Comunicado desde el Acampe Cerro Negro/Sexto día

Desde el Acampe de Cerro Negro contra la megaminería contaminante nos comunicamos para informar que durante el día de hoy (sábado 14) presenciamos la provocación constante de las fuerzas represivas provinciales y de la fuerza de choque financiada por la empresa minera Bajo La Alumbrera, quienes conjuntamente, actuaron con el fin de provocar la represión […]

Comunicado desde el Acampe Cerro Negro/Sexto día

Autor: Wari

Desde el Acampe de Cerro Negro contra la megaminería contaminante nos comunicamos para informar que durante el día de hoy (sábado 14) presenciamos la provocación constante de las fuerzas represivas provinciales y de la fuerza de choque financiada por la empresa minera Bajo La Alumbrera, quienes conjuntamente, actuaron con el fin de provocar la represión del campamento pacífico que sostenemos a la vera de la ruta 40.

Como lo expresamos en el último comunicado, la patota de la Alumbrera , que durante toda la noche intentó amedrentar y generar situaciones de violencia (insultos, bombas de estruendo y piedras en las cercanías del campamento), se le sumó a la madrugada del sábado la instalación de una base de la infantería (y también su Grupo especial Kuntur), caballería y policía provincial.

Esto demuestra la connivencia innegable que tienen estas empresas trasnacionales y los gobiernos en nuestro país, sean estos municipales, provinciales o nacionales y cómo actúan de conjunto cuando se trata de defender los intereses económicos de estas empresas. En el caso de Cerro Negro, lo vemos en este despliegue apoyado y bancado por el intendente de Tinogasta Hugo Ávila y la gobernadora Corpacci a la luz de los negocios que el Gobierno Nacional va tejiendo a espaldas de la voluntad del pueblo. Durante toda la mañana vivimos momentos de tensión frente a semejante movilización de las fuerzas represivas combinado con las provocaciones de la patota empresarial.

Pasado el mediodía vimos cómo, en una secuencia estrictamente digitada, se movilizó a la caballería en frente y a unos metros de nuestro campamento, las patotas se posicionaron casi sobre la ruta, avanzó la infantería casi mezclándose con los grupos de choque, y en cuestión de segundos “custodiaron” el paso de dos grupos de camiones mineros (en total nueve). Como desde nuestra asamblea en lucha de Cerro Negro se previó esta maniobra no respondimos ni reaccionamos a estas provocaciones (elemento que estaban esperando para justificar cualquier represión).

Luego de este desproporcionado despliegue, y al pasar las horas, vimos que el “acampe pro – Bajo La Alumbrera” fue perdiendo fuerza hasta informarnos, por medio de la policía, que se irían por la tarde. Siempre atentos y nunca bajando la guardia, dos horas posteriores a la retirada de la patota fuimos comunicados que la infantería, la caballería, y el grupo Kuntur se retirarían al atardecer. Un poco incrédulos frente a esta nueva situación, constatamos la retirada de estas fuerzas represivas quedando solamente el retén policial con sus cuatro agentes no sin antes mirar a los agentes de infantería y la caballería hacer un “operativo limpieza” levantando toda la suciedad y las bebidas alcohólicas vacías que dejó la patota de La Alumbrera.

En este momento, la Asamblea se encuentra con un estado de guardias activas pero en un momento de relajación necesaria después de horas de mucha tensión. Nos preparamos para lanzar nuestra señal radial con el objetivo de difundir desde el Cerro Negro todas las denuncias de los distintos pueblos afectados por la megamineria. Seguimos con buen ánimo esperando a los compañeros y compañeras que se van sumando a esta convocatoria al reencuentro para continuar organizándonos en la lucha contra el modelo extractivo que hoy saquea todo el territorio nacional y continental.

¡Fuera las megamineras contaminantes de Argentina y América Latina!

¡Basta de represión y judicialización a los que luchan!

¡El Famatina no se toca!

¡Tinogasta Resiste!

¡Latinoamérica de Pie!

Contacto: [email protected]

15 de julio de 2012

Publicado en Red Eco Alternativo

Fuente fotografía


Comenta



Busca en El Ciudadano