FENATS: CUT-MSP acuerdan un miserable reajuste con el Gobierno y a espaldas de las bases del sector

En diciembre del año pasado todas esas instancias habían acordado un reajuste para los funcionarios públicos idéntico al actual, de apenas un 5%

Por Wari

28/11/2012

Publicado en

Actualidad / Comunicados

0 0


En diciembre del año pasado todas esas instancias habían acordado un reajuste para los funcionarios públicos idéntico al actual, de apenas un 5%. Entonces, quedaron descontentas las direcciones y las bases, puesto que, luego de un relativamente largo período de movilizaciones, nunca hubo una real decisión por parte de los parlamentarios de la Concertación-PC por sacar adelante un incremento más decente y porque nada se dijo acerca de los despidos masivos que se estaban produciendo en el sector.

En esta ocasión, el misérrimo acuerdo impuesto por el gobierno patronal estuvo más condicionado que nunca por la pésima forma de llevar a cabo el proceso negociador por parte de las directivas de las 14 organizaciones que integran la Mesa del Sector Público (MSP), las que se inhibieron de convocar a una amplia y real movilización del sector, pactaron acuerdos inconsultamente con sus bases y se bajaron los pantalones en los primeros rounds del irregular pleito (recordemos que rapidito, a titulo de quién sabe qué, habían recortado la pedida inicial del 8,5 al 8%).

Todo se precipitó luego que los ministros de Hacienda (Larraín) y del Trabajo (Matthei) convocaran sorpresivamente, durante la tarde del lunes 26, a los integrantes de la MSP y a la nueva cabeza de la CUT. Con el sebo habitual de uno que otro bono y la posibilidad de sumar un 1% sobre el ratonil 4% ofrecido inicialmente, la dupla gubernamental le movió la culebra un par de horas a los dirigentes y estos se fueron con ganas de sellar pronto el acuerdo, así, sin preguntarles nada a sus representados. En la mañana del martes 27, luego de un breve escarceo, la MSP y la CUT aceptan el 5% unánimemente y eso sería todo el ‘proceso negociador’. Ahora, el dichoso agreement se va al Congreso, donde se espera su rápido despacho.

En la tarde del mismo 27, en medio de la desaprobación general que cunde entre los funcionarios públicos respecto de sus representantes y del mezquino fruto de sus negociaciones, unos 1.500 trabajadores de los hospitales de Coronel, Penco-Lirquén, Las Higueras y Clínico de Concepción, agrupados en la Fenats regional, realizan una marcha por el centro de Concepción (ver foto), a la vez que gran cantidad de ellos realizan manifestaciones en los frontis de sus respectivos establecimientos, todo esto en el marco de la convocatoria a paralización que esta última combativa organización realiza en repudio por el insuficiente reajuste acordado por ‘arriba’ y a espaldas de los trabajadores públicos. Seguramente, no serán estas las únicas acciones que las bases sectoriales lleven a cabo para señalar su disposición de lucha y de rechazo a tan funesta e inconsulta tratativa de sus leales ‘representantes’.

Con el telón de fondo de todo lo señalado antes, resulta realmente oprobioso que la coordinadora de la CUT Bárbara Figueroa afirme que “Este es un muy buen acuerdo”, al tiempo que la cara de raja de la Matthei dice que este “Es un momento maravilloso”. Cómo se revolcarán don Clotario y Lucho Figueroa con los nuevos líderes que se gastan los trabajadores del sector público? Cuánto tiempo debe pasar antes que verdaderos y jugados dirigentes pasen a la cabeza del movimiento sindical y promuevan la lucha más decidida por los derechos y aspiraciones de los trabajadores de Chile? Parece que los compas de la Fenats 8a Región van mostrando el camino.

¡SÓLO LA LUCHA Y LA UNIDAD NOS HARÁN LIBRES!

Colectivo Acción DirectaVIIIα

***

CARTA DE LA FENATS METROPOLITANA

Estimados Compañeros:

Con un dejo de molestia de nuestra parte, la Mesa del Sector Público ha llegado a un acuerdo con el Gobierno respecto de la negociación del sector público.

No tuvieron la voluntad política, por las razones que sea, de las cuales tendrán que dar cuenta a los trabajadores, de llamar a la movilización para defender nuestras demandas, por lo demás justas y necesarias.

Nuestro análisis de esta situación debe ser pensando en el futuro de los trabajadores y no sus orgánicas, que por lo demás, durante todos estos años nos han enseñado como no se debe negociar de espaldas a los trabajadores que dicen representar, construyendo propuestas y acuerdos que no representan el total de nuestras demandas.

Una primera conclusión de esto debiera ser el definir un método único y ciertamente democrático de construir nuestras propuestas, las que debieran arrancar de una discusión en la base, con antelación y ser sancionadas en cada una de las instancias de los trabajadores, desde la base hasta su orgánica nacional, de cada sector componente de la mesa pública.

Dicho proceso debiera culminar con un gran encuentro de dirigentes del sector publico, en donde se sancione la plataforma nacional, y un cronograma de actividades que incluya desde la presentación de nuestras demandas a las autoridades hasta las movilizaciones para empujar nuestra propuesta.

En segundo lugar, debiéramos encontrar un método de representatividad de la mesa, tal que amplíe la participación y poder de decisión de las organizaciones de base de los trabajadores y de sus representaciones territoriales, las regiones y sus federaciones. En este sentido ampliar la participación en la mesa misma de representantes elegidos democráticamente, por asamblea, voto, ponderado o universal. De otro lado, la creación de comisiones de trabajo, como movilización y sus sub-comisiones de agitación, comunicaciones, etc.

La decisión de los 14 de la mesa, de aceptar el ultimo ofrecimiento del Gobierno, como en años anteriores no nos asegura que para la próxima negociación no hagan lo mismo, y por el contrario, profecía cumplida, toda vez que estén, lo harán. Si no avanzamos desde hoy en la construcción de un espacio diferente hasta el hoy conocido cada año tendremos que «arreglar al difunto para un buen entierro».

De lo acordado, mas allá de los guarismos; el 5 %, los aguinaldos de fiestas patrias y fin de año, el bono de vacaciones, etc., lo central, para desarrollar e impulsar con fuerza, debemos buscarlo en las cuestione estructurales.

Las mesas resueltas, principalmente la segunda, deben acortar los plazos y sancionar desde ya el tema de la estabilidad laboral. Su funcionamiento debiera estar sujeto a cualquier medida de despidos injustificados o prácticas antisindicales, en cualquiera de sus expresiones, por parte de la autoridad del gobierno o de los servicios respectivos.

La Mesa y la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, debieran diseñar hoy, una respuesta concreta frente a cualquier intento de flexibilizar los acuerdos y del no respeto a la actividad sindical o despidos injustificados.

Una palabras para la central. La seguridad y el prestigio de la Central Unitaria de Trabajadores está dada por su consecuencia de clase. La unidad de los trabajadores no es una cuestión de sumas y restas. La unidad es ante nada y por sobre todo, unidad política e ideológica, que se debe inspirar en los objetivos estratégicos de la clase trabajadora. La unidad por la unidad, es el lastre que no nos deja avanzar y tenemos, si queremos volar, desprendernos de él.

Desde esta federación, entregamos un caluroso saludo a nuestros compañeros de la salud, que siempre estuvieron y estarán dispuestos a movilizarse por sus reivindicaciones, económicas, sociales y políticas con la máxima: «Nada, nunca se nos ha regalado, todo lo hemos conseguido en la lucha.»

La unidad es posible y necesaria

Federación Metropolitana de Funcionarios de la Salud

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬