Episodios de la toma a la sede del Congreso en Santiago que exigió plebiscito

Revisa la crónica y los videos que detallan cómo se gestó la toma del ex-Congreso Nacional, y tras ocho horas de ocupación  se obtuvo el compromiso de los parlamentarios para impulsar un plebiscito vinculante

Por Wari

Publicado en

Política / Portada

0 0


Revisa la crónica y los videos que detallan cómo se gestó la toma del ex-Congreso Nacional, y tras ocho horas de ocupación  se obtuvo el compromiso de los parlamentarios para impulsar un plebiscito vinculante. Cerca de 50 personas fueron detenidas y quedaron citadas al juzgado, a pesar de las garantías negociadas en un principio.

Desde las 12:30 horas de este jueves 20, la sede de Santiago del Senado de la República de Chile fue ocupada por estudiantes, ambientalistas, minorías sexuales y otras organizaciones sociales que exigen un plebiscito para resolver las demandas ciudadanas, que la clase política no ha sido capaz de dar respuesta.

Rodrigo Hinzpeter, ministro del Interior y Seguridad Pública, señaló que es grave que se haya amenzado a un ministro de Estado. Cosa que no se ha comprobado y que incluso desmienten las imágenes grabadas y algunos testigos, entre los cuales se cuenta un Senador de la República, Alejandro Navarro, del Movimiento Amplio Social (MAS). Pero Andrés Zaldívar, senador de la Democracia Cristiana, alegó que no se puede aceptar que se agreda a un ministro de Estado.

Los mensajes de Twitter (Trending Topics) relacionados con esta toma, en el mundo, superaron a los relacionados con la muerte de Gaddafi.

ACTUALIZACIONES

A las 22:00 horas aproximadamente se ha desalojado el Congreso de manera pacífica, y 47 personas que se tomaron la sede de Congreso en Santiago, fueron detenidas y conducidas hasta la 3ª Comisaría, en el Centro de Santiago. Se informó en horas de la madrugada que serían citados al juzgado, acusados de desacato.

A pesar de que hubo un acuerdo previo de que nadie sería detenido, Carabineros subió a todas las personas que iban saliendo a buses para llevarles detenidas y hacer control de identidad.

El diputado DC, Gabriel Silver, quien le requirió al coronel Fernández, de Fuerzas Especiales, que le diera explicaciones de por qué se llevaban detenidos a los y las manifestantes, y éste se rió y le dijo que no le daría ninguna explicación, que sólo lo haría con el magistrado.

Otros y otras manifestantes, quienes estaban afuera del edificio, fueron repelidas por carros lanza aguas y actuó un piquete de Fuerzas Especiales de Carabineros.

NOTICIA EN DESARROLLO

20 HORAS

Unos 10 vehículos policiales se observan en las inmediaciones del edificio del Congreo en Santiago. Se ha restringido paso a la prensa y la libre circulación de las personas.

Unas 200 personas se han acercado a las afueras del edificio del Congreso en Santiago, ofreciendo el apoyo a la acción y están esperando a ver qué pase. Desde adentro, los y las manifestantes invitan a la ciudadanía que apoye las demandas acercándose y a manifestarse desde el exterior.

Hasta ahora, el presidente del Senado, Guido Girardi, ha dicho que no va a dar orden de desalojo pero algunos trascendidos han dicho que la Guardia del Congreso podría hacerlo.

Por el contrario, el senador del Partido Socialista, Fulvio Rossi, declaró que debeían desalojar a los y las manifestantes y Andrés Zaldívar dijo que son “unos violentistas”.

El ministro del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Hinzpeter, criticó la decisión del Presidente del Senado por no dar la orden de desalojo de la sede del Congreso.

NOTICIA EN DESARROLLO

RELATO DE UN TESTIGO AL INTERIOR DEL CONGRESO

Alejandro Kirk, periodista independiente y colaborador de El Ciudadano, quien estaba al interior del edificio del Congreso en Santiago, relata un episodio de lo que pudo grabar en video durante un emplazamiento que hacen los ocupantes a personeros del Gobierno y el Congreso Nacional.

“Cerca de las tres de la tarde llega el ministro Felipe Bulnes a reunirse con la comisión mixta del Senado y la Cámara de Diputados que analiza el presupuesto 2012. Los periodistas, quienes habíamos sido mantenidos fuera de las dependencias del Senado, fuimos admitidos para un punto de prensa con los rectores de las universidades. Estábamos esperando en el hall, cuando se abre una puerta e irrumpen los estudiantes y dirigentes de la toma. Inmediatamente se dirigen a hablar con nosotros, los periodistas, en el hall de entrada del Senado.

“En ese momento, dicen que ‘esto es territorio de todos y los invitamos a entrar, tal como lo hicimos nosotros’. Y los periodistas empujamos la puerta y nos introdujimos, al igual que ellos. Ahí había un pasillo en que estaba la puerta de la sala en que se reunió la Comisón. El grupo, comenzó a golpear las puertas que estaban cerradas con llave hasta que la puerta cedió. Entonces, manifestantes y periodistas entramos hastas la sala, y allí les gritaron: ‘¡Aquí están, estos son, los que venden la nación!’ y apuntaban especialmente a Ena Von Baer y el ministro Bulnes. Aseguro que nunca hubo agresión física contra nadie” –enfatiza Kirk-.

“Algunos manifestantes se tomaron la mesa y hubo un discurso de Luis Mariano Rendón, en que dijo que ‘este parlamento fue elegido por una legislación ilegítima; hay que reformar la Constitución para que el pueblo asuma su papel de soberano. Estamos pidiendo un plebiscito’, señaló”.

“Algunos manifestantes se subieron a la mesa en que sesionaba la Comisión de Presupuesto y desplegaron un lienzo que decía: ¡Plebiscito Ahora!”

Diego Mellado, representante metropolitano de estudiantes secundarios agregó: ‘Ustedes están aquí reunidos decidiendo sobre el destino de gente como yo, que viene de las poblaciones y que tiene que ir a las escuelas públicas y este parlamento es ilegítimo y no hay voz del pueblo de Chile. El pueblo tiene el derecho de tomar medidas populares y -por eso- nos vamos a tomar nosotros este parlamento’.”

“En ese momento le gritan a Bulnes que hable, pero él no respondió, se quedó como pasmado. No dice nada. Llegan unos asesores del Ministro y sale. Al salir lo increpan, sin agredirlo. Al salir de la sala por una puerta lateral y los estudiantes lo están increpando y una muchacha golpea un vidrio y lo quiebra, pero sin la intención de hacerlo”.

“Ahí, el senador demócrata cristiano Andrés Zaldívar le dice a los guardias del Senado que hay que tomarla presa. Totalmente furioso y fuera de control, al punto de que sus propios guiardaespaldas lo tenían de los brazos.”

“Un guardia de seguridad le dicen a Montes –quien presidía la mesa- que llame a Carabineros y él les dice que se suspende la sesión, pero yo no voy a llamar a carabineros.”

“Luego de esto, el grupo de los ocupantes se van al salón de lectura. Poco después de eso, llega Girardi y conversa con Luis Mariano Rendón, con los apoderados y dirigentes secundarios y se compromete formalmente a presentar un conjunto de proyectos de reforma constitucional para permitir la convocatoria a un plebiscito para una Asamblea Constituyente. Y garantiza que no va a permitir la entrada de carabineros al edificio. Y agrega que la gente tiene todo el derecho de estar ahí, porque el Congreso es su casa y no tiene derecho a sacarlos de ahí. Pero no puedo garantizar que no los tomen presos cuando salgan”.

NOTICIA EN DESARROLLO

 

El comunicado de la toma es el que sigue:

Chile cumplió más de dos décadas desde el término de la dictadura, en que su soberanía fue secuestrada por la clase política, la que optó por vivir de espaldas a los ciudadanos, en impúdico maridaje con los grandes señores del dinero. Un sistema electoral que deformó la voluntad ciudadana y cerrojos constitucionales que petrificaron las normas impuestas por el dictador, terminaron por desesperanzar a millones, que percibieron que su participación no podía cambiar nada. Para mayor seguridad, desde el poder se preocuparon de asfixiar a los medios de comunicación que pudiesen dar una voz alternativa y de financiar generosamente con los dineros de todos los chilenos a los monopolios de la prensa. Cuando todo ello fallaba, la represión aparecía como en otras épocas e imponía el silencio de la muerte de tanto en tanto.

Y así vivimos muchas “elecciones”, donde en verdad se convocaba a la gente a presenciar un brutal derroche publicitario que sólo permitía participar con posibilidades a los de riqueza propia o a los que por adelantado vendían sus servicios políticos. En definitiva, sólo se podía optar por dos versiones de lo mismo. Y después de la elección, en agradecida retribución, se entregaban cargos claves del Gobierno a los representantes de los mismos intereses que supuestamente había que regular y fiscalizar. En el Parlamento, también esos intereses quedaban con mayordomos instalados. Ha sido una época en que de acuerdo al refrán popular, los gatos se hicieron cargo de la carnicería.

Esta falta de soberanía ciudadana, esta mascarada de democracia, hizo posible que campeara el abuso de los poderosos, la depredación de nuestra naturaleza, el avasallamiento de las comunidades locales y regionales, el atropello de nuestros pueblos originarios, la falta de igualdades civiles y niveles de inequidad social difíciles de encontrar en otras partes del mundo. Mientras, los que ejercían el poder político profitaban cómodamente de los recursos públicos, acumulando, hasta hoy, irritantes privilegios.

Pero la ciudadanía se cansó del abuso. Hoy ha despertado y ha salido a las calles a exigir respeto. Ha entendido que en Chile deben haber cambios profundos y que ello ocurrirá sólo cuando las cosas comiencen a ser como deben ser: Que los ciudadanos manden y los Gobiernos y Parlamentos obedezcan.

La clase política, no obstante, se resiste a aceptar que la Democracia deje de ser una cáscara vacía que sólo sirva para hacer eco de su propia voz. Desde el Gobierno se escatiman los cambios y se reprime. Desde el Congreso, vemos intentos de cooptar la energía social y administrarla para que nuevamente, cambien algunas cosas para que nada realmente importante sea cambiado.

Sin embargo, la tensión se acumula y la crisis se agrava ante la incapacidad del sistema político de responder a las exigencias sociales. Chile exige soluciones y estas no pueden venir de una clase política de tan precaria representatividad y cada día más desprestigiada. El único que puede y debe decidir los grandes conflictos de Chile es el mismo pueblo chileno, recuperando para si el ejercicio directo de la soberanía secuestrada.

Es por todo lo anterior que hoy exigimos al Congreso Nacional que le restituya de inmediato la soberanía a los ciudadanos, instituyendo el plebiscito vinculante como la herramienta con la que los chilenos y las chilenas podremos resolver directa y legítimamente los grandes conflictos del país y comenzar a construir en paz una Nueva y Real Democracia.

Santiago, 20 de octubre de 2011.

Democracia para Chile

Que la Mayoría Decida

¡Plebiscito Ahora!

(FIN DEL COMUNICADO)

 

Videos de la jornada

 


El Ciudadano

Compártelo

Comentarios