La «misión imposible» de Alberto Fernández: recuperar la economía y reconstruir Argentina

Cuando se conoció su candidatura a la Presidencia, Alberto Fernández declaró: “En un mundo tan egoísta y tan narcisista, que ella (Cristina Fernández) dé un paso al costado y me acompañe, la verdad yo sólo tengo gratitud y reconocimiento"

Fernández

Alberto Fernández ganó el pasado domingo -27 de octubre- las elecciones presidenciales de Argentina, derrotando al jefe de Estado saliente, Mauricio Macri. Justamente, nueve años antes, había fallecido Néstor Kirchner, el expresidente que durante su gestión logró levantar al país de una cruenta crisis económica que básicamente se originó tras la injerencia del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esta vez, la situación actual de Argentina -salvando las diferencias históricas y sociales- es parecida a la de aquella intervenida por el mencionado organismo, con profundos retrocesos en los derechos sociales, índices altísimos de pobreza y desigualdad generalizada, situación recrudecida durante los cuatro años de gobierno de Macri y su negociación con el FMI.

El actual presidente electo, quien logró vencer en la primera vuelta, no es un desconocido para los argentinos, ni mucho menos para el kirchnerismo. Fernández forjó la parte más notoria de su carrera con Néstor Kirchner como líder.

Alberto
Alberto Fernández asumirá la jefatura de Estado el próximo 10 de diciembre. Foto: Web

Fernández, quien asumirá su mandato el próximo 10 de diciembre de 2019, tiene la misión de devolverle la justicia social y la igualdad de oportunidades, sobre todo luego de la gestión de Macri, quien deja una pobreza por encima del 34 %, un país endeudado con el FMI por más de 300.000 millones de dólares a pagar por al menos un siglo, y un pueblo venido a menos en su calidad de vida y que lo considera «el peor presidente de la historia».

Para el Mandatario electo, “Todos y todas”, son las palabras que más reafirma desde que comenzó su carrera para llegar a la Casa Rosada.

Alberto Fernández, quien nació el 2 de abril de 1959, comenzó su carrera política como superintendente de seguros de la Nación, durante el gobierno de Carlos Menem (1989-1999), luego fue legislador hasta convertirse en Jefe de Gabinete de Kirchner durante su mandato (2003-2007), y de Cristina Fernández durante el primer año de su primera gestión.

Alberto Fernández cree y defiende la justicia social y en ese rol se le ha visto dar por años clases de derecho penal y civil en la Universidad de Buenos Aires. Nunca lo ha dejado de hacer, incluso en estos agitados días de campaña donde se le ve constantemente de una provincia a otra, dando discursos y entrevistas.

Fernández ha reiterado que su actual sueño es levantar a Argentina de la convulsa situación que atraviesa, en crisis y recesión, y subraya una vez en la Casa Rosada el país será dirigido por un presidente, 24 gobernadores y una nación que construirá, entre todos.

Parte de su victoria junto a Cristina Fernández, quien asumirá la Vicepresidencia de la Nación, consistió en que trabajó duro y logró reclutar a más de 16 fuerzas políticas del peronismo que a pesar de las diferencias privilegiaron la unidad que también sumó el apoyo de partidos de centroizquierda y poderosos sindicatos de Argentina.

Buscará reducir la pobreza y la desigualdad

La meta de Fernández, quien se encontrará con un país crítico económica y socialmente, es al menos conseguir reducir la pobreza y la marcada desigualdad que sufren los argentinos, tal y como lo logró la gestión de Néstor Kirchner, cuando se logró bajar la tasa de desempleo de 20,4 % a 8,4 %, canceló la totalidad de la deuda con el FMI, consiguió disminuir la pobreza de 47 % a 23 % e hizo retroceder la indigencia de 20 % a 8 %.

Para comenzar a gestionar las políticas necesarias para rescatar a la Argentina, Fernández considera que es fundamental la participación de todos lo sectores de la sociedad; y sobre todo que la administración Macri garantice un proceso de «transición ordenada que no dañe más a los argentinos y las argentinas».

En ese sentido, también considera fundamental rescatar los lazos de trabajo con los demás países de Latinoamérica, en términos de respeto mutuo y en unidad.

De hecho, con respecto a las relaciones internacionales, Fernández ha sido sumamente cauteloso al punto de desear que las relaciones con el Gobierno de Estados Unidos se construya con base en el respeto y mutuo entendimiento.

Tras ser electo, Fernández ha sido bastante amplio en la recepción de las felicitaciones enviadas por los mandatarios de otros países de la región, a quienes les indica que espera trabajar coordinadamente por un mejor futuro.

Las respuestas de Fernández a sus homólogos demuestran respeto, tolerancia y concordancia con su discurso de inclusión. A través de Twitter ha intercambiado mensajes con presidentes como Sebastián Piñera y Evo Morales, Nicolás Maduro, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, Andrés Manuel López Obrador, Mario Abdo Benítez, entre otros.

En ese sentido, también la narrativa de los medios de comunicación hacen un enfoque sobre cómo será la gestión de Fernández y a qué se enfrentará una vez asuma la dirigencia del país desde la Casa Rosada.

Los medios internacionales destacaron la victoria del candidato presidencial del frente de Todos de distintas formas:

El diario O’Globo de Brasil considera que «Fernández fue una revelación política con la que el macrismo no contaba» (…) «Los argentinos acudieron a las urnas en un clima de enorme polarización en América del Sur, con protestas por las reformas sociales y contra las medidas de ajuste en Chile y Ecuador (…) La victoria de Fernández tiene el potencial de remodelar el equilibrio de poder en la región después de una serie de victorias electorales conservadoras, la última del presidente Jair Bolsonaro en Brasil».

Por su parte la BBC califica la elección como “La ‘estrategia perfecta’ de Cristina Kirchner”, porque logró la unidad peronista, tras no asumir la candidatura, pues era el factor divisorio».

El politólogo José Natanson, director de la edición para el Cono Sur del medio Le Monde Diplomatique, destacó que la estrategia de Cristina fue «muy oportuna, muy inteligente, incluso muy generosa».

El Financial Times de Estados Unidos considera que los peronistas regresan al poder gracias a la «reivindicación de la decisión de la expresidenta Cristina Fernández de invitar al señor Fernández, menos conocido y más moderado».

El ABC de España apostó más por la intriga e informó la victoria de Fernández como «Un abogado oportunista a la sombra de la viuda Kirchner»; algo parecido hizo El Mundo de España: «Alberto Fernández, el presidente bajo la sombra de Cristina Kirchner».

Por otra parte, la agencia estadounidense Associated Press (AP) contó la información así: «Macri, bien visto por los mercados, Estados Unidos y otras potencias, llegó a las elecciones en medio del descontento social por sus promesas incumplidas de reducir la pobreza y la inflación y reactivar la economía».

«El resultado favorable a Fernández en las primarias profundizó una fuga de capitales y derrumbó el peso argentino por el temor de los inversores al regreso del populismo kirchnerista, lo que recalentó la inflación y agudizó la crisis social», agrega AP.

Te puede interesar…


¿Disfrutaste este artículo? Déjanos una propina

Compártelo

Comentarios