OMS inicia vacunación para frenar el ébola en República Democrática de Congo

99

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Sanidad de República Democrática del Congo iniciaron este lunes la vacunación contra Virus del Ébola (EVD) en este país africano, donde la jornada alcanzará a 600 personas, mientras 4.000 dosis son trasladadas desde Kinshasa hasta la ciudad de Mbandaka y la zona rural de Bikoro, donde participa Médicos sin Fronteras (MSF).

Esta mortal enfermedad reporta al menos 27 víctimas fatales por fiebre hemorrágica en la región africana durante las dos últimas semanas. Desde que fue declarado el brote se manejan 49 casos identificados con la enfermedad: 22 confirmados y 21 probables y seis sospechosos.

La autoridad sanitaria en la RDC, Oly Ilunga, lanzó la medida en la ciudad de Mbandaka, de un millón 200 mil habitantes y donde se detectó el virus la semana pasada. «Activamos mecanismos de vigilancia y se siguen todos los casos y contactos», precisó el ministro.

Según explica El País de España, “la vacuna rVSV-ZEBOV, específica para la cepa Zaire y que aún no está homologada, fue desarrollada por el Laboratorio Nacional de Microbiología de Canadá, puesta a prueba en Guinea y Sierra Leona durante la epidemia de 2014-2016 y luego comprada por la compañía farmacéutica Merck, que ostenta los derechos”.

El director general de la OMS, el etíope Tedros Adhanon Ghebreyesus, citado por medios digitales se muestra preocupado por el brote de la enfermedad y pese a esto asegura: “Estamos mucho mejor preparados para enfrentarnos a este brote de lo que estábamos en 2014”.

Y “lo mejor que podemos hacer para prevenir futuros brotes epidémicos es reforzar los sistemas de salud en todas partes”, dijo, refiriéndose además a enfermedades como el sida y la malaria.

Relacionado:  ¿Cuál es la mayor semejanza entre el SARS-CoV-2 y el VIH?

No obstante, el coordinador del equipo de respuesta de MSF, Luis Encinas, advierte que “más de diez días después de la declaración de la epidemia, esta sigue fuera de control pues continúan apareciendo casos positivos que no estaban siendo vigilados. El seguimiento de contactos es bastante pobre y limitado. No tiene una magnitud enorme, pero estamos preocupados. Hay muchas cosas que aún no sabemos de este brote”.