Jordan Goudreau, CEO de SilverCorp: «Guaidó está haciendo muchísimo dinero con la liberación de Venezuela»

El exveterano de guerra estadounidense califica al autoproclamado de traidor y denuncia que está utilizando la "liberación de Venezuela" para enriquecerse con el dinero robado a Venezuela

2470
Goudreau

Desde el pasado domingo, 3 de mayo, el nombre de Jordan Goudreau se ha convertido en referencia para propios y extraños, dentro y fuera de Venezuela. Se trata de un exsoldado estadounindense que prestó servicios en Irak y Afganistán, para luego convertirse en escolta del presidente Donald Trump y crear su propia empresa de mercenarios para consagrar su sueño americano: hacerse multimillonario haciendo la guerra en otros países.

Desde el domingo se ejecuta en Venezuela una acción sediciosa que pretende hacer entrar a mercenarios entrenados en Colombia por la empresa contratista SilverCorp USA INC, de la que Goudreau es dueño y director ejecutivo.

Ese mismo domingo, la Fuerza Armada venezolana y la Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional lograron interceptar una lancha que en horas de la madrugada intentó arribar a las costas del estado La Guaira, específicamente a la localidad de Macuto, para -desde ahí- ser trasladados a un centro de operaciones donde los iban a equipar con automóviles, camionetas, equipos tácticos, así como también armas e insumos de guerra.

El propósito de esta incursión paramilitar era ejecutar magnicidios contra los titulares de los Poderes Públicos venezolanos, entre ellos el presidente Nicolás Maduro, para así tomar definitivamente el control del país a la fuerza y entregárselo al régimen estadounidense.

En plena faena, la periodista prófuga de la justicia venezolana y asilada en Estados Unidos, Patricia Poleo, transmitió una entrevista a través de YouTube con Jordan Goudreau, jefe de los mercenarios entrenados por SilverCorp, quien se atribuyó la operación paramilitar «Gedeón».

La entrevista de Poleo a Goudreau se realizó a través de una videollamada y con una traductora, con el propósito de conseguir más detalles de la operación y quiénes están detrás de ella.

Goudreau opera desde Colombia y fue contratado por Guaidó

Durante la conversación, Poleo dice que no puede confirmar en dónde se encuentra Goudreau pero minutos más tarde, los comentarios de ambos dejan entrever que está en Colombia, confirmando las propias publicaciones que hiciera el mercenario en publicaciones antiguas en la red social Instagram.

El mercenario confiesa en la entrevista que su empresa fue contratada para ejecutar «la liberación de Venezuela» y para ello coordinaron estrategias de entrenamiento para 60 mercenarios que se encontraban viviendo en un cementerio ubicado en territorio colombiano, cerca de la frontera.

Explica Goudreau que sus tropas estaban pasando hambre en el campamento que tenían porque «el gobierno opositor» que encabeza Juan Guaidó, tras firmar el contrato para esa misión, no les prestó ayuda de ningún tipo y nunca pagó el financiamiento que habían acordado.

De acuerdo con el contrato mostrado por Goudreau en la entrevista y posteriormente escaneado y enviado a Poleo, Guaidó habría concretado pagar a SilverCorp un monto total de 212 millones de dólares por sus servicios, con un primer pago de 50 millones de dólares y como garantía de pago las reservas de petróleo venezolanas.

Al principio, Goudreau dice que él nunca puede confesar quien está detrás y quien no en un tipo de operaciones militares como la que ejecutaron en Venezuela, pero en este caso, debido a la irresponsabilidad de Guaidó, entre ellos los firmantes del contrato, ha decidido dar todos los detalles por la irregularidad de este grupo que lo único que hace es enriquecerse a costa de la «liberación de Venezuela».

El mercenario confirmó y mostró el contrato firmado el 16 de octubre de 2019, en el que aparecen las rúbricas de Guaidó con el falso cargo de «presidente de Venezuela»; Sergio Vergara como «alto comisionado presidencial para el manejo de la crisis»; Juan José Rendón como «alto comisionado presidencial para las estrategias generales y manejo de la crisis»; Jordan Goudreau como «CEO Silvercup USA»; y Manuel J. Retutera como «Witnes» (testigo).



Goudreau dice que no es mercenario

En ese sentido, Goudreau recalca que dicho contrato fue violado abiertamente por el equipo de Guaidó, razón por la que decidió hablar de las personas involucradas, pues mientras SilverCorp ha «cumplido con todo lo que establece» el documento, «a esta altura» Guaidó y su «gobierno de oposición», «no han pagado ni un centavo, ni a mí, ni a mi equipo».

El mercenario sostiene que desde que se firmó el contrato se lograron mantener gracias al financiamiento recibido por personas que trabajan como «Uber Drivers en Colombia», así como otras personas que han querido y quieren contribuir con esta causa de liberación de Venezuela».

Relacionado:  Venezuela alcanza los 8.803 casos de COVID-19 y extiende cuarentena por un mes

Goudreau afirma que el contrato suscrito con Guaidó y su empresa es «de servicios generales para la liberación del país», y aunque admite que está detrás de toda la estrategia sediciosa y militar que implica una invasión de un grupo de asalto paramilitar con el objetivo de derrocar un Gobierno a través del asesinato de los líderes de los Poderes Públicos del Estado, niega ser un mercenario y se autocalifica como «estratega».

En ese sentido, aclara -según él- que su trabajo como tal es la «estrategia», pues dice: «No soy entrenador, no enseño tácticas militares y no exporto armas«, en referencia a las labores que coordinaron miembros de su equipo, entre ellos el prófugo de la justicia venezolana Cliver Alcalá Cordones, quién intentó pasar armas y municiones de guerra semanas atrás por la frontera colombovenezolana.

«Yo no soy un mercenario, hemos estado trabajando en esto por un año y no nos han pagado. Yo sólo soy un hombre tratando de ayudar a un país», alega Goudreau, quien dice que su experiencia militar viene tras años peleando en Irak y Afganistán, lo que lo convirtió en un «soldado condecorado» en Estados Unidos.

La traición de Guaidó para enriquecerse

Al hacer referencia sobre Guaidó, el mercenario lo calificó de traidor y denunció que está utilizando «la liberación de Venezuela» para enriquecerse con el dinero robado a Venezuela por el régimen estadounidense.

«Nunca en mi vida había visto un nivel tan alto de traición y de indiferencia (…) mientras nosotros tenemos a 60 hombres, que por seis semanas han estado viviendo en un cementerio en la frontera entre Venezuela y Colombia, que han estado pasando hambre y han tenido que escaparse hasta de las fuerzas policiales de Colombia, mientras tanto, su gobierno de oposición está haciendo muchísimo dinero», afirmó Goudreau.

«Usualmente yo no voy a salir a mostrar un contrato, pero esto es diferente porque la vida de estos hombres está en riesgo. Guaidó y su gobierno fallaron en el financiamiento y en la ayuda, al principio dijeron que nos iban a ayudar y nos terminaron dañando».

«Todos estos tipos tienen acceso a miles de millones de dólares, hace poco les acaban de dar 90 millones de dólares y al menos nueve millones son para defensa, ellos van a negar eso, pero sabían que teníamos hombres en la frontera, eran hombres entrenando con hambre y aún así seguían pensando en la liberación», agregó.

Dijo que lo que sucedió con Guaidó y su gobierno, es algo «muy inusual, porque nunca había visto tanta irresponsabilidad y traición (…) yo nunca diría quién es mi cliente pero en este punto, ¿de qué cliente estamos hablando?».

Por esta razón, los mercenarios abandonados por Guaidó -asegura Goudreau- decidieron entrar en Venezuela y ejecutar la misión por la que habían estado trabajando, pues ya no aguantaban más el hambre y «tomaron sus armas y lo hicieron».

Colombia y el supuesto amparo del TIAR

Cuando le preguntaron si el régimen de Iván Duque en Colombia sabía sobre las acciones y preparación de estos mercenarios dentro de su territorio, el agente estadounidense dijo que no estaban al tanto de los «60 mercenarios» pero sí conocen el plan y la estrategia por la que Guaidó decidió contratar a SilverCorp.

«El Gobierno de Colombia no sabía de este grupo de 60 mercenarios, pero paralelamente activó el TIAR para apoyar a Guaidó en los objetivos militares contra Venezuela», explica Goudreau, quien alega que el contrato se concretó con base en la activación del TIAR, razón por la que considera que sus operaciones militares contra Venezuela «son legales».

El mercenario estadounidense confirmó, además, que tiene toda la documentación necesaria para demostrar sus vínculos con Guaidó, inclusive audios y videos entre ambos.



También sostiene que si el plan lo hubiese ejecutado él y su equipo, sin esperar el financiamiento de Guaidó, ya lo hubiesen concretado fácilmente. «Es muy fácil, incluso a la fecha sigue siendo muy fácil, todavía seguimos, me acaban de mandar mensajes que la operación continúa», agrega Goudreau.

Pero la predicción del mercenario pareciera quedarse en palabras, pues la Fuerza Armada venezolana y demás organismos de seguridad, junto a la Milicia Bolivariana e incluso la población civil, han logrado desarticular, desde el pasado domingo, otras incursiones de este grupo de mercenarios que intentan entrar al país a través de las costas venezolanas.

Desde entonces, hasta el martes 5 de mayo, las autoridades venezolanas han logrado detener varias incursiones militares, en al menos tres puntos de las costas venezolanas. En una de ella realizada en la población de Chuao, fueron capturados dos mercenarios estadounidenses que además de ser parte de SilverCorp tambiñen integran el equipo de seguridad presidencial de Trump.

Los estadounidenses fueron identificados como Luke Denman y Aaron Berry. Este plan es el mismo que se descubrió en marzo pasado, cuando Cliver Alcalá confesó que pretendían ingresar armas de guerra para ejecutar un plan sedicioso que encabezaba Guaidó.

Mientras tanto, el intento de invasión sigue en desarrollo, las autoridades venezolanas están alertas, Guaidó -por su parte- intenta lavarse las manos, Iván Duque no dice nada, Trump dice que no sabe nada; y todo apunta a que en medio de la pandemia del nuevo coronavirus Venezuela deberá seguir enfrentando las acciones sediciosas encargadas por Washington, incluidos nuevos ataques al sistema eléctrico.

Te puede interesar…