Católicos extremos se azotan y cortan sus espaldas con cuchillas de afeitar en las Filipinas para expiar sus pecados en Semana Santa (Video+Fotos)

Los católicos filipinos marcharon por las calles azotándose y lacerando sus lomos con navajas de afeitar en un sangriento ritual religioso para expiar sus pecados.

Las imágenes horripilantes de la adormilada ciudad de Pakil, a unos 70 kilómetros al este de Manila, muestran a los devotos enmascarados realizando los actos de dolor autoinfligido para conmemorar la Semana Santa.

Golpearon sus espaldas con varillas de madera, una para cada estación de la cruz como se representa en la tradición católica del camino de Jesús a la colina del Gólgota donde fue crucificado.

Las escenas sangrientas son tradicionales en las ciudades pequeñas de la nación principalmente católica antes de Pascua como una forma de adoración que se cree limpia los pecados, cura enfermedades y otorga deseos.

A pesar de su condena por parte de la Iglesia Católica, grandes multitudes de espectadores, incluidos niños, se alinearon en las sofocantes calles para contemplar el extremo espectáculo de fe.

Otros flagelantes a veces se crucifican al final de la marcha, ya sea atándose a cruces o en casos extremos en realidad clavándose a ellos, por ejemplo.

Los flagelantes Hugas Dugo se reúnen en la plaza de la ciudad y comienzan a azotarse. La plaza del pueblo es la primera estación en la que les cortarán la espalda con una cuchilla de afeitar.

Los devotos se cortan la espalda mutuamente después de arrancar una parte de sus camisas que pronto serán cubiertas de sangre

La práctica es condenada por la Iglesia Católica por ser demasiado extrema, pero eso no impide que cientos lo hagan.

4,200,479FansMe gusta
127,861SeguidoresSeguir
289,493SeguidoresSeguir
16,404SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Continúan los despidos masivos en la empresa automovilística Ford

La factoría prevé cambios se centran en el desarrollo de productos, como la creación de un nuevo equipo de arquitectura y diseño de vehículos y mayores inversiones en información y entretenimiento, desarrollo de software y electrificación

Edición Impresa El Ciudadano