El «dragón volador», el pterosaurio que habitó hace 160 millones de años en el desierto de Atacama

(+ video) Los hallazgos fueron publicados en la revista Acta Palaeontologica Polonica y, según el artículo, el animal pudo haber medido hasta 2 metros

Ilustración portada de pterosaurio: Mauricio Álvarez (portal Uchile)

Hallazgo que se realizó en el Desierto de Atacama: El enigmático «dragón volador» del Jurásico

Una cola alargada terminada en una punta con forma de rombo y dientes puntiagudos dirigidos hacia el frente son algunas de las peculiares características de los ranforrincos, un tipo de pterosaurio encontrado cerca de la ciudad de Calama y que habitó el megacontinente Gondwana hace unos 160 millones de años.

La información de este importante hallazgo fue destacada el 2021 por la Universidad de Chile, que fue parte de la investigación a través de Jhonatan Alarcón, investigador de la Red Paleontológica de dicha casa de estudios y que lideró la investigación que demostró la distribución global de estos reptiles alados, un trabajo que fue publicado por la revista Acta Palaeontologica Polonica. Hoy, la noticia sigue circulando en diversas esferas.

El año 2009 un golpe de martillo a un bloque de roca con forma esférica por parte del director del Museo de Historia Natural y Cultural del Desierto de Atacama, Osvaldo Rojas, dio a la luz, después de 160 millones de años, unos restos fósiles muy bien conservados de una especie desconocida. El hallazgo fue realizado durante una expedición a la localidad de Cerritos Bayos, ubicada a 30 kilómetros al suroeste de Calama, en pleno Desierto de Atacama, donde se han hecho otros extraordinarios hallazgos paleontológicos, principalmente de la fauna marina que habitó el lugar a fines del período Jurásico, momento en que Sudamérica formaba parte del megacontinente Gondwana.

Sin embargo, la reciente investigación permitió determinar que el espécimen descubierto no se trataba esta vez de un prehistórico animal marino, sino de un extraordinario reptil volador del período Jurásico, más precisamente un pterosaurio de la subfamilia Ramphorhynchinae. Jhonatan Alarcón, de la Red Paleontológica de la Universidad de Chile, señaló que son correspondientes a “un húmero izquierdo, una posible vértebra dorsal y dos fragmentos de una falange del ala, todos conservados en tres dimensiones y probablemente pertenecientes a un solo individuo», trabajo desarrollado junto a los investigadores de la Red Paleontológica de la Universidad de Chile Rodrigo OteroSergio Soto-Acuña y Alexander Vargas, y a los investigadores Jennyfer Rojas y Osvaldo Rojas, del Museo de Historia Natural y Cultural del Desierto de Atacama, según destacó el portal de la UChile.

De acuerdo al paleontólogo, las piezas preservadas de este ejemplar –publicado en la revista Acta Palaeontologica Polonica– son suficientes para determinar que se trata de un pterosaurio de gran envergadura para esa época, probablemente muy parecido a los miembros de un grupo conocido esencialmente en el Hemisferio Norte llamado Rhamphorhynchinae, del que forman parte géneros como Rhamphorhynchus de Europa o Nesodactylus de Cuba. «Estos pterosaurios tenían envergaduras de alas, de punta a punta, de hasta 1.80 o 2 metros. Nuestro espécimen es bastante grande, comparable a Rhamphorhynchus, que es el miembro más grande de esta familia, o quizás más grande«.

Estos enigmáticos dragones alados, explica Jhonatan Alarcón, se caracterizaban por “tener una cola muy alargada y con una peculiar terminación en forma de rombo. Poseían además cabezas bajas, hocicos largos y dientes puntiagudos dirigidos hacia el frente. En base al tamaño, sobre todo del húmero, que se ve muy desarrollado, y también en base a comparaciones con otros ejemplares, podemos decir que corresponde a un adulto o a un estado muy cercano a la etapa adulta». Agrega, además, que han podido “rescatar otros huesos en el área del hallazgo, materiales que aún deben ser estudiados para resolver si este espécimen corresponde o no a una nueva especie, lo que es lo más probable”.

La identificación de este pterosaurio, el primer animal encontrado en este ecosistema costero que no era estrictamente acuático, agrega además antecedentes sobre el fuerte vínculo entre la fauna de Gondwana -conformada por territorios como Sudamérica, Antártica, África, Madagascar, India y Australia- y Laurasia -integrada principalmente por Norte América, Asia y Europa. “Este hallazgo suma evidencia a la conexión que se dio entre los hemisferios Norte y Sur, particularmente a través de un paso caribeño que existió en el Jurásico, como ya se ha avalado con reptiles marinos como el género Muraenosaurus, encontrado en Reino Unido, Francia y Argentina, y Vinialesaurus, hallado en depósitos marinos de Cuba”.

Sobre la presencia de la subfamilia Rhamphorhynchinae en Gondwana, Alarcón plantea que la capacidad voladora de este animal ciertamente facilitó su movilidad. ”Hay pterosaurios de este grupo también en Cuba, los cuales aparentemente eran animales costeros, así que lo más probable es que hayan migrado entre el norte y el sur o tal vez vinieron una vez y se quedaron, no lo sabemos, pero lo más probable es que estos pterosaurios se desplazaran cerca de la costa, ya que su dieta estaba constituida principalmente por animales marinos.

DRAGONES EN CHILE!!! (El viejo de historia)

Seguir leyendo más…

Académico explica valioso hallazgo arqueológico de 10 vasijas del siglo XVII intactas en el desierto de Atacama

Encuentran en Chile restos arqueológicos de un pescador indígena que murió ahogado hace 5 mil años

Hallazgo arqueológico pre hispánico en Atacama correspondería a cultura ancestral Molle o Ánimas

Los hallazgos arqueológicos mapuche en dos plazas céntricas de Valdivia

Profanación y sacrilegio de espacios sagrados en Temuco: Los hallazgos arqueológicos que poco o nada se sabe

Importantes hallazgos arqueológicos de asentamientos humanos precolombinos se habrían encontrado en Huechuraba

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬