Seguridad, Castigo o Venganza: este miércoles se revisa apelación de Gendarmería que decidiría el traslado al CAS de Mauricio Hernández

Desde que fuera extradito desde Brasil en agosto de 2019, Mauricio Hernández Norambuena, se le ha mantenido recluido en la sección de Máxima Seguridad de la Cárcel de Alta Seguridad CAS

Desde que fuera extradito desde Brasil en agosto de 2019, Mauricio Hernández Norambuena, se le ha mantenido recluido en la sección de Máxima Seguridad de la Cárcel de Alta Seguridad CAS. Un lugar considerado de tránsito o castigo, pero que en el caso del llamado Comandante Ramiro se ha transformado en estadía permanente, violando con ello tratados internacionales firmados por Chile. La mañana de este miércoles se revisa en la Corte de Apelaciones la apelación hecha por Gendarmería, para evitar su traslado. 

Por Camila Sierra

Han sido una seguidilla de excusas por parte de Gendarmería para denegar y dificultar el traslado de Mauricio Hernández Norambuena desde la Sección de máxima seguridad a la Cárcel de Alta Seguridad (CAS), desde su llegada a Chile. Informes del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) y el Departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico han denunciado que la continuidad en este sistema de aislamiento puede considerarse tortura.

Tras distintas acciones por parte de la defensa de Mauricio Hernández Norambuena, el pasado 22 de marzo el 7° Juzgado de Garantía de Santiago concedió su traslado a la CAS, desde la sección de alta seguridad que está dentro del penal de la Unidad Especial de Alta Seguridad (UEAS).

Así, ya han pasado dos meses desde que el 7° Juzgado otorgó la medida de trasferencia, la cual debía ser cumplida treinta días después de haber sido dispuesta. Dicha decisión fue apelada por Gendarmería y se revisa durante la mañana de hoy, con el objetivo de decidir la mantención de Ramiro en tal unidad de reclusión.

El argumento de la institución carcelaria para apelar a la resolución del 7° Juzgado, es que “ellos no tendrían la competencia para resolver respecto del traslado, puesto que ya se había resuelto por la Corte de Apelaciones”, declara Yanira González, una de las abogadas del equipo defensor de Hernández Norambuena.

Por su parte, la defensa del también llamado comandante Ramiro, mantiene que Gendarmería no se hace cargo de las garantías fundamentales que están siendo vulneradas a Hernández Norambuena, “y no lo decimos nosotros, sino que lo dice el informe del Colegio Médico y el informe del Programa de Reparación y Atención Integral de Salud (PRAIS)”

Así mismo, el INDH también lo propone en un informe realizado el año 2019, en que “sugieren que debe ser trasladado a la zona que le corresponde para cumplir condena y no a la Sección de Máxima Seguridad que es una zona transitoria y de castigo, de paso para llegar a la sección de Cárcel de Alta Seguridad”, añade Yanira González.

Según la abogada, fue esto último lo que tuvo en consideración el Juez de Garantía del 7° Juzgado para autorizar el traslado, “su mantención en esta unidad está afectando la garantía fundamental de integridad física y psíquica por el largo tiempo que lleva en régimen de aislamiento y el saldo abultado de condena que le queda.”

Lo cierto es que la posible negativa del trasladado de Mauricio Henández Norambuena a la CAS, debido a la insistencia de Gendarmería de mantenerlo en esta sección de castigo, para su defensa y para el propio interno, responden más que a medidas de seguridad, a un método de “castigo permanente o venganza política, debido a lo que él representa».


Comparte 👍

Comenta 💬