Gobierno prohíbe en tiempo record Spice

Extraño resultó la premura con que se prohibió Spice, una sustancia que se designó esta semana en los medios masivos como ‘marihuana sintética’
Publicado en

Salud

0 0


Extraño resultó la premura con que se prohibió Spice, una sustancia que se designó esta semana en los medios masivos como ‘marihuana sintética’. El problema es que referirse así a la cannabis es tan absurdo como decir que hay ‘boldo sintético’ o ‘rosas sintéticas’, según contó a El Ciudadano Bruce Cassell, doctor en Química. Claro que medios, médicos y el subsecretario del Interior reprodujeron tal falacia.

El alegato de un par de médicos y un diputado UDI hecho el lunes contra Spice, una sustancia hecha a base de hierbas vendida en algunas tiendas del país, hizo actuar con premura a las ‘autoridades’ de salud y de drogas. En tiempo record se mando a hacer un estudio al Instituto de Salud Pública (ISP), para el cual dicha institución no está equipado, se sacaron conclusiones y se terminó declarando que Spice es una sustancia “altamente peligrosa”.

La denuncia hecha el lunes por el decano de la Facultad de Salud de la Universidad Iberoamericana, Juan Cataldo; el dirigente del Colegio Médico, Pablo Araya y el diputado UDI Juan Lobos encontraría pronto eco en las autoridades, ya que en menos de una semana una sustancia hasta el lunes pasado desconocida para ellos fue indexada en la lista de drogas prohibidas.

Así lo anuncio este jueves el subsecretario del Interior, Patricio Rosende, junto a la Secretaria Ejecutiva de CONACE, María Teresa Chadwick, y la directora del Instituto de Salud Pública, Ingrid Heitmann.

Rosende explicó que los análisis químicos y de laboratorio que la norma exige fueron realizados, los que “han dado como comprobación fehaciente y efectiva de que efectivamente la sustancia Spice  tiene componentes muy similares a la marihuana, de alta adictividad, de alta peligrosidad tóxica”- según señaló.

Rosende anunció que el Gobierno determinó “incorporar esta sustancia en el decreto que establece y regula la circulación, venta y comercialización de sustancias prohibidas”.

O sea, se suma al Decreto 867 de la Ley 20.000, lo que implica que queda prohibida la importación, distribución, comercialización y consumo de Spice. El subsecretario espera que el decreto sea promulgado este viernes.

LA PREMURA DEL EJECUTIVO

Llama la atención la premura con que actúa el gobierno cuando se trata de sustancias modificadoras de la conciencia, situación que no se ve cuando se trata de otras sustancias que diversas organizaciones piden controlar. Ya sean las semillas transgénicas, las vacunas para los salmones cultivados en el sur o los ‘saborizantes autorizados’, como el amarillo crepúsculo, añadido a las golosinas de los niños. Ninguna de dichas sustancias convoca la rapidez con que el Gobierno actúo como lo hizo frente al Spice.

La decisión es válida desde la perspectiva del principio precautorio frente a una sustancia que no hay estudios que señalen sus cualidades, pero en este caso el hecho de ser usada como  modificador de la conciencia fue lo que impulsó a que la autoridad decretara su prohibición.

Era que no, si la noticia fue vendida por los medios chilenos como una “sustancia sintética  cuatro veces más potente que la marihuana”.

Y la respuesta de Rosende evidentemente no es hacia la población, sino que para el cruzado diputado antidrogas UDI, Jaime Orpis, quien ayer llegó a sostener que las autoridades reaccionan cuando estas sustancias ya están generando “estragos en los consumidores”.

Eso explica que hoy Rosende dijera que “estamos ante un procedimiento que ha sido extraordinario por lo rápido tanto en el ISP y Conace. Esto demuestra una vez más que estas instituciones encargadas de velar por la prevención, frente a la amenaza que pueden sufrir niños, jóvenes y adolescentes con este tipo de sustancias, actúan y actúan de manera rápida”.

El problema es que los jóvenes no le han pedido nada al funcionario.


EXTRAÑO ANÁLISIS

Pero lo que más llama la atención es que la aseveración lanzada el lunes de que se trataba de ‘marihuana sintética’ tuvo eco en los medios, médicos y autoridades, pese a que resulta una falacia científica designar una sustancia con ese nombre.

A juicio de Bruce Cassel, doctor en Química y profesor de la Facultad de Química y Farmacia de la Universidad de Chile, toda la discusión generada por Spice “es un absurdo. Lo que se ha dicho en los medios estos días es en base a suposiciones infundadas ajenas al saber científico”.

Cassel sostiene que Spice en términos estrictamente químicos “son hierbas a las que se les ha agregado la sustancia JWH-018, la que tiene acción sobre los receptores endocannabinoides que se hallan en nuestro cerebro”. Por lo tanto a juicio del científico “no puede hablarse que esta sustancia es marihuana sintética, porque en estricto rigor la marihuana sintética no existe, es como hablar de ‘rosas sintéticas’ o ‘boldo sintético’”.

También es rara la respuesta de Rosende, quien sin mostrar estudio alguno, dijo que “la conclusión de que la sustancia es sumamente peligrosa para la salud luego de realizar diversos análisis químicos efectuados en laboratorios del país”.

Cassell añade que a lo más “lo que podría mostrar el ISP es la presencia de dicho compuesto sintetizado, pero eso se hace primero consiguiendo una muestra de dicha sustancia y se compara a través de una cromatografía”. Claro que para el investigador es extraña la rapidez con que el ISP evacuó el resultado porque “dicha institución no tiene el equipamiento necesario para realizar ese tipo de análisis”.

Cristian, de la tienda Psicoactivo, en donde se vendía Spice, comenta que “cada vez que ingresamos el producto a Chile pasamos por los trámites de aduana y todas sus reglas”. También confiesa su extrañeza porque “la mayor parte de las veces las encomiendas eran abiertas y eran sacados algunos productos. Una vez me sacaron 22 sobres, recuerdo”.

Respecto del entuerto que se armó, Cristian reconoce que “sabemos que iba a pasar algún día, pero lo que más llama la atención es el nivel de desinformación con que la prensa sentencia cosas y los políticos actúan. Creo que el en fondo lo que se persigue es demonizar cualquier sustancia que implique un cambio en el estado de conciencia y hoy le tocó a Spice, campaña que de por medio también significó que nuevamente se dijeran cosas negativas del cannabis”.


El Ciudadano

Compártelo

Comentarios