es Spanish

Colusión de las farmacias: Enfermos por el lucro

El Estado es el responsable de la indefensión en que se encuentran los consumidores, especialmente el poder legislativo, ya que son ellos los que finalmente aprueban las leyes que permiten e incentivan las prácticas que vulneran los derechos y el bienestar de los consumidores.
El caso de la colusión de las farmacias demuestra de manera nítida la situación que denunciamos. Con estupor e indignación pudimos ver en los noticiarios cómo sonreían y se abrazaban los ejecutivos después del fallo del 7° Juzgado de garantía de Santiago. Daba la impresión, al ver las imágenes, del profundo desprecio que dichos ejecutivos sentían por los cientos de miles de enfermos que debieron comprar a precios usureros, los medicamentos necesarios para llevar de manera digna sus enfermedades y en muchos casos para poder sobrevivir.
 
Si bien es cierto que las farmacias pagaron una multa por orden del Tribunal de la Libre Competencia y de la Corte Suprema. Esta multa fue a beneficio fiscal, ya que la legislación no contempla, en esta instancia, compensación alguna a los directamente afectados, es decir a los consumidores.
 
El 7° Juzgado de garantía de Santiago, suspendió condicionalmente por un año el proceso de la colusión de las farmacias. La sanción que se les aplicó, a los ejecutivos, es la obligación de asistir a cursos de capacitación sobre ética empresarial por un período de un año; además deben efectuar donaciones a algunas instituciones de salud, ya sea en dinero o en medicamentos. El monto total de la multa es de $ 255 millones, la colusión significó más de 40 millones de dólares de ganancia, es decir alrededor de $ 20.000 millones.
La legislación vigente, en el caso de colusión, contempla una pena que podría llegar a los 21 días, sin ningún tipo de privación de libertad efectiva.
Este tipo de situaciones es la que nos lleva a afirmar que el ordenamiento jurídico actual incentiva estas prácticas que perjudican tan gravemente el bienestar de las familias chilenas.
Con todo, nos seguimos preguntando, qué pasa con el funcionamiento de las instituciones en nuestro país, ya que si bien resulta indignante el negocio de las farmacias con la salud de las personas, estamos claros que las farmacias son empresas privadas cuya única motivación es el lucro, pero que hayan sido los propios tribunales de la república, quienes con su fallo hayan burlado la fe pública, pensamos que es lo constituye un verdadero agravio a las personas, y a la sociedad en su conjunto. Esta situación es percibida por la ciudadanía, tanto es así, que un Estudio realizado por la UDP el año 2011 señala que sólo un 18,3% de la población confía en los tribunales de justicia.
Tal situación pone una vez más de manifiesto la indefensión en que se encuentran los consumidores, toda vez que ni el Sernac ni los Tribunales de Justicia han cumplido con su rol de cautelar sus derechos.
ANADEUS como organización defensora de los derechos de los consumidores y usuarios de la seguridad social estima que la colusión es un delito muy grave, más si se trata de medicamentos que tiene que ver con la vida o con la muerte, por este motivo es indispensable modificar la actual legislación, por otra que castigue drásticamente las vulneraciones a los derechos de los consumidores.
 
ANADEUS
 

Facebook Comments

4,250,785FansMe gusta
173,781SeguidoresSeguir
292,134SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -