9 mitos sobre la vacuna contra la influenza que debes dejar de creer

La temporada de gripe en este fatídico 2020 no se parece a ninguna de las últimas décadas

influenza

La temporada de gripe en este fatídico 2020 no se parece a ninguna de las últimas décadas. Por supuesto, influye que el mundo lleva casi nueve meses viviendo la pandemia del COVID-19 y no hay vacuna aún. Eso provoca que la ansiedad de muchos por la influenza sea más alta que nunca, al punto que su vacuna sea una solicitud expresa esta temporada.

Sí, es cierto que contraer gripe puede sentirse terrible. A nadie debe gustarle tener los músculos adoloridos, padecer fiebre alta y hasta malestar estomacal. Pero, contraer gripe mientras el nuevo coronavirus viaja libremente alrededor del mundo… eso puede resultar aterrador.

Afortunadamente, los avances en la medicina han permitido a los científicos desarrollar nuevas vacunas contra la gripe. Incluso, cada año son mucho más efectivas. Sin embargo, muchas personas aún evitan vacunarse contra la influenza por creer conceptos erróneos que corren desenfrenados en la opinión pública.

Esta última situación se agravó debido a la crisis de COVID-19. Por ello, una investigación publicada en NY Pilot abordó algunos mitos sobre las vacunas contra la gripe que, simplemente, no son ciertos. Aunque, en época de pandemia es elemental conocerlos para evitar creerlos inocentemente.

influenza

1. La vacuna me dará COVID-19

La vacuna contra la influenza definitivamente no le dará COVID-19, ni siquiera le dará la gripe. Además, pensar que le dará una enfermedad completamente separada está bastante lejos de la realidad.

Sí, es posible que experimente síntomas leves, como escalofríos o dolores muscular, después de recibir la vacuna. Pero, esto es normal (aunque no común) y debería desaparecer unas horas después.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos son enfáticos sobre este asunto. “No hay evidencia de que vacunarse contra la influenza aumente el riesgo de enfermarse con un coronavirus, como el que causa el COVID-19″.

En enero de 2020, un estudio muy difundido concluyó que vacunarse contra la influenza podría aumentar el riesgo a otras enfermedades respiratorias, como el coronavirus. Sin embargo, esa investigación fue posteriormente corregida y refutada por otro estudio canadiense publicado en mayo.

covid-19

2. La vacuna me protegerá del COVID-19

No, tampoco es cierto. No hay absolutamente evidencia alguna de que esa vacuna lo proteja del COVID-19. La vacuna contra la gripe puede, por supuesto, protegerlo de la influenza, un virus completamente diferente del nuevo coronavirus. Esa es su intención y es razón suficiente para recibirla.

Expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) instan constantemente a tomarse en serio la vacunación antiinfluenza este año. Sostienen que es mejor para evitar que aparezca una “gemela”, una pandemia de influenza que se superponga a la actual. Asimismo, recuerdan que no colocársela es una amenaza para la salud pública y también para el sistema hospitalario.

Anualmente, la gripe es responsable de cientos de miles de hospitalizaciones. Además, esta enfermedad suprime temporalmente el sistema inmunológico y lo hace susceptible a otras afecciones de salud, incluida la neumonía. Por otro lado, también puede empeorar afecciones preexistentes.

Este año, los sistemas hospitalarios se mantienen en lucha contra el COVID-19, incluso hoy cuando se vive una segunda oleada. Entonces, la OMS apunta que amontonar casos de influenza sobre casos de COVID-19 podría causar una crisis más extrema.

influenza

3. Recibí una vacuna el año pasado, así que no necesito otra

La vacuna contra la gripe no es la misma todos los años. Jocelyn Konrad, directora de la corporación farmacéutica Rite Aid, explicó a NY Pilot que lo recomendable es vacunarse anualmente. “Los virus de la gripe evolucionan muy rápido. Por eso se lanzan nuevas vacunas cada año, para coincidir con los más comunes que se esperan la próxima temporada. Dicho esto, es posible que la vacuna de la temporada pasada no lo proteja de los virus de este año».

Igualmente, recordó que la respuesta inmunitaria del cuerpo a la vacunación disminuye con el tiempo. Por tanto, la vacunación anual es la mejor defensa contra la gripe. “Aunque la última temporada de gripe se sienta como ayer, debe asegurarse de pasar por un centro médico a renovar su vacuna”, acotó.

gripe

4. La vacuna contra la gripe me dará gripe

Otro mito que hace que las personas se salten la vacuna contra la gripe. «Algunas personas informan haber tenido reacciones leves a la vacunación contra la influenza. Quizás fiebre leve y dolores, que se confunden con la influenza. Pero, esos síntomas no son en realidad la influenza«, explicó Konrad.

Al respecto, los CDC explican que las vacunas antigripales se pueden colocar bajo dos premisas. La primera, con el virus de la gripe inactivo y, por tanto, no produce infección ni síntomas. Y segundo, con un gen de un virus de la gripe activo, algo que genera una respuesta inmunitaria, pero no lo suficientemente fuerte como para causar síntomas graves.

Entonces, si alguien se siente un poco adolorido después de ponérsela, es mejor unas horas así a pasar días en cama, inmóvil porque contrajo gripe.

Si bien la efectividad varía de una temporada a otra, en épocas gripales los CDC informan que la vacuna reduce el riesgo de tener que padecer la enfermedad entre 40% y 60%.

Además, no se trata solo de la gripe: la vacuna sirve para reducir las hospitalizaciones por cualquier afección relacionada. Por ejemplo, en los últimos años la vacuna redujo las posibilidades de que los niños ingresaran a la unidad de cuidados intensivos en 74%. En el caso de los adultos fue 40%.

gripe

5. La vacuna me hará más susceptible a otras enfermedades respiratorias

Un estudio de 2012 sugirió que las personas que reciben esta vacuna corren mayor riesgo de padecer otras enfermedades respiratorias. Muchos leyeron esto y corrieron la voz dando esa conclusión como una certeza. Sin embargo, luego, se pidió a los investigadores que profundizaran en la asociación, y desde entonces numerosos estudios refutan ese vínculo inexistente.

Incluso, los CDC afirman que los profesionales médicos no tienen claro por qué el estudio de 2012 sugirió esos resultados. Al contrario, sostienen que no tiene ni un gramo de certeza y no debe utilizarse como excusa para no vacunarse.

inmune

6. Contraer la gripe real me hará inmune

Algunas personas creen que si un compañero de casa está enfermo, probablemente ellos contraerán también el virus. Además, piensan que si se contagian entonces serán inmunes la próxima vez que aparezca la gripe.

Los CDC califican esa idea como una falsa creencia. Recuerdan que contraer la gripe conlleva el riesgo de deshidratación, hospitalización y otras complicaciones de salud. Asimismo, refieren que hay peligro incluso para quienes son personas relativamente sanas antes de enfermarse. Conclusión: es mucho mejor vacunarse con anticipación que esperar lo que pueda pensar que es inevitable.

influenza

7. Estoy sano, así que no necesito una vacuna contra la gripe

Algunos suelen pensar: “Soy joven y, en general, estoy en buenas condiciones. Así que, si contraigo la gripe solo me sentiré mal durante un día o dos”. Falso.

El CDC afirman que niños y adultos sanos pueden correr el riesgo de ser hospitalizados o sufrir complicaciones graves por un brote de gripe. Es una situación que seguro algunos nunca creerán hasta que les suceda. Así que lo mejor es no dudar y vacunarse para evitar terribles e inesperadas consecuencias.

vacuna

8. La vacuna contra la gripe ni siquiera funciona

Puede ser difícil creer en el poder de la vacuna, especialmente cuando alguien se ha enfermado después de recibirla. Los CDC dejan claro que “la vacuna antiinfluenza no es perfecta, ninguna vacuna lo es. Sin embargo, la vacuna contra la gripe sigue siendo la mejor manera de prevenir la enfermedad”.

Y acá repetimos lo expresado en el mito número 4: “Si bien la efectividad varía de una temporada a otra, en épocas gripales los CDC informan que la vacuna reduce el riesgo de tener que padecer la enfermedad entre 40% y 60%”.

gripe

9. Está demasiado avanzada la temporada de gripe para vacunarme

Si está demasiado ocupado para ir al médico a vacunarse hasta bien entrado noviembre, es fácil olvidarse de la vacuna hasta el año siguiente. Hay quien puede pensar que, si la temporada de gripe casi termina, no tiene sentido vacunarse.

Por ello, los CDC recomiendan vacunarse contra la influenza antes de finales de octubre. Además, la temporada de influenza a veces puede durar hasta abril del año siguiente. Entonces, quien esté sentado pensando que es demasiado tarde para una vacuna, será mejor vacunarse unas semanas después a no hacerlo.

influenza

¿Quién debería y quién no debería vacunarse contra la gripe?

Por último, los CDC recomiendan que todas las personas deben vacunarse contra la gripe, especialmente las personas con mayor riesgo: ancianos, niños menores de dos años, embarazadas y quienes padecen afecciones crónicas.

Los únicos que no deben vacunarse contra la gripe son los bebés menores de seis meses y personas con alergias graves y potencialmente mortales a cualquier ingrediente de la vacuna contra la gripe.

Igualmente, es fundamental acudir al médico antes de colocarse la vacuna. Actualmente, existen diferentes tipos de antigripales aprobadas para diferentes edades. Por tanto, el médico que administra la vacuna sabrá elegir la más adecuada para usted. Por ejemplo, la vacuna contra la influenza recombinante solo está aprobada para personas mayores de 18 años.

Te puede interesar…


Comparte 👍

Comenta 💬