¿Se puede evitar? Estudio revela que asintomáticos son claves en la transmisión del COVID-19

En Wuhan, la ciudad china donde se dio el primer brote, "puede haber una estimación de al menos 200 mil portadores de virus sin síntomas actualmente" en el país asiático

Asintomáticos

Ya se ha alertado bastante sobre lo peligroso que pueden ser las personas contagiadas con el coronavirus SARS-Cov-2 que produce la enfermedad COVID-19 y que se mantienen asintomáticos, pues son agentes silenciosos que propagan de manera virulenta y masivamente el virus en la población.

En este grupo de asintomáticos también se incluyen a los presintomáticos, pues una vez contagiados con el virus, así no manifiesten los síntomas hasta dos semanas después, son agentes sigilosos sumamente virulentos para masificar las infecciones.

Una reciente investigación publicada en la revista Nature Medicine, confirmó que las personas infectadas pueden comenzar a propagar el virus varios días antes de presentar síntomas notables, e incluso los que nunca presentan síntomas.

En ese sentido, los expertos que realizaron el estudio descubrieron que en el mundo el 44 % de los casos confirmados se infectaron durante la etapa presintomática de otros contagiados.

No es la primera vez desde el inicio del brote que expertos sugieren que algunas personas, que ni siquiera saben que están infectadas, pueden transmitir el virus. Pero este nuevo estudio sugiere que incluso aquellos que se enferman visiblemente pueden ser altamente infecciosos antes del inicio de los síntomas.

El estudio advierte que una de las principales medidas implementadas por muchos países para detener la propagación de la pandemia de coronavirus -que consiste en rastrear los contactos de una persona infectada- no sería del todo efectiva, pues lo más probable es que las personas que tuvieron contacto con el enfermo ya tengan el virus en ellas y lo hayan propagado en su propio círculo social.

Entonces, lo que se recomienda en ese caso es que apenas se sospeche que una persona pudiera estar contagiada, se debe aplicar inmediatamente el cerco de contactos y hacer pruebas a todas las personas involucradas con sus respectivos círculos sociales.

De ahí la importancia de medidas como el distanciamiento social, la cuarentena, las pruebas masivas de despistaje, el uso obligatorio de tapabocas y las estrictas medidas de higiene y desinfección.

Pre y asintomáticos son altamente infecciosos

Los autores del artículo instan a que deben «considerarse urgentemente criterios más inclusivos para el rastreo de contactos para identificar posibles eventos de transmisión dos o tres días antes del inicio de los síntomas para un control efectivo del brote».

Durante la investigación, los científicos compararon los datos clínicos sobre la propagación de virus en pacientes en un hospital en China con datos separados sobre «pares de transmisión» -en los que una persona ha infectado a otra- para determinar períodos de infecciosidad.

El equipo de investigación, codirigido por Eric Lau, de la Universidad de Hong Kong, tomó muestras de la garganta de 94 pacientes ingresados ​​en un hospital de la ciudad china de Guangzhou y midió la infecciosidad desde el primer día de síntomas durante 32 días.

Descubrieron que los pacientes, ninguno de los cuales fue clasificado como grave o crítico, tenían la carga viral más alta poco después del inicio de los síntomas.

Del estudio también se desprende que la infecciosidad comenzó 2 ó 3 días antes de aparecer los síntomas y estaba en su punto máximo a los 0,7 días antes de los primeros signos de enfermedad, una media que depende de la memoria del paciente, lo cual lo hace ligeramente inexacta.

Otro estudio sugiere que los pacientes asintomáticos -que no tienen síntomas clínicos pero dan positivo al COVID-19- son tan virulentos como los sintomáticos y pueden infectar a personas sanas, reseña The Global Times.

Yang Zhanqiu, virólogo de Wuhan, la ciudad china donde se dio el primer brote, afirmó al referido medio que «puede haber una estimación de al menos 200 mil portadores de virus sin síntomas actualmente en China«.

Sin embargo, el experto señaló que estas personas contienen una cantidad limitada de virus en sus cuerpos y no son su principal propagador, pues explica que los casos de infección asintomática se encuentran principalmente entre los contactos cercanos de los casos confirmados.

Por su parte, Zhong Nanshan, un destacado especialista en enfermedades respiratorias, aseveró en una entrevista con CGTN que los niveles de transmisión de los ‘portadores silenciosos’ podría ser bastante alta y que un paciente asintomático podría infectar hasta 3,5 personas.

¿Pueden originar un nuevo brote?

Recientemente, el diario South China Morning Post informó que hasta un tercio de los pacientes que dieron positivo por coronavirus podrían ser «portadores silenciosos», es decir, mostrar síntomas tardíos o nulos.

El medio aseguró, citando datos clasificados del Gobierno chino, que más de 43.000 personas habían dado positivo a finales de febrero pese a no tener síntomas inmediatos y fueron puestos en cuarentena pero no incluidos en el recuento oficial de casos confirmados.

Las autoridades sanitarias chinas no revelan datos oficiales sobre el número total de pacientes asintomáticos que no se cuentan como «casos confirmados», según la Comisión Nacional de Salud de China. 

Mientras tanto, en redes sociales, los ciudadanos chinos exigen a su Gobierno informar sobre la cantidad de estos pacientes, señalando que no quieren una segunda ola de infecciones.

Los temores públicos aumentaron después de que las autoridades revelaran el caso de una mujer de 59 años en la provincia de Henan, quien contrajo el COVID-19 después de haber tenido contacto con un médico que era portador asintomático.

En medio de la creciente preocupación pública por estos ‘portadores silenciosos’, un alto funcionario de salud chino trató de desmentir los rumores, alegando que «no hay evidencia» de que pudieran propagar la enfermedad, ya que «hasta ahora no se han realizado estudios detallados» sobre estos pacientes sin síntomas.

«Hemos observado una gran cantidad de casos asintomáticos y descubrimos que esas personas experimentaron una duración relativamente larga de eliminación del virus», indicó Lu Jinxing, del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, en una entrevista con la cadena estatal CCTV, citada por South China Morning Post.

Cuando se le preguntó si los portadores asintomáticos podrían convertirse en una fuente de nuevas infecciones locales, Lu destacó que el riesgo era menor en Wuhan, donde se informaron de los primeros casos del virus en diciembre, que en otras partes del país, porque esa ciudad había estado bloqueada durante mucho tiempo.

«Wuhan ha estado bajo un bloqueo y restricciones tan largos, mucho más que el período de incubación de 14 días del que a menudo hablamos. Entonces, si hubo un brote de infección causado por [casos asintomáticos], este problema habría surgido antes», indicó el funcionario, quien agregó: «Pero no podemos descartar esto por completo, y no debemos bajar la guardia al monitorear esto«.

Te puede interesar…

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬