Carnaval femenino celebra la luna llena en el corazón de la capital

Como en cada luna llena desde hace 20 meses, el pasado martes se realizó un ritual-celebración organizado por “Conciencia Mujer Solidaridad”


Autor: Mauricio Becerra



Como en cada luna llena desde hace 20 meses, el pasado martes se realizó un ritual-celebración organizado por “Conciencia Mujer Solidaridad”. La actividad se desarrolló desde las 19 horas a los pies de la Fuente Alemana, en el Parque Forestal de Santiago.

Me pidieron que hiciera una nota sobre la actividad que realiza la agrupación “Conciencia, Mujer, Solidaridad” las noches de luna llena frente a la Fuente Alemana en el Parque Forestal de la capital. Fui pensando en ser una observadora con ciertos prejuicios, pero terminé formando parte del evento; fui una más que bailó, que recibió con los brazos en alto la maravillosa energía universal -la energía de la luna y de las estrellas-, dando “gracias a la vida que nos ha dado tanto…”.

Aunque el cielo nublado no permitió ver la luna, y la actividad terminó  antes de tiempo –sin la meditación final-, debido a que comenzaron a llegar los barristas de la U y carabineros, de todas formas fue una celebración que nos llenó de alegría.

Estas ceremonias comenzaron el 26 de octubre de 2007, y en ellas se combinan la biodanza, la música, el baile oriental, el canto, los rituales de pueblos originarios, y homenajes a mujeres destacadas, como Gabriela Mistral, Carmen Lazo y Lola Hoffman. Pero también hay hombres que han sido reconocidos, como Luis Weinstein, Claudio Naranjo, y Rolando Toro (creador de la biodanza). Esta selección responde a las preguntas: ¿qué hombres hoy están haciendo todo lo que pueden por la transformación personal y social?, ¿qué hombres se conectan desde el corazón y aman la naturaleza, la vida y a todos los otros?, ¿qué hombres hoy hacen su aporte para la transformación civilizacional?

La idea es potenciar, por medio de la acción femenina, la energía que permita hacer de este mundo un mundo más solidario, que nos invite a conocernos, a crecer como persona y sociedad, captando lo inefable; un ser humano que rescate la ética, la estética, la espiritualidad, lo erótico; todo esto incompatible con la violencia de cualquier tipo.

Para lograr esta gran meta “Conciencia Mujer Solidaridad” (Congregación de Pensamiento Ético) cuenta con 13 principios, de los cuales menciono algunos:

-Los seres humanos nacemos buenos; somos seres amorosos, construimos en la confianza, somos portadores de los gérmenes para construir una sociedad-mundo en equilibrio. Cuando existe la confianza es posible desarrollar una buena relación humana.

-Todo hombre y mujer participan de igual manera en todas las actividades de la vida. Todo hombre y mujer son responsables de lo que ocurre en su entorno y en el planeta, como la paz, la conservación ecológica, el cuidado de los niños y de cada persona que constituye la humanidad.

-Declaramos que ninguna persona sobre el planeta tiene acceso privilegiado a la verdad. Los hombres y las mujeres plantean sus posiciones políticas, económicas, religiosas e ideológicas desde su propia cultura y deseo.

-Todas las grandes transformaciones o creaciones fueron impensables antes de que se produjeran.

-Todos los acontecimientos felices de la historia fueron a priori improbables.

Por último, algunas reflexiones de Conciencia Mujer Solidaridad:

“Las que damos la vida quisimos dar a luz la esperanza de un mundo distinto, asumiendo que el poder latente de las mujeres unidas es un recurso aún no explorado y que la humanidad y el planeta lo necesitan. El mundo necesita que la madre ponga orden, modere los recursos, detenga la guerra, la apropiación de la tierra, del agua, de los recursos naturales.

Somos nosotras las llamadas a concebir niños que nazcan para ser amados y cuidados; cada vez que haya un solo niño que sufra en cualquier parte del planeta, nuestra madre sufre.

El amor de madre no tiene color, no tiene partido, es. Y ahí nos juntamos todas. La madre empieza por salvar aquello que está herido, que está siendo dañado, herido o descuidado.

Como en cada luna llena nuestro cuerpo está en la máxima plenitud de lo femenino, uterino y misterioso, decidimos juntarnos en ese momento. Nuestra primera acción espiritual, política y poética para comenzar a gestar, parir, amamantar con verdadero gozo y placer.

Somos lunas llenas de sol energético que fecunda lunas nuevas. Nuestra propuesta es ir hacia una manera de vivir y ser diferente”.

Hasta la próxima luna llena…

Pía Urzúa

MÁS INFO: http://www.cmschile.org/

http://concienciamujersolidaridad.blogspot.com/

El Ciudadano


Comenta



Busca en El Ciudadano