COVID-19 hundirá a Europa en su mayor crisis económica desde 1930

En el listado de países, las mayores caídas del Producto Interno Bruto este año tendrán lugar en Grecia (9,7 %), Italia (9,5 %), España (9,4 %), Croacia (9,1 %) y Francia (8,2 %)

1641

Como consecuencia de la pandemia del COVID-19, la economía de la Unión Europea (UE) registrará la mayor contracción de su historia, según las previsiones macroeconómicas de la Comisión Europea (CE).

En su más reciente informe, la institución pronostica una caída del 7,4 % en el Producto Interno Bruto (PIB) del grupo de 27 naciones, y del 7,7 % en el PIB de las 19 naciones de la Eurozona.

«Europa se enfrenta a una crisis económica sin precedentes desde la Gran Depresión«, afirmó Paolo Gentiloni, el comisario económico de la Comisión Europea, refiriéndose a la recesión de la década de 1930.

El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, alertó sobre las previsiones de decrecimiento económico que deberán afrontar los países de la Unión Europea. Foto: AFP.

“Está ahora bastante claro que la UE ha entrado en la recesión económica más profunda de su historia», declaró Gentiloni, al tiempo que alertó que los descensos económicos serán superiores a los que se detectaron en 2009 durante la crisis financiera, cuando el PIB del club comunitario y de los diecinueve países que comparten el euro como moneda cayó 4,5 %.

En un comunicado, la CE indicó que la pandemia de COVID-19 supone una «gran conmoción» para la economía global y de la UE «con consecuencias socioeconómicas muy graves». Añadió que a pesar de la «rápida y exhaustiva» respuesta política en los ámbitos comunitario y nacional, la Unión Europea experimentará «una recesión de proporciones históricas» en 2020.

Caída en el primer trimestre

La Comisión, con sede en Bruselas, informó que debido a las medidas aplicadas por los gobiernos del viejo continente para contener el coronavirus, entre las que figuran el confinamiento y el cierre de comercios y paralización de actividades productiva, la economía de la UE cayó estrepitosamente en los primeros tres meses de 2020.

Por ejemplo, el PIB de los 19 países de la Eurozona en su conjunto se contrajo 3,8 % entre enero y marzo respecto al trimestre anterior ; y 3,5 % en el caso de la UE, según cifras de la oficina europea de estadísticas Eurostat.

Los datos «son los descensos más importantes desde el comienzo de la serie temporal en 1995», precisó en un comunicado Eurostat, que cifró en un 3,3 % la contracción del PIB respecto al mismo período de 2019.

Inforgrafía: AFP.

Según las estadísticas, entre enero y marzo se registró una caída de 5,8 % en el PIB de Francia, de 4,7 % en el de Italia y de 5,2 % en el de España. 

«Europa está experimentando un impacto económico sin precedentes en los tiempos modernos. Es vital que la Unión Europea esté a la altura del desafío«,  afirmó  Paolo Gentiloni.

Los países europeos más afectados por la pandemia, como Italia y España, registrarán un mayor decrecimiento económico. Foto: Getty Images.

Impacto desigual

Si bien la crisis provocada por el COVID- 19 afecta a todos los países del mundo, en especial a los europeos, su impacto y la velocidad de recuperación no será igual en todas partes, advirtió la CE.

Por países, las mayores caídas del PIB este año tendrán lugar en Grecia (9,7 %), Italia (9,5 %), España (9,4 %), Croacia (9,1 %) y Francia (8,2 %).

Mientras que entre los menos afectados figuran: Polonia (4,3 %), Luxemburgo (5,4 %), Austria (5,5 %), Malta (5,8 %) y Dinamarca (5,9 %). Si bien Alemania y Holanda también hacen parte de este grupo, con reducciones del 6,5 % y 6,8 % respectivamente, el golpe contrasta con la fortaleza de sus economías. 

Según la Comisión, la recuperación dependerá de la evolución de la pandemia en cada país, pero también de la estructura de sus economías y de la capacidad nacional de respuesta política.

«La profundidad de la recesión y la fuerza de la recuperación diferirán de un país a otro, dependiendo de la velocidad con la que sean capaces de levantar las medidas de contención; la importancia en cada economía de los servicios -como el turismo- y los recursos financieros de cada estado», indicó Gentiloni. 

Advirtió que esas divergencias suponen «una amenaza» para el mercado único y la Eurozona, aunque pueden mitigarse «mediante una acción europea conjunta y decisiva», reseñó EFE.


La Comisión Europea pronostica un aumento en la tasa de desempleo en el viejo continente. Foto: Público

Más desempleo y déficit

Además de a la caída del PIB, Bruselas prevé que la tasa de desempleo en los veintisiete países de la Unión Europea se disparará desde el 6,7 % registrado en 2019 hasta 9 % en 2020, para situarse en 7,9 % un año después.

En el caso de la Eurozona se prevé un aumento desde 7,5 % en 2019 hasta 9,6 % este año, aunque podría bar al 8,6 % en 2021.

La CE advirtió que algunos Estados miembros verán incrementos «más significativos» del desempleo que otros, y consideró que son «particularmente vulnerables» los países donde hay gran cantidad de trabajadores con contratos temporales o que se dedican al sector turismo, como por ejemplo España e Italia

De igual modo, señaló que los jóvenes que entran en el mercado laboral tendrán mayores dificultades para lograr un primer empleo.

Según la CE, el déficit público en los países del euro pasará del 0,6 % del PIB en 2019 al 8,5 % este año . Imagen: Irán Press

Más allá del paro, el Ejecutivo comunitario también contempla que la deuda y déficit público se incrementen como consecuencia de las medidas de apoyo a empresas y trabajadores aprobadas por los Gobiernos de los Estados miembros, que suponen un aumento del gasto público.

Por tal motivo, el déficit público en los países del euro pasará del 0,6 % del PIB en 2019 al 8,5 % este año, aunque caerá al 3,5 % en 2021. Mientras que en la UE ascenderá del 0,6 % del ejercicio anterior al 8,3 % en 2020, para disminuir al  3,6 % en 2021.

Adicionalmente, se prevé que la deuda pública de la Eurozona crezca desde el 86 % del PIB registrado en 2019 al 102,7 % este año, mientras que en 2021 bajará al 98,8 %. En los veintisiete subirá del 79,4 % en 2019 al 95,1 % en 2020, y se reducirá a 92 % el próximo año.

Relacionado:  Sin importar las amenazas de Trump: Parlamento de China aprueba ley de seguridad para Hong Kong

“La inflación caerá al 0,2 % en los socios de la moneda común este año y al 0,6 % en toda la Unión por el descenso de la demanda y del precio del petróleo, pero subirá al 1,1 % y 1,3 % respectivamente en 2021”, reseñó EFE.

Repunte en 2021

Aunque las cifras no son nada positivas, la Comisión Europea planteó la esperanza de que en 2021 la economía de la Eurozona tenga un promedio de recuperación de 6,3 %, mientras que los 27 de la UE avanzarían un 6,1 % en su PIB.

Sin embargo, Valdis Dombrovskis, uno de los tres vicepresidentes de la organización, no se mostró demasiado optimista. «Por el momento, solo podemos establecer provisionalmente el alcance y la gravedad del choque del coronavirus en nuestras economías», afirmó, citado por France 24.

«La UE saldrá de 2020 con una deuda más alta, lo que podría frenar la inversión y el crecimiento. Deberíamos apoyar la equidad y las inversiones similares para proteger a los trabajadores y al sector financiero. Y trabajar más duro para crear una Unión de los Mercados de Capitales para diversificar las fuentes de financiación para las empresas», expresó Dombrovskis en su cuenta de Twitter. 

El repunte económico que contempla, con reservas,  la Comisión Europea para 2021 depende de varios factores: que las medidas de contención de la población adoptadas para frenar la propagación del coronavirus se levanten gradualmente, que la pandemia quede entonces bajo control, y que los planes «sin precedentes» de apoyo presupuestario y monetario a la economía de cada país y de la región resulten eficaces.

Europa debe impulsar un plan conjunto de recuperación para afrontar la caída económica provocada por la pandemia del COVID-19. imagen: Web.

Plan conjunto «ahora o nunca»

El Comisario Europeo de Economía aprovechó la publicación de los  alarmantes datos económicos para aumentar la presión sobre los gobiernos de la UE y motivarlos a que adopten un plan de recuperación  conjunto que les permita afrontar y salir de la recesión.

«Necesitamos un plan de recuperación lo suficientemente amplio, dirigido a las economías y sectores más afectados, y que se pueda desplegar en los próximos meses. Si no es ahora, ¿cuándo?» , expresó Paolo Gentiloni.

“Hemos estado discutiendo durante diez años sin muchos resultados en instrumentos fiscales comunes. Pero es ahora o nunca. Porque es evidente el riesgo que corremos. Sí, ya hemos decidido instrumentos fiscales basados en créditos, el medio billón del Eurogrupo. Pero necesitamos más que eso. Y lo que necesitamos es una mezcla de créditos a largo plazo y transferencias”, subrayó

El funcionario planteó la necesidad de establecer un fondo de recuperación a base de transferencias y créditos a largo plazo, el cual debe centrarse en los países y los sectores más afectados, como el turismo.

Explicó que “el fondo tiene que ser una mezcla de créditos y transferencias”, con énfasis en las pequeñas y medianas industrias (PYME) y en los sectores donde la crisis y los cierres han sido más graves.

Asimismo, llamó a evitar que una crisis común acabe provocando efectos muy diferenciados para los países. 

Por su parte, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, advirtió a los 27 mandatarios de la UE sobre el riesgo de actuar «demasiado poco y demasiado tarde», ya que en el peor escenario la recesión económica podría alcanzar el 15%.

Aunque los mandatarios europeos solicitaron a la titular de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que presentara una propuesta de plan de reconstrucción; la aplicación de este instrumento de recuperación vinculado al presupuesto del bloque para 2021-2027 podría estar amenazado por las profundas divisiones entre los países del Sur y del Norte.

Países como España o Italia  plantean que los fondos deben estar disponibles bajo el concepto de fondo perdido, para no aumentar sus deudas, mientras que  naciones como Países Bajos o Austria exigen que sea en forma de préstamos.

Desde la llegada de Trump a la Casa Blanca, Estados Unidos ha impuesto aranceles a diferentes productos europeos. Foto: Diario Libre.

¿Trump eliminará los aranceles?

Para contrarrestar los efectos económicos causados por la pandemia del COVID-19, los países europeos también deben expandir su comercio internacional, pero para aumentar sus operaciones se enfrentan a un obstáculo: los aranceles impuestos por el Gobierno de Estados Unidos.

Por tal motivo, el comisario europeo de Comercio, Phil Hogan, hizo un llamado a la administración de Donald Trump a  eliminar los aranceles impuestos a los productos del viejo continente, como al acero o el aluminio.

«Espero que EE.UU. aprecie que los aranceles no funcionan porque reducen el crecimiento económico, la actividad económica y limitan los empleos», señaló, citado por Diario Libre.

Hogan insistió en que «lo que estamos intentando es reabrir nuestras economías y convertir la actividad económica en crecimiento».

El Comisario le escribió al titular de Comercio Exterior estadounidense, Robert Lighthizer, con el objetivo de «identificar algunos principios sobre los que la UE y EE. UU. podrían trabajar juntos, en áreas en las que las políticas comerciales pudieran tener un impacto».

Para los analistas, esta petición podría caer en saco roto, ya que para Trump la recuperación de la economía norteamericana es su única esperanza para alcanzar la victoria en las elecciones presidenciales de noviembre.

Probablemente, el ultraderechista opte por reforzar sus políticas proteccionistas asociadas a su campaña “America First” (América primero).

  Sigue leyendo…