Busca en El Ciudadano

Presidente de Colombia sale a promover bases militares de EEUU en la región

Este miércoles se inicia la visita oficial del presidente colombiano Álvaro Uribe a Chile, quien ya estuvo en Brasil promoviendo el acuerdo militar que negocia con Estados Unidos y que contempla la instalación de bases del ejército de EEUU en el continente


Autor: Mauricio Becerra
05/08/2009

Este miércoles se inicia la visita oficial del presidente colombiano Álvaro Uribe a Chile, quien ya estuvo en Brasil promoviendo el acuerdo militar que negocia con Estados Unidos y que contempla la instalación de bases del ejército de EEUU en el continente.

La gira se inició este martes y contempla la visita de Perú, Chile, Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay, y posiblemente Bolivia, y persigue exponer el contenido y justificar el acuerdo con EE.UU.

Un comunicado de la Casa de Nariño -sede del Ejecutivo colombiano- señaló están por definir encuentros con los jefes de Estado de Argentina, Bolivia y Uruguay. También se dice que Uribe y su canciller, Jaime Bermúdez, «se entrevistarán con Jefes de Estado para abordar los temas del terrorismo en Colombia, sus riesgos, y los asuntos relacionados con Unasur».

Uribe no conversará con la prensa de ninguno de los países que visite. Será “una gira  muda”- según sostuvo el portavoz.

Colombia está negociando con Estados Unidos un nuevo acuerdo militar que permitirá a los soldados estadounidenses operar en bases colombianas con la excusa de combatir el narcotráfico y el terrorismo.

Críticos de la iniciativa afirman que se trata de una violación la soberanía y que Bogotá permite a EE.UU. tener la presencia militar en América Latina que pierde con el cierre de la base de Manta, en Ecuador.

La posibilidad de que EE.UU. refuerze su presencia militar en Colombia es vista con preocupación por la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), como dejó claro el presidente de Brasil, Lula da Silva, durante la visita -la semana pasada- que realizó la mandataria chilena, Michelle Bachelet, a Sao Paulo.

7 SON LAS BASES NORTEAMERICANAS

El comandante de las Fuerzas Militares colombianas, general Freddy Padilla, indicó este martes que serán siete el número total de bases colombianas que contarán con la presencia de militares norteamericanos, según un controvertido acuerdo firmado por ambas naciones.

El anunció fue formulado durante su discurso de inauguración de la cumbre de Comandantes de Fuerzas Militares de 10 países que se lleva a cabo en la ciudad costeña de Cartagena.

El encuentro que durará dos días, y en el que no participan Venezuela ni Ecuador, cuenta con la presencia de los altos mandos militares de Uruguay, Paraguay, Argentina, Perú, Chile, México y Panamá, además de la participación especial del comandante del Comando Sur de los Estados Unidos, General Douglas Fraser.

Padilla indicó que dos bases del Ejército Nacional y dos de la Armada, se sumaron a las tres de las Fuerza Aérea en las que ya se sabía que iba a haber operación de militares de Estados Unidos, de esta manera las bases de Cartagena, Larandia (Caquetá), Tolemaida (Cundinarca), Málaga, en el Pacífico son las nuevas que se suman a Apiay (Meta), Palanquero (Cundinamarca) y Malambo (Atlántico).

Los países de la región ya han reaccionado a la presencia militar estadounidense en América Latina. El canciller de Brasil, Celso Amorim, insistió que Estados Unidos (EE.UU.) y Colombia deben explicar mejor sus negociaciones para la instalación de las bases militares en el país suramericano, pues esto implica la ampliación de la presencia de tropas extranjeras en la región y crea una «situación nueva».

Para el diplomático, Colombia  «es un país soberano y tiene derecho a hacer lo que quiera en su territorio, pero se trata de una presencia militar importante en el vecindario», dijo Amorim en una entrevista que publicó este domingo el diario brasileño Folha de Sáo Paulo.

Las explicaciones del presidente colombiano, Álvaro Uribe, quien ha dicho que la presencia de los marines estadounidenses supone una «fase mejorada del Plan Colombia» y que fortalecerá la lucha contra los grupos irregulares, parece no haber convencido a Celso Amorim quien consideró que son necesarias «más explicaciones», pues «en la región es importante tener transparencia y claridad y tal vez eso ha faltado».

El Ciudadano


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Relacionados