Trabajadores contratistas de Minera Escondida votan la huelga esta tarde

  Un nuevo flanco se abre en la lucha de los trabajadores externalizados

 

Un nuevo flanco se abre en la lucha de los trabajadores externalizados. A la huelga de los contratistas de El Teniente, que ya se extiende por más de 35 días, se suma la potencial paralización del Sindicato Nº 2 de Besalco Cerro Alto, empresa que trabaja para Minera Escondida (BHB Billiton). Más allá de lo económico, los trabajadores exigen que la empresa respete su derecho a organizarse, terminando con las prácticas antisindicales.

 

Los más de trescientos socios del Sindicato 2 de la empresa que cumple funciones para la cuprífera de capitales extranjeros, esta tarde votarán si aceptan o rechazan el ofrecimiento que se les ha hecho en el marco de un proceso de negociación colectiva.

 

“Nuestra negociación –más allá de las demandas económicas- ya es un logro histórico, considerando las prácticas recurrentes que ha tenido la empresa, amedrentando a los trabajadores que se organizan autónomamente e imponiendo convenios”, explica Galo Castro, presidente del Sindicato.

 

Según el dirigente sindical de la empresa del Consorcio Besalco –propiedad de la familia Bezanilla– los socios del Sindicato Nº 1 están en él por mandato de la empresa.

Castro fue uno de los instigadores de la formación de un sindicato paralelo, autónomo, lo que le valió ser despedido por la empresa durante el proceso de formación del sindicato, pero, afortunadamente, por unos pocos días, alcanzó a gozar del fuero que lo protege como dirigente sindical, por lo que pudo continuar como empleado.

 

“Nosotros buscamos el diálogo franco, aportar como trabajadores como lo hemos hecho siempre, pero exigimos retribuciones, considerando las altísimas utilidades de la empresa. Todos los trabajadores de la minería sabemos que los contratistas nunca van a pérdida”, afirma.

 

Por eso, exigen recibir lo que no han percibido en 3 años -2 millones y medio de pesos en promedio-, un reajuste del salario de un 5%, nivelar los ingresos por igual cargo (punto sobre el que ya habría acuerdo); mejoras en los aguinaldos, ya que reciben 36 mil pesos, “muy inferior a los 80 mil para arriba que se pagan en otras empresas”; aumento de la valorización del trabajo nocturno, lo que ya está acordado: De los dos mil pesos brutos que se paga en la actualidad, la empresa aumentará el bono a 7 mil por noche trabajada. Pendiente está el bono de negociación: La empresa ofrece sólo 600 mil.

 

El dirigente considera que, aparte del dinero, “a la empresa le duele que los trabajadores hayamos consolidado nuestra organización, a pesar de las prácticas antisindicales” que varias veces cuentan con, al menos, la indolencia de la Inspección del Trabajo, según explica el trabajador.

 

Al día de hoy, no se encuentran paralizados, ya que aún están en el proceso legal de negociación colectiva. Sin embargo, como respuesta a la persecución iniciada hace un año y como forma de presión, han extremado las medidas internas de seguridad en las faenas, de acuerdo a los propios protocolos de la empresa, lo que inevitablemente se traduce en una baja de producción. Por ejemplo, si hay máquinas en regular estado o necesitados de una mantención que si no se hace puede amenazar la seguridad del trabajador, el propio código interno de seguridad indica que deben detenerse las labores.

 

Sin embargo, Castro aclara que la empresa está imponiendo una última oferta de 320 mil pesos imponible como respuesta al paquete de puntos, monto distante de lo que exigido.

 

Si esta tarde los trabajadores deciden la huelga, esta se haría efectiva luego de cinco días, si es que no hay voluntad de la empresa para cumplir las exigencias de los trabajadores.

 

Respecto a la actitud que la empresa mandante, Minera Escondida, ha tenido en el conflicto, indica que no se ha manifestado de ninguna manera. “Le recomendamos que deje al Sindicato actuar con autonomía y que medie en el conflicto sólo si es necesario”, concluye.

 

Minera Escondida opera con más de 350 empresas externas, siendo Besalco Cerro Alto una de las estratégicas porque realiza labores de producción.

 

CALAMA PARALIZADO

Por otro lado, la ciudad minera de Calama se encuentra movilizada bajo el lema “Producimos cobre, seguimos pobres”.

Reclamando la entrega de mayores recursos para el desarrollo de la comuna que más cobre produce en nuestro país, esta mañana se paralizaron y adhirieron la Central Unitaria de Trabajadores, la Confederación de Trabajadores del Cobre y la asociación del Transporte Mayor de Pasajeros, así como las diversas asociaciones de taxis colectivos y la Confederación Nacional de Dueños de Camiones.

Los camioneros señalaron, por su parte, que no están movilizando material desde ni hacia las mineras de la zona.

 

Por Cristóbal Cornejo

El Ciudadano

 

 

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬