Venezuela: primero recibió ataques electromagnéticos y ahora misiles contra refinerías

En 2019, tras la autoproclamación de Juan Guaidó como supuesto “presidente interino”, Estados Unidos recrudeció los ataques contra Venezuela

En 2019, tras la autoproclamación de Juan Guaidó como supuesto “presidente interino”, Estados Unidos recrudeció los ataques contra Venezuela. Se enfiló específicamente contra el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) y la industria petrolera. Pero, no sólo ataca imponiendo un bloqueo total al país y con sabotaje internacional. También ataca con acciones de guerra dirigidas a destruir literalmente la infraestructura de estas industrias prioritarias para la vida de los venezolanos.


En marzo de 2019 se produjo el intento fallido de invadir a Venezuela con grupos paramilitares desde Cúcuta, Colombia. Semanas después se perpetró un ataque con pulsos electromagnéticos (EPM) y cibernéticos para destruir el Sistema de Control Automatizado de Regulación de la Central hidroeléctrica El Guri.

Aquel ataque produjo un apagón casi total en Venezuela, que dejó sin luz a más de 70 % del país. Inmediatamente, Estados Unidos y los sectores extremistas de la oposición culparon al Gobierno de Nicolás Maduro. Incluso se burlaron cuando se denunió el ataque electromagnetico, considerada un arma geofísica.

Un pulso electromagnético de características importantes puede detonarse en la alta atmósfera de distintas maneras. Los efectos de la detonación de un EMP son tanto directos como indirectos.

Venezuela
Daños causados en ataque electromagnético al sistema de generación eléctrica El Guri

Efectos del “shock” electromagnético

Los primeros son debido al “shock” electromagnético y tensión causada sobre los sistemas eléctricos en Tierra. Dañado y destruidos los controles electrónicos, entonces el daño se expande hacia los sistemas conectados.

El efecto del ataque es el de cascada. Dañados los sistemas eléctricos pueden ser afectadas las infraestructura de medios de comunicación, empresas claves, sistemas financieros y otros.

Ese 2019 fueron reiterados los ataques contra el SEN. En varias ocasiones, mientras el Gobierno intentaba recuperar el daño al sistema e ir incorporando a las regiones más afectadas -algunas duraron más de 15 días sin suministro eléctrico- los pulsos electromagnéticos volvían a utilizarse para hacer caer las líneas de transmisión.

Todo esto ocasionó que se comenzara un proceso de racionamiento eléctrico programado. Lamentablemente, este se sigue aplicando en la gran mayoría del país, menos en la capital Caracas. Su objetivo es solventar los problemas ocasionados y lograr que el SEN sea robusto y pueda funcionar con normalidad.

cibernético
Los ataques cibernéticos forman parte de la guerra que se ejecuta contra Venezuela

Ataques a la industria petrolera en Venezuela

Paralelamente, Estados Unidos también se dedica a recrudecer el ataque a la industria petrolera. Lo hace con un bloqueo total a las transacciones comerciales y el secuestro de la refinería CITGO, ubicada en Texas. También impone una prohibición que autoritariamente afecta a PDVSA y no la deja exportar crudo ni importe gasolina, derivados y repuestos para refinerías y maquinarias.

Hace un año, el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada confirmó la incursión de varios drones que sobrevolaron Amuay. Este complejo es el más grande e importante de su tipo en Venezuela. El suceso ocurrió entre las 2:30 y 3:00 de la madrugada.

Luego, el pasado 11 de septiembre, autoridades venezolanas capturaron a un espía de la CIA identificado como Matthew John Heath. Este perteneció a la contratista de mercenarios MVM y trabajó en Irak desde 2006 a 2016. Allá se desempeñó como operador de comunicaciones en una base secreta de la Agencia Central de Inteligencia.

Venezuela
La refinería Amuay es la más grande de Venezuela

Capturados los terroristas

De acuerdo con el fiscal general, Tarek William Saab, la misión del espía estadounidense era ejecutar acciones criminales y terroristas. Su objetivo era sabotear sectores importantes como el servicio eléctrico nacional y la industria petrolera. Heath entró a Venezuela desde Colombia, a través de una trocha por el estado Zulia.

Cuando Heath fue capturado, estaba junto a otros tres hombres de nacionalidad venezolana en un vehículo cargado de armamento. Destacaron un lanzagranadas AT4 calibre 84 mm, una sub ametralladora modelo UZI calibre 9 mm; cuatro piezas rectangulares de presunto material explosivo (C4) y dinero en moneda extranjera. Además, tenían un teléfono satelital, tres teléfonos celulares, planos de la refinería, gorra con logo alusivo a un organismo del Estado, entre otros objetos personales.

“Este ciudadano era quien portaba un teléfono satelital, que se niega a desbloquear (…) Al estadounidense se le encontraron fotografías de instalaciones petroleras y militares de Zulia y Falcón. En la inspección realizada al vehículo, se encontró dentro de uno de los bolsos una moneda que lo vincula con la CIA. Se presume que trabaja o laboraba para la Agencia”, explicó Saab.

Amuay
Torre de refinación atacada en Amuay

Ataques con misiles

Tras estos incidentes, el pasado 29 de octubre, el presidente Nicolás Maduro informó sobre un ataque bélico con fines terroristas. Este se habría ejecutado con un misil y contra una torre de la refinería Amuay.

La acción tenía como propósito provocar un daño gigantesco a la principal destiladora de crudo de la industria petrolera de Venezuela. Pero, de cierta manera, resultó infructuoso porque la torre estaba en mantenimiento.

Otro objetivo del ataque era provocar una reacción en cadena con un daño inimaginable en la refinería y sus cercanías. Esto hubiese significado una tragedia monumental con decenas de víctimas mortales.

Tras el ataque, las autoridades venezolanas acordonaron la zona estratégica y realizan las investigaciones correspondientes. El Gobierno espera determinar cómo fue el ataque, desde dónde y cómo se lanzó el misil. También quieren saber el tipo de arma y calibre que utilizaron.

Amuay
Daño en Amuay tras el ataque

La más reciente acción contra la industria petrolera la confirmó el presidente Maduro. En la tarde del sábado 31 de octubre fue atacada nuevamente una instalación petroquímica ubicada en el estado Zulia.

“En el día de ayer hubo otro ataque terrorista contra las instalaciones de El Tablazo“, dijo Maduro sobre el complejo petroquímico ubicado en la costa oriental del Zulia.

Maduro, personalmente víctima de estos ataques, sobrevivió al intento de magnicidio ejecutado con drones en su contra en 2018. No ofreció mayores detalles sobre este suceso, el segundo en menos de dos semanas.

Pero, sí advirtió Maduro que este tipo de incidentes -seguramente- buscarán repetirlos en Venezuela. Asimismo, accionaran contra los principales sectores del país, así como servicios públicos fundamentales como agua, gas, electricidad, alimentos y medicinas.

Te puede interesar…

Compártelo

Comentarios