Fármacos opiáceos han reducido la esperanza de vida de los estadounidenses

El promedio de esperanza de vida en los Estados Unidos (EE.UU.) ha venido en descenso durante los últimos 20 años a causa de las adicciones causadas por el suministro de drogas a través de distintos medicamentos que son derivadas de opiáceos.

Así lo resalta un trabajo especial de Victoria Aramburu publicado por RT y que va titulado «Epidemia letal: La mitad de los adictos a los opioides de EE.UU. llegó a ellos por receta médica».

En el trabajo de investigación se explica como el promedio de vida de los estadounidense ha llegado al nivel más bajo en comparación con las cifras que registran los países ricos.

En ese sentido, los indicadores relacionados a las muertes por consumo de opiáceos a través de medicamentos legales en EE.UU. ya han superado las cifras de fallecidos de la guerra de Vietnam que dejó -según cifras oficiales- más de 58.000 estadounidenses muertos.

Incluso, de acuerdo al trabajo de RT, la letalidad de los opiáceos en territorio estadounidense es mayor a las de VIH/SIDA.

inyección opiáceos
En las cifras también se encuentran los adictos a la heroína, quienes al no conseguir la droga terminan por consumir medicamentos recetados

Tal ha sido el impacto negativo sobre el uso y abuso de los medicamentos derivados del opio, que este problema de salud pública es uno de los más graves en los últimos años en EE.UU.

«…al Estado norteamericano le cuestan cerca de 500.000 millones de dólares al año, según indica un informe que el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca publicó en noviembre de 2017», explica el despacho de RT.

De acuerdo al artículo, gran parte de estas adicciones vienen de la asignación indiscriminada por parte de los médicos de récipes para el uso de opiáceos como la hidrocodona —Vicodina, por ejemplo— la oxicodona (como OxyContin y Percocet), la morfina (como Kadian y Avinza) o la codeína, entre otros medicamentos.

Además, otro elemento que influye en el consumo de estas medicinas adictivas, es que EE.UU. es uno de los únicos dos países del mundo que permiten a las empresas farmacéuticas realizar publicidad de anestésicos recetados.

Estadísticas opiáceos médicos
Las empresas farmacéuticas han incrementado la inversión en miles de millones de dólares para promover el uso de opiáceos en pacientes

Demanda colectiva contra los opiáceos farmacéuticos

Actualmente en EE.UU., existe una demanda colectiva realizada por abogados de distintos condados y ciudades de ese país contra varios laboratorios farmacéuticos por las consecuencias causadas en los pacientes.

«Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), el abuso de fármacos opiáceos contra el dolor mató a 42.000 personas en ese país en 2016, un 28% más que el año anterior y cinco veces más que en 1999″, explica RT.

Aunque esas estadísticas antes mencionadas incluyen a personas adictas a la heroína -un opiáceo ilegal- los fármacos también tienen incidencia en estos pacientes, pues muchos de ellos cuando no consiguen la droga utilizan los medicamentos que si tienen prescripción médica. También resulta al contrario, pacientes medicados terminan consumiendo heroína para» aliviar» sus males.

Para 2017 los opioides sintéticos como la metadona habían generado casi 0.000 muertes por sobredosis

El Journal of American Medical Association Psychiatry de 2017 -citado por RT- indica que la mitad de los adictos a los opioides «llegó a ellos por prescripción médica para tratamientos del dolor y 80% pasaron por una etapa previa de abuso de analgésicos legales».

De hecho, los CDC certifican que 20% de las personas que reciben una prescripción inicial de calmantes para 10 días, siguen tomando el medicamento por más de un año.

Entonces, los abogados que efectuaron la demanda colectiva cuentan ahora con las posibilidades para demandar a las empresas farmacéuticas por la crisis de salud pública vinculada a los opioides.

El repunte de muerte por sobredosis es preocupante en EEUU

Esto se logró cuando el juez de distrito estadounidense Dan Polster autorizó el avance de la recopilación de evidencias para realizar las querellas.

Polster acotó que era correcto describir la ola de adicciones a los opiáceos que arrasan EE.UU. como «una plaga creada por el ser humano» y agregó que «los funcionarios del gobierno local han hecho acusaciones muy serias respecto a que los involucrados tienen parte de la responsabilidad de esta plaga debido a su acción y su inacción en la fabricación y distribución de opioides recetados».

«Si bien queda por ver si las ciudades y los condados pueden probar que las compañías contribuyeron a la adicción de millones de estadounidenses, ahora tendrán la oportunidad de hacerlo», agregó el juez.

Opio EEUU
De acuerdo a la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, casi 50.000 personas consumen medicamentos de opio en EE.UU. y más de 42.000 han fallecido desde 1999

EE.UU. lidera consumo mundial de opioides

Al respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cada año mueren en el mundo 69.000 personas por sobredosis de opioides, mientras que EE.UU. lidera el consumo de esas sustancias, tal y como lo indica la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes.

La gran mayoría de los pacientes que se vuelven adictos a opiáceos se originan por la medicación recetada y la falta de un sistema de salud universal público.

«Los planes sanitarios suelen ser bastante básicos, sobre todo los que obtienen las personas más pobres y, por tanto, no cubren tratamientos que requieren más de una consulta. Las pastillas pueden ofrecer una salida rápida ante la falta de recursos», explica el despacho de RT.

Los hombres son más propensos a convertirse adictos que las mujeres. Las muertes por sobredosis de cualquier droga supera las 72.000 víctimas

Además, de acuerdo a información publicada por el CDC en su web, aunque los recipes médicos con prescripción de opioides han disminuido en al menos 18%, el total de recetas aún es tres veces mayor que a las de 1999.

Los opioides son medicamentos que alivian el dolor, reducen la intensidad de las señales de dolor y afectan a las áreas del cerebro que controlan las emociones para disminuir los efectos de un estímulo doloroso.

Las muertes por sobredosis de opiáceos no ha parado de crecer

Los productos de hidrocodona se prescriben con más frecuencia para afecciones dolorosas tan variadas como el dolor dental o el relacionado con lesiones, mientras que la morfina se suele emplear para aliviar dolores agudos antes y después de procedimientos quirúrgicos.

Asimismo, la codeína comúnmente se receta para tratar el dolor leve. Además de sus propiedades analgésicas, medicamentos como la codeína y el difenoxilato (Lomotil) se pueden utilizar para aliviar la tos y la diarrea severa, como asegura el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA).

opio adicción
Las personas que comienzas a utilizar medicamentos derivados del opio pueden terminar como consumidores de heroína

Publicidad a favor de los opiáceos, un mercado que genera grandes dividendos

De acuerdo al despacho de RT, la publicidad de fármacos en ese país sigue creciendo, eso a pesar de que el problema de salud pública originada por estos medicamentos es grave.

Lo mismo ocurre en Nueva Zelanda, el otro país donde la promoción a través de televisión de estos medicamentos es totalmente legal.

De acuerdo a una investigación de la compañía Kantar el gasto en publicidad de compañías farmacéuticas en EE.UU. alcanzó los 6.400 millones de dólares en 2016 y experimentó un aumento del 64% desde 2012.

Las sobredosis con cocaína en combinación con sintéticos opioides no metadónicos se han elevado por encima de las 4.000 muertes

«Tener contentos a los médicos, que son quienes en última instancia firman las recetas, es otro de los puntos que los laboratorios tienen muy en cuenta. Cuando el Gobierno de EE.UU. publicó los montos pagados por las compañías de medicamentos y dispositivos a doctores y hospitales docentes se supo que en 2016 superó los 8.000 millones de dólares: más de 630.000 médicos tenían registros de pago», agrega la agencia rusa.

Además, en el caso de la empresa Purdue Pharma, que produce el analgésico opiáceo OxyContin, realizó casi 80.000 transacciones en 2016, por un valor total superior a 7 millones.

Todo esto originó que en 2015 la Asociación Médica Estadounidense realizara un pedido formal para prohibir los anuncios de medicamentos recetados en los medios de comunicación masivos. Su petición fue engavetada.

opio adictos
La Oxycodone y OxyContin es uno de los fármacos opioides más recetados y con mayor cantidad de adictos

El vórtice sin retorno

Tanto el consumo de drogas opioides y/o de medicamentos opiáceos terminan degradando a la persona a un punto sin retorno, un vórtice que les consume hasta llegar a la muerte, es decir, si un adicto a la heroína es medicado con medicamentos de ese mismo tipo, o sea, con otra forma de heroína, para dejar la adicción, si no es acompañado de terapias que le permitan dejar atrás la medicina, seguramente volverá a recaer en la heroína.

De igual forma, un paciente con algún trastorno psiquiátrico que sea medicado con opioides puede terminar adicto a ellos y posteriormente convertirse en heroinómano.

Ya para 2015, un estudio financiado por el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA) que estuvo basado en la Encuesta Epidemiológica Nacional sobre Abuso de Alcohol y Problemas Relacionados (NESARC-III) del NIAAA, reveló que el trastorno por consumo de drogas en los estadounidenses es frecuente, y a la vez concurre con una variedad de trastornos de salud mental.

Desde 2002 casi 16.000 personas han muerto por sobredosis de heroína

El NIAAA, que es parte de los Institutos Nacionales de la Salud, descubrió que cerca del 4% de los estadounidenses cumplía los criterios de trastorno por consumo de drogas y cerca de 10% ha tenido trastorno por consumo de drogas en algún momento de su vida.

«De acuerdo con esos resultados, más de 23 millones de adultos de Estados Unidos han lidiado con el consumo problemático de drogas», dijo George F. Koob, Ph.D, Director del NIAAA. «Dadas esas cifras, y otros datos recientes acerca de la prevalencia y el tratamiento insuficiente del trastorno por consumo de alcohol en Estados Unidos, es de vital importancia que continuemos nuestros esfuerzos por entender las causas de fondo de la adicción a las drogas y el alcohol, su relación con otros trastornos psiquiátricos y los métodos más eficaces de tratamiento».

El estudio además encontró que el trastorno por consumo de drogas era más frecuente entre los varones, los individuos de raza blanca e indígenas estadounidenses, y entre los solteros o divorciados. Las personas jóvenes y aquellas con niveles más bajos de ingresos y escolaridad también mostraron mayor riesgo.

Los analgésicos opioides (sin incluir la metadona) han generado casi 20.000 muertes por sobredosis

De acuerdo al instituto, el diagnóstico de trastorno por consumo de drogas se basa en una lista de síntomas que incluye: ansia de consumir, síndrome de abstinencia, falta de control y efectos negativos en las responsabilidades personales y profesionales.

Entre las drogas más consumidas que generan problemas psiquiátricos están: anfetaminas, marihuana, drogas sintéticas (éxtasis, ketamina, metanfetamina), cocaína, alucinógenos, heroína, opioides sintéticos (oxicodona, morfina), sedantes/tranquilizantes y solventes/inhalantes, alcohol y nicotina que originan trastornos de personalidad.

Casi 30.000 personas han fallecido con sobredosis de otros tipos de opiáceos sintéticos como el fentanilo

Psiquiatras con cargo de conciencia

Gran parte de estas adicciones generadas en la población provienen luego que un profesional de la psiquiatría decidiera recetar uno de estos medicamentos altamente adictivos a sus pacientes.

Los reportes indican que al menos desde los años 80 cada vez más estadounidenses viven medicados con sustancias que rebajan su ansiedad y estrés.

Se estima que 95 millones de ciudadanos residentes en EE.UU. han tomado pastillas opioides con receta, con un promedio de 300 millones recetas de fármacos de este tipo al año.

Los opioides con benzodiazepina han matado a más de 10.500 personas

Esto ha generado que casi dos millones de personas sean ahora dependientes de los opioides, lo que decanta en un mercado que es sumamente atractivo para narcotraficantes de drogas legales e ilegales para atender la alta demanda de este sector adicto.

Los reportes agregan que las autoridades estadounidenses han reconocido que la cantidad de víctimas de los opiáceos se está viendo reflejada en todo el espectro demográfico.

En ese borde aparece el fentanilo, una droga sintética que se comercializa como analgésico para distintos dolores y que actualmente está prohibida por las autoridades sanitarias, pues tiene una gran potencia de adicción en los pacientes. De hecho, los especialistas indican que es “50 veces más potente que la heroína”.

Y a pesar de que se eliminó del mercado legal, distintos laboratorios del narco la fabrican porque les genera grandes dividendos, pues un kilo de polvo de fentanilo puro puede costar 3.000 dólares y luego, al mezclarlo con heroína se puede vender en 1 millón de dólares.

Variedad de drogas que el narcotráfico en Estados Unidos se ha propuesto masificar para aumentar sus ingresos producto de la ola de adicción generada por los opioides

Es de esta manera como no sólo los heroinómanos caían más rápido en las cifras de fallecidos sino también comenzaron a aparecer la lista de pacientes medicados por sus psiquiatras como estudiantes, conductores de camiones, oficinistas estresados, amas de casa y cualquier tipo de persona con algún padecimiento psiquiátrico.

Sumado a los médicos psiquiatras, los narcotraficantes aprovecharon el «boom» o la cima de la dependencia de estos medicamentos y comenzaron a manipular analgésicos para agregarles fentanilo, lo que comenzó a generar una ola de sobredosis sin que el consumidor tuviera la intención de sobrepasarse, un ejemplo reciente fue el músico y compositor Prince, quien fue víctima de esa droga.

Mientras las autoridades estadounidenses y el departamento antidrogas (DEA) aún no consiguen como controlar este repunte del consumo de opiáceos legales e ilegales en la población y como la cantidad de muertes por este tipo de drogas aumenta cada año, los narcotraficantes de ese país ya trabajan en extender su mercado de consumo y el carfentanil -un tranquilizador de elefantes que es 100 veces más potente que el fentanilo- es la nueva droga a la que apuntan.

Te puede interesar:

Se acabó la ficción: Trump quiere llevar la guerra al espacio

Los muros que dividen el mundo ¿Fue Berlín un cándido sueño de verano?

4,225,177FansMe gusta
144,175SeguidoresSeguir
288,916SeguidoresSeguir
16,468SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -