Con coronavirus y sin seguro: El drama en EE.UU. para recibir atención médica

94

Estados Unidos (EE.UU) es en la actualidad el epicentro de la pandemia del coronavirus COVID-19, al registrar más de 150.000 casos de personas infectadas y 2.800 fallecidos.

Italia, que tiene el mayor número de muertes, con más de 11.500, supera los 101.000 contagiados;  mientras que China, donde se registró por primera el brote a fines del año pasado, registra 85.100 infectados, de los cuales 7.300 no sobrevivieron.

Nueva York sigue siendo el centro del brote en la nación norteamericana, con más de 66.500 casos confirmados, pero estados como Michigan, Illinois, California y Louisiana están en estado de alerta, ya que la tasa de infección continúa creciendo.

Las autoridades esperan que ciudades como Detroit, Chicago y Nueva Orleans registren un alza en en el alza de contagios durante esta semana.

Mapa y casos de coronavirus por estado en USA: hoy, viernes 20 de ...
Estados Unidos tiene más de 150.000 casos confirmados de coronavirus y 2.800 muertes, y es el epicentro de la pandemia. Imagen: Web.

Anthony Fauci, experto en enfermedades infecciosas y asesor del presidente norteamericano, Donald Trump, advirtió que la pandemia podría tener «millones» de contagios enEstados Unidos y que la cifra de muertos podría superar los 100.000.

En función de lo que vemos hoy, diría que entre 100.000 y 200.000”, dijo en declaraciones a CNN.

Mientras que el coronavirus se expande a gran velocidad,  el temor corre entre los estadounidenses aumenta, no solo por el riesgo a padecer el virus, sino a cómo poder curarse

No existe tratamiento para el COVID-19, pero si el virus genera complicaciones, es posible que llegue a requerir hospitalización, la ayuda de un respirador y otros costos asociados.

En un país donde la sanidad pública es prácticamente inexistente y millones de personas no cuentan con seguro médico, gran parte de la población piensa en los apuros económicos que tendrá al tener que acudir a un centro de salud.

Una factura por recibir tratamiento por coronavirus en Estados Unidos puede sumar 35.000 dólares. Imagen: Web.

Con coronavirus y sin seguro

Como otros 27,5 millones de americanos, Danni Askini, una mujer residente de la ciudad de Boston, ingresó en urgencias sin un seguro médico privado para ser tratada por  un cuadro de coronavirus.

Cuando Askini recibió la factura del hospital donde fue atendida cayó en un estado de pánico al ver que la cuenta sumaba 34.927 dólares.

“Me quedé bastante sorprendida. Personalmente no conozco a nadie que tenga esta cantidad de dinero”, relató  a la revista Time.

Para hacer frente a la deuda, solicitó al seguro de salud del Gobierno estadounidense para personas con bajos ingresos, conocido como Medicaid, que se haga cargo de la factura, pero si su caso no es aceptado, aseguró que estará perdida.

Debido al elevado coste de la sanidad en Estados Unidos, no he visto un médico desde 2013”, reveló por su parte, el periodista Carl Gibson en declaraciones  a The Guardian .

Cuando multiplicas mi situación por 27,5 millones, terminas en un país lleno de personas que no verán a un médico a menos que estén extremadamente enfermos”, denunció al tiempo que alertó que si se combina “un sistema de atención médica con fines de lucro” con una pandemia global como el coronavirus, “el único resultado” posible  es “un desastre total”.

Más del 80% de los seguros médicos en Estados Unidos incluyen unos gastos conocidos como “deducibles”. Imagen: Web.

Deducible de miles de dólares

Incluso para una persona con seguro médico, la factura por un ingreso hospitalario con un caso de coronavirus podría ser de varios miles de dólares.

Mucho depende de la gravedad del cuadro médico, pero también de la aseguradora con la que se suscriba la póliza.

De acuerdo con un estudio realizado por la  Kaiser Family Foundation, una asociación que evalúa los principales problemas de atención médica en Estados Unidos, se estima que si el caso no es de extrema gravedad, el costo tendrá un promedio de 10.000 dólares.

Pero en caso de que el tratamiento se llegue a complicar, esa cifra podría aumentar más del doble. Hay tratamientos que llegan a costar hasta 20.000 dólares, principalmente en aquellos pacientes  que también sufren de neumonía o de otras enfermedades.

Relacionado:  Demandan a Trump por el uso de la fuerza durante las manifestaciones

En 2018, los pacientes que fueron hospitalizados por neumonía con complicaciones mayores acabaron con deudas entre 11.533 y 24.178, dólares de acuerdo con un informe  de la Kaiser Family Foundation

Si bien las aseguradas cubren la mayor parte del coste, el paciente normalmente debía poner de su bolsillo unos 1.300 dólares como mínimo.

Eso se debe a que el 80% de los seguros privados incluyen unos gastos conocidos como “deducibles”, que debe afrontar al asegurado antes de que la póliza entre en funcionamiento.

El año pasado, el deducible anual promedio para aquellos con seguro médico proporcionado por su empleador fue de 1.655 dólares, mientras que para planes individuales, el costo fue hasta de 5.861 dólares, según la publicación Health Pocket.

Para que le hagan la prueba del COVID-19 en Estados Unidos, el paciente debe reunir una serie de requisitos. Imagen: Web.

¿Pruebas gratuitas?

En vistas de la delicada situación, se han tratado de adaptar las políticas con respecto a estos gastos deducibles para pruebas y tratamientos.

De hecho, el Congreso de Estados Unidos aprobó una legislación que cubre el costo de la prueba para diagnosticar el coronavirus.

No obstante, para que le hagan la prueba del COVID-19,  el paciente debe reunir una serie de requisitos como: presentar síntomas (fiebre, tos, dificultad para respirar), haber estado en contacto con alguien contagiado o haber viajado recientemente a un país con casos de contagio. 

“Si  la persone acude a hacérsela sin orden de su médico y no le aplican la prueba, le cobrarán la visita al hospital, según la Kaiser Family Foundation”, reseñó Telemundo.  

También es posible que cuando acuda al hospital considerado dentro de la red de su seguro, alguno de sus proveedores de salud (como quien le haga las pruebas de rayos X o el doctor que lo reciba en la sala de emergencias) no esté incluido en la red, por lo que el paciente podría terminar con una deuda extra por el pago de estos servicios.

Otras compañías de seguros y algunos empleadores –en Estados Unidos las empresas pueden hacerse cargo de la cobertura médica– también están adaptando las condiciones para eliminar deducibles y copagos para hacerse pruebas, pero hasta el momento son la minoría.

Los hospitales de Estados Unidos se apresuran por encontrar camas para un próximo flujo de pacientes con coronavirus. Foto: The New York Times.

Sin camas en los hospitales

La situación de los ingresos hospitalarios es uno de los mayores problemas que tiene la nación norteamericana para afrontar la pandemia del COVID-19.

Con la capacidad llevada al máximo, los hospitales de Estados Unidos se apresuran por encontrar camas para un próximo flujo de pacientes con coronavirus, por abrir recintos ya cerrados, convertir cuartos sencillos en dobles y dar un nuevo uso a otros edificios médicos.

Sin embargo, con el número de casos creciendo cada día, la situación se vuelve cada vez más crítica, sobre todo en el estado de Nueva York.

El tratamiento sigue siendo un problema gigantesco”, aseguró a  The New York Times, la directora de iniciativas de acceso  de Families USA, un grupo de defensa del consumidor.

Recordó que hay opciones para que los ciudadanos accedan a cobertura médica, “ya sea con la Medicaid o la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible (también conocida como la Affordable Care Act o Obamacare), que ofrece créditos para subvencionar un seguro de salud”, reseñó La Vanguardia.

Sin embargo, hay muchas personas que se encuentran en el limbo,  ya que tiene ingresos muy altos para optar por la Medicaid, pero no lo suficientes como para comprar un plan de seguro médico privado que le permita recibir tratamiento por el coronavirus.

Asimismo, al menos 2 millones de personas en Estados Unidos se encuentran en alta vulnerabilidad debido a que no son elegibles para obtener seguro médico, ya que son inmigrantes indocumentados o sus ingresos son por debajo de la línea de la pobreza, de acuerdo con Karen Pollitz, investigadora de la Kaiser Family Foundation

Otros tienen un gran riesgo de no ser elegibles si pierden su empleo durante estas semanas debido a la crisis económica que está generando el virus.

Si se contagian de coronavirus, es probable que no acudan al médico y sumen un número más al número de muertos en Estados Unidos.

Sigue leyendo: