Fotos, mentiras y videos: el complot para invadir Venezuela en una era ‘pos-Maduro’

Ante los continuos fracasos de Trump y Guaidó, buscan desesperadamente crear un argumento para justificar la invasión militar, siempre desde la mentira y la falsedad

Venezuela

El embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada, explicó a través de Twitter algunas de las estrategias que ejecuta el régimen de Estados Unidos y sus cómplices extranjeros para ejecutar una invasión militar en Venezuela y convertirla en una nueva colonia estadounidense proeuropea.


Moncada advirtió que, para justificar la invasión, ya tienen desplegada una campaña mediática de propaganda de guerra. El objetivo es imponer la tesis de que Venezuela entera -los venezolanos- ampara, protege y apoya a un supuesto Estado terrorista, narcotraficante y violento que pone en riesgo la seguridad de «sus vecinos» y «sobre todo, la de Estados Unidos».

La «propaganda de guerra en EE. UU. afirma que su objetivo es la democracia en Venezuela. La verdad es más siniestra y mortal: eliminando al presidente Maduro, sigue la invasión a Venezuela para destruir las fuerzas militares y políticas patriotas. Venezuela será convertida en colonia», explica Moncada sobre el referido plan sedicioso y secesionista.

En ese sentido, el diplomático venezolano recuerda y cita el contrato firmado por Juan Guaidó y Juan José Rendón con Jordan Goudreau y su empresa de mercenarios. Se trata de una compañía que dirige el mismísimo presidente de Estados Unidos, Donald Trump: la contratista de guerra SilverCorp USA INC.

«El contrato firmado por Guaidó y el sicario Goudreau para asesinar a miles de venezolanos, con apoyo de (Iván) Duque (Presidente de Colombia) y Trump, dura 497 días. Luego de asesinar a los líderes principales se acordó la masacre de toda fuerza patriota anti-invasión. El plan no ha cambiado», advierte Moncada.

Al respecto, Moncada también hace referencia a declaraciones del senador del partido Demócrata, Bob Menéndez, quien en conversación con el enviado del gobierno de Trump como supuesto embajador de Venezuela pero acreditado en Bogotá, Colombia, James Story, habla abiertamente sobre enviar una «fuerza de estabilización internacional» en el caso de lograr sacar al presidente Maduro del Poder Ejecutivo.

El «senador Menéndez ya anuncia que Venezuela debe ser invadida por una fuerza multinacional luego de la ‘transición‘ (derrocamiento de Maduro), porque es un ‘espacio sin gobierno’ peligroso para EE. UU. El problema no es Maduro, el problema es Venezuela que debe ser reducida por la fuerza militar», explica Moncada.

En ese orden añade: «El embajador de Trump para invadir Venezuela desde Colombia (James Story) apoya la fuerza multinacional y trabaja con ese objetivo. Importante observar que Menéndez es demócrata y es tan genocida como Marco Rubio, Pompeo o cualquier republicano. En los dos partidos hay genocidas».

Israel y Países Bajos alineados contra Venezuela

El embajador Moncada también advierte que además de Estados Unidos, la Unión Europea y Reino Unido, ya abiertamente los gobiernos de Israel y el Reino de los Países Bajos confiesan en medios trabajar para lograr la sedición en Venezuela y la invasión de su territorio.

«Los agentes de Guaidó trabajan en Israel para pedir un ataque militar contra Venezuela. Con la excusa de que ‘no pueden solos’, invitan a masacrar a venezolanos del mismo modo que se lo piden a EE. UU. El objetivo no es la democracia sino la destrucción de la nación venezolana«, comenta Moncada.

En un tuit, Moncada publicó imágenes del diario Jerusalem Post, que a su vez cita al rabino Pynchas Brener -agente antivenezolano- diciendo que Venezuela es una colonia de Cuba gobernada por un grupo violento que es también socio «de los terroristas» de Irán.

Sobre la postura de Países Bajos, Moncada indica: «En Holanda ya piden al gobierno participar desde Curazao en una “fuerza multinacional de estabilización” para invadir Venezuela luego de la transición. Otra vez, el problema no es Maduro sino Venezuela entera que debe ser recolonizada por Europa y EE. UU.».

Moncada también hace referencia a las acusaciones de estos gobiernos cómplices para incentivar la sedición en Venezuela al asegurar de supuestos vínculos del Gobiern con grupos insurgentes de Colombia, que desde hace más de medio siglo luchan por cambiar el modelo político. Y nNo pueden hacerlo por la vía democrática, pues terminan masacrados y exterminados -como sucede con los firmantes del acuerdo de paz de las FARC- por el Ejército, el paramilitarismo y el narcotráfico colombianos.

«La propaganda de guerra de EE. UU. es presentada como opinión de “expertos”. Geoff Demarest, en estudio sobre el Ejército de Liberación Nacional (ELN) concluye: el único modo de acabar con la guerrilla es invadir Venezuela. Trump usa al Ejército colombiano como mano de obra barata para convertirnos en colonia», comenta Moncada.

Agrega que el «ministro de Defensa de Colombia finge demencia y habla como si el ELN no fuera una guerrilla colombiana con más de 50 años de historia y acción en todo su territorio. Un tema colombiano lo usa como excusa para amenazar a Venezuela con tropas de EE. UU.».

Operación de falsa bandera en marcha

Moncada advierte que ante los continuos fracasos de Trump y Guaidó en Venezuela, y su estrategia sediciosa buscan desesperadamente crear un argumento para justificar la invasión militar, siempre -claro está- desde la mentira y la falsedad.

«El agente de los servicios de inteligencia de EE. UU. para la invasión, el venezolano Iván Simonovis, pide públicamente ataque multinacional usando la excusa de Colombia y los órganos de propaganda de Washington. Están desesperados porque creen que la oportunidad se les escapa», comenta Moncada.

Al respecto agrega: «Simonovis predice la inminencia de un ataque terrorista desde Venezuela. Así prepara excusa para la invasión militar de EE. UU. y Colombia. Es una operación de falsa bandera en pleno desarrollo. Debemos estar listos para defender la paz frente a estos genocidas».

«Los agresores de Venezuela son los mismos que destruyeron Irak, Libia, Siria, Panamá, Nicaragua, El Salvador y República Dominicana. Son los que quieren guerra con Irán antes de las elecciones de EE. UU. ¡Que quede muy claro: nuestra lucha es por la independencia nacional o nada!», recalcó el embajador venezolano.

Los sectores radicales que integran la extrema derecha han intensificado durante los últimos dos años varios intentos para tomar el poder político a través de la violencia armada. En esos dos años, el primero que se produjo fue el 4 de agosto de 2018, cuando estos factores -siempre apoyados, financiados y promovidos por los Gobiernos de Colombia y Estados Unidos, en este caso de Iván Duque y Donald Trump, respectivamente- intentaron ejecutar un magnicidio masivo con el uso de drones.

El más reciente capítulo fue el domingo 3 de mayo de 2020, cuando un grupo de mercenarios entrenados en Colombia intentaron ejecutar la fallida Operación Gedeón. Desde entonces, los propios sectores extremistas se han dividido entre ellos, incluso han planteado dividir a Venezuela en dos, le han quitado el apoyo a Guaidó y ahora retoman la teoría de la invasión como la opción para asaltar finalmente a la Nación Bolivariana.



Te puede interesar…


¿Disfrutaste este artículo? Déjanos una propina

Compártelo

Comentarios