Denuncian hostigamientos a dirigentas ambientales de comunidad rural en Los Ángeles  

Denuncian persecución legal, hostigamientos en sus viviendas y seguimientos que estarían relacionados a un conflicto socioambiental por aerogeneradores

Denuncian hostigamientos a dirigentas ambientales de comunidad rural en Los Ángeles  

Autor: Seguel Alfredo

Dirigentes de las comunidades rurales que luchan contra la instalación de parques eólicos en el sector poniente de la comuna de Los Ángeles, denuncian persecución legal, hostigamientos en sus viviendas y seguimientos en camionetas por parte de desconocidos.

También ver / Reportaje: Hidrógeno verde, mucho marketing y poco verde

Los hechos han ocurrido en medio de un conflicto socioambiental que mantiene movilizados a sectores como el Ciruelo Sur y Las Trancas desde 2018 a la fecha.

La información fue dada a conocer a través del periódico RESUMEN desde la Región del Biobío.

Dirigenta socioambiental denuncia hostigamientos

 Por Branco Moreno Caro / RESUMEN

La transnacional de capitales estadounidenses AES Andes, filial de AES Corporation, se mantiene en un conflicto socioambiental en contra de comunidades rurales de Los Ángeles a través de sus proyectos eólicos. Este conflicto data desde 2018, cuando el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) del Biobío, no presentó nuevas indicaciones luego de que el proyecto original fuera modificado, afectando a las comunidades colindantes.

Desde mediados de junio de 2020, las y los vecinos de los megaproyectos eólicos se despertaban con los ruidos de camiones, maquinaria pesada y movimientos de tierra. Esto provocó que las juntas vecinales aledañas se organizaran para frenar los avances de las construcciones y la materialización del futuro parque eólico. Las organizaciones mantienen en estos momentos parados dos proyectos de la multinacional, Don Álvaro y La Rinconada, que no contarían con una Resolución de Calificación Ambiental (RCA) favorable, según expresan desde el Ciruelo Sur, «debido a la gran cantidad y exhaustivas observaciones ciudadanas que se realizaron a esos proyectos».

También se mantienen procesos abiertos contra el proyecto Mesamavida, que cuenta con más de 50 denuncias, las primeras por el proceso de construcción, ruido, vibración y cortes de camino y luego por el 

En abril de 2022, la Superintendencia del Medio Ambiente formuló cargos en contra la empresa por las primeras denuncias realizadas durante el proceso de construcción. Como respuesta, en octubre del mismo año, AES Andes presentó un plan de cumplimiento en el que se comprometían a poner luminarias y monitores de ruidos a lo largo del camino que desemboca en el parque eólico, pero desde las organizaciones, mencionan que requerían aislamiento en las ventanas y mejoramiento de los caminos, demanda que, según acusan, no se cumplió finalmente.

Otra de las denuncias más importantes hace referencia a las inundaciones causadas por la construcción de un tranque por parte de la empresa. Desde las agrupaciones expresan que, entre los hechos más graves, está la pérdida de cosechas de maíz de varias familias. Junto con los daños a las viviendas, también se inundaron canales de regadíos, caminos rurales y la ruta Q-530, su camino de servidumbre, dejando anegadas a parte de las comunidades.

AES Andes, un vecino no grato

Es bajo el contexto antes descrito, que desde las organizaciones que se agrupan en contra de los proyectos de AES Andes, denuncian hostigamientos por parte de la empresa, a través de acciones legales, específicamente en el sector de las Trancas y el Ciruelo Sur, en donde se está terminando de instalar el proyecto Campo Lindo.

Primero, la empresa interpuso un recurso de protección en contra de Vilma Mellado, dirigenta del Ciruelo Sur y varios otros vecinos y vecinas del sector, afectados por las inundaciones producto de los trabajos de la empresa. Este documento está fechado el 24 de junio de 2022.

Luego, se interpuso una denuncia en contra del dirigente del sector Las Trancas, José Fuentes, el 29 de julio de 2022, por «amenazas de movilización o corte de ruta» hacia funcionarios de la empresa.

Los procesos en contra los dirigentes se cerraron por no encontrar argumentos legales a favor de perseverar, pero los hostigamientos no cesaron, afirman desde las comunidades afectadas.

En conversación con RESUMEN, Vilma Mellado, presidenta vecinal del sector El Ciruelo Sur, denuncia que los hostigamientos a la gente que está en contra del proyecto son rutinarios. Devela que esta situación ocurre en su territorio, pero también en el sector de Las Trancas, donde, según sus palabras, «son peores, porque los dirigentes tienen un itinerario fijo, a ellos los siguen camionetas desde que salen de sus casas hasta que regresan».

La situación más crítica la vivió cuando una carta fue dejada debajo de la puerta de su casa. La misiva contenía el siguiente mensaje: «Consejo, realidad o ficción: Un poco de historia, el pueblo olvida a mujeres sin el respaldo».

Respecto a la carta, Mellado relata que «en ese momento estaba redactando un extenso correo refutando declaraciones de Rodrigo Díaz (gobernador del Biobío). En la mañana la vi, la habían dejado abajo de mi puerta, inmediatamente entre en shock, no hable con nadie por teléfono, no me atreví, después me demoré como una semana en hacer la denuncia, fue muy fuerte».

Aunque la denuncia ya está en Fiscalía, la dirigenta relata que el proceso no ha avanzado, por lo que no se ha podido esclarecer quienes serían los responsables del hostigamiento en su casa. «No se hizo ninguna investigación, a pesar de las audiencias que solicité y de los antecedentes que entregué, PDI nunca vino a mi casa», comenta Mellado.

Además, precisa que es imposible que las autoridades desconozcan estos hechos, porque cada denuncia que las comunidades realizan, tanto de los atropellos de la empresa a la norma medioambiental, como el impacto a las personas que viven en los alrededores del megaproyecto, así como también los últimos casos de hostigamiento, ha sido informado.

Pese a las irregularidades en el proceder de la empresa y las acusaciones de hostigamiento que realizan desde el Ciruelo Sur, Vilma Mellado precisa que las organizaciones han conseguido torcerle la mano a la transnacional en puntos relevantes. Por ejemplo, «logramos retirar 5 aerogeneradores con resolución medioambiental, del proyecto Mesamavida y Campo Linda, estos aerogeneradores estaban instalados a menos de 200 metros de nuestras casas. También, al día de hoy, se mantienen parados 2 de los proyectos de esta empresa; Don Álvaro y la Rinconada, ellos no cuentan con un plan ambiental aprobado».

Desde las mencionadas localidades rurales expresan que se mantendrán firmes en la disputa contra AES Andes, poniendo hincapié en las múltiples afectaciones causadas por la empresa, tanto durante la instalación de sus proyectos como con su puesta en marcha. Respecto a los hostigamientos, hacen un llamado a las autoridades, para que intervengan en este tipo de conflictos, que en Los Ángeles ya está incluyendo mensajes en las casas de dirigentes socioambientales.

Seguir leyendo más…

Los aportes fiscales para el negocio transnacional de “Hidrógeno Verde” en Chile

Reportaje: Hidrógeno verde, mucho marketing y poco verde

La otra cara de la política “Hidrógeno Verde”: Los monocultivos de aerogeneradores y sus estragos en el Biobío

Organizaciones denuncian a diputado Urruticoechea por criminalizar a opositores a proyectos de transnacional AES Corporation


Comenta



Busca en El Ciudadano