desde el seno del pueblo. No se trata de una nueva coordinación para una actividad puntual, que coyunturalmente se mueve tras objetivos reivindicativos.

Pensamos más bien en la urgencia de un nuevo proyecto revolucionario con una propuesta estratégica, con tácticas para el período, que no eluda los compromisos reales de lucha, con los instrumentos necesarios para llevarla adelante, que contemple y se atreva a plantear una acumulación de fuerza social revolucionaria en perspectivas de la toma del poder y no sólo con objetivos electorales o cortoplacistas. Un Bloque desde las luchas de nuestro pueblo, que busque constituirse en un referente del campo popular revolucionario a escala nacional, una iniciativa para acumular fuerzas, para luchar en todos los terrenos y no sólo para un territorio, un sector social o una coyuntura.

Es el momento de la iniciativa popular en donde se ponga a los trabajadores y el pueblo como centro y foco de cualquier proyecto. Es la hora de recuperar el enorme caudal de experiencias que ha dejado nuestra propia historia de lucha como pueblo; y la hora de superar todas las prácticas individualistas, cortoplacistas y complacientes que no han permitido construir un proyecto revolucionario común en base a objetivos ideológicos definidos por las organizaciones populares.

Es por eso que nos planteamos convocar a una ASAMBLEA POPULAR, que ponga por delante las necesidades y los problemas de nuestra gente. Que luche en función de sus intereses, que abra expectativas y alternativas al modo de vida del capitalismo cualificando la política de los sectores populares.

Así mismo, hacemos un llamamiento -al PUEBLO MAPUCHE y a los POPULARES- a una PROTESTA SOCIAL para el martes 10 de noviembre en todos los sectores y territorios donde exista germen de organización, con las más diversas formas de expresión, que tenga como ejes centrales: La lucha por una calidad de vida, como pueblos, digna, que de cuenta del problema de la cesantía, la explotación laboral, las necesidades, la tierra, la autonomía, etc..

Lautaro

Movimiento Popular Guachuneit

Frente Patriótico Manuel Rodríguez

Movimiento Convergencia Revolucionaria

Manuel Cabalga de Nuevo

Pueblo Pobre Organizado

Contacto: [email protected]


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones