(Video) Conoce a la tribu urbana «Los Ponys» que se visten de caballos y compiten entre ellos

Equipos de «ciudadanos normales que pagan impuestos» pasan los fines de semana haciendo piruetas y compitiendo por premios. Se hacen llamar ponys y usan de todo, desde mordazas y mascarillas hasta látex, cuero, redes de pesca, látigos y cadenas, el club ‘Ponies on the Delta’ compite en eventos de saltos vestidos con ropas de caballo de pies a cabeza.

Aunque este grupo de personas en Nueva Orleans, Luisiana, dicen ser «vanidosos» entre el lunes y el viernes, los fines de semana les encanta atar sus estribos y ser ensillados durante dos días de juego de ponys.

El grupo se reúne dos veces al año para vivir su fantasía equina, ya que compiten en varias disciplinas para coronar al equipo campeón. Sorteando una pista de obstáculos, deafiando a la gravedad con saltos e incluso con un tira y afloja. Mientras que algunas de las yeguas más traviesas llevan a sus maestros en un carro, quienes les ponen en forma mientras recorren el camino.

Hablando con The Wizard of Odd TV durante su primera reunión del año, Joey Warhorse, Pony Whinn y la pareja ecuestre Rayne Storm y Eve Smith describen lo que hace que su subcultura secreta sea tan agradable.

Joey Warhorse.

«Estos eventos son muy competitivos, muy parecido a lo que sería un espectáculo regular de caballos», dijo Joey Warhorse, agregando que «Terminamos con bloqueos, registros rotos y muchos resbalones a medida que la gente intenta los saltos: la competencia se vuelve loca en ocasiones».

Respecto a lo llamativo de su indumentaria, declaró que «Nuestros trajes están fabricados con equipos de caballos que se han reorganizado para adaptarse a los humanos. Puede ser bastante costoso, por lo que la gente está muy orgullosa de sus disfraces».

La malvada yegua Pony Whinn.

Por ejemplo la malvada yegua Pony Whinn, que disfruta desviarse del curso, dijo: «Cuando estoy en pony play, soy bastante libre y salvaje. Me gusta patear el carro y le doy a mi jinete un momento muy difícil, así que tienen que intentar que obedezca. Soy libre, corro, galopo, salto, me miro … y le doy arañazos en la cabeza».

Eve Smith agregó: «Una vez que se ponen el equipo, en realidad se convierten en caballos. Por ejemplo, cuando puse la broca en la boca de Rayne, es como un ritual entre nosotros: necesita esa transición para entrar en el espacio de libre derecho».

«Cuando tienes la oportunidad de venir aquí y disfrutar lo que estás haciendo, mientras te encuentras con otros que hacen lo mismo, te da la libertad de ser raro», añadió.

4,204,569FansMe gusta
128,994SeguidoresSeguir
289,441SeguidoresSeguir
16,409SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano