Se trata de Martin Sonnerborn, un sátiro de la política Alemana

Parlamentario de la Unión Europea recién electo ya prepara su renuncia

Martin Sonnerborn de 49 años, es un periodista alemán que tras ser editor general de la revista política de humor negro, Titanic, fundó un partido y acaba de ganar un puesto en el Parlamento de la Comunidad Europea. La idea de Sonnerborn es demostrar lo absurdo del sistema político europeo a través de acciones políticas irreverentes.

Por seba

Publicado en

Mundo / Política / Portada

0 0


sonneborn

Sonneborn se hizo conocido en Alemania en el año 2000 cuando envió una carta a los directivos de la FIFA que decidirían la sede del próximo mundial de fútbol que se efectuaría en 2006. En la carta ofrecía a los directivos una lista de regalos típicos alemanes como un reloj cucú, un gran jamón del sur y una salchicha, en caso de que votaran por Alemania para el mundial de fútbol del año 2006, donde efectivamente se realizó dicho mundial. A pesar de que nunca se pudo comprobar la influencia real de esa carta en el resultado, pero se sabe que unos de los directivos decisivos votó a favor a de Alemania y ademas, declaró en directo a CNN de «esta última carta me rompió el corazón».

{destacado-1}

Pocos días después, Sonneborn fue citado a la FIFA y amenazado con una multa de 600 millones de marcos alemanes, unos 306 millones de euros, algo así como 232 mil millones de pesos acusado por soborno. Como alternativa le ofrecieron firmar un contrato oficial con la FIFA donde se esteblece que nunca más podrá influir en las desiciones de la FIFA.

Además, siendo editor de la revista Titanic, Sonnerborn parodió a los principales líderes de los partidos alemanes y particularmente a , el partido Democrático Liberal, fuertemente criticado por representar intereses particulares de la elite empresarial. Además parodió con cargos políticos ficticios para posteriormente fundar su propio partido.

En el año 2004 funda el partido «El Partido», haciendo una clara alusión irónica al partido de la RDA. A pesar de su carácter obviamente irónico, lograron su inscripción ya que la Constitución Alemana permite la fundación de partidos sin grandes trabas ni firmas, ya que son considerados como los núcleos de la participación política. Después de haber participado en diversas elecciones nacionales y locales, Sonneborn se presentó a las recientes elecciones del parlamento europeo, constituído por representantes de todos los países de la Comunidad Europea, donde obtuvo la votación suficiente para ocupar un puesto en dicha instancia, a pesar de ser considerado por muchos, como un partido de broma. Cabe mencionar que el Parlamento de la Comunidad Europea no decide realmente nada, ya que se debe limitar a aprobar lo que decide la Comisión Europea, compuesta por los jefes de Estado de todos los países miembros.

En el programa de «El Partido» se establece, entre otras cosas, una cuota mínima de un 17% de flojos destacados, en los directivos de las mayores empresas de Alemania, ya que la ineficiencia, genera un buen clima laboral.

En las elecciones locales de Berlín, Sonneborn propuso reconstruir El Muro, sin embargo posteriormente señaló que mejor sería construirlo en el contorno de toda Europa, y más tarde dijo que solamente alrededor de Suiza, país que permanece políticamente aislado de la comunidad europea.

Siguiendo la tónica que lo ha caracterizado, al día siguiente de ser electo declaró que ya estaba preparando su renuncia para crear un sistema de cargo rotativo. El objetivo de este sistema es ofrecer a cada uno de los miembros de «El Partido» un mes en el asiento como unas «vacaciones muy bien pagadas».

El Ciudadano

+info visite «El Partido»


Comparte 👍

Comenta 💬