El eje de las asimetrías enfrenta el “orden basado en reglas”

La Tercera Guerra Mundial ya está aquí, se desarrolla de manera asimétrica en los campos de batalla militares, financieros e institucionales, y la lucha es existencial. La hegemonía occidental, en verdad, está en guerra contra el derecho internacional, y sólo una «acción militar cinética» puede ponerla bajo control.

El eje de las asimetrías enfrenta el “orden basado en reglas”

Autor: Wari

Por Pepe Escobar

El Eje de Asimetría está en pleno apogeo. Este eje está compuesto por actores estatales y no estatales que emplean movimientos asimétricos en el tablero de ajedrez global para dejar de lado el orden occidental basado en reglas liderado por Estados Unidos. Y su vanguardia es el movimiento de resistencia yemení Ansarallah

Ansarallah es absolutamente implacable. Han derribado un dron MQ-9 Reaper de 30 millones de dólares con sólo un misil autóctono de 10.000 dólares.

Son los primeros en el Sur Global en utilizar misiles balísticos antibuque contra barcos comerciales y de la Armada de los EE.UU. que se dirigen a Israel

A todos los efectos prácticos, Ansarallah está en guerra nada menos que con la Marina de los EE.UU.

Ansarallah ha capturado uno de los vehículos submarinos autónomos (AUV) ultrasofisticados de la Marina estadounidense, el Remus 600 de 1,3 millones de dólares, un dron submarino con forma de torpedo capaz de transportar una enorme carga útil de sensores. 

Próxima parada: ¿ingeniería inversa en Irán? El Sur Global espera ansiosamente y ya parece estar dispuesto a utilizar otras monedas en su comercio internacional, que no sean el dólar estadounidense. 

Todo lo anterior –una remezcla marítima del siglo XXI de la trayectoria de Ho Chi Minh durante la guerra de Vietnam– deja claro que el Hegemón tal vez ni siquiera califique como un tigre de papel, sino más bien como una sanguijuela de papel.

Lula lo cuenta como lo ve el Sur Global 

En el panorama general –vinculado al implacable genocidio perpetrado por Israel en Gaza– aparece un verdadero líder del Sur Global, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva

Lula habló en nombre de Brasil, América Latina, África, los 10 BRICS y la abrumadora mayoría del Sur Global cuando fue al grano y definió la tragedia de Gaza como lo que es: un genocidio. No es de extrañar que los tentáculos sionistas en todo el Norte Global –y también en sus vasallos en el Sur Global– se volvieran locos. 

Los genocidas de Tel Aviv declararon a Lula persona non grata en Israel. Sin embargo, Lula no asesinó a más de 29.000 palestinos, la abrumadora mayoría de los cuales eran mujeres y niños.

La historia será implacable: son los genocidas los que eventualmente serán juzgados como personas non grata para toda la humanidad.

Lo que dijo Lula representó a los BRICS 10 en acción: esto obviamente ya fue consensuado antes con Moscú, Beijing, Teherán y, por supuesto, la Unión Africana. Lula habló en Addis Abeba, Etiopía, que es ahora miembro de los 10 BRICS.

A continuación el presidente brasileño fue extremadamente inteligente al exponer los datos verificados sobre Gaza para que estuviera sobre la mesa durante la reunión de Ministros de Relaciones Exteriores del G20 en Río. Mucho más allá de los BRICS 10, lo que está sucediendo en Gaza es un consenso entre los socios no occidentales del G20 –que en realidad son una mayoría. Sin embargo, nadie debería esperar una actitud consecuente dentro de un G20 dividido. El meollo de la cuestión sigue estando en los hechos sobre el terreno. 

La lucha de Yemen por “nuestro pueblo” en Gaza es una cuestión de solidaridad humanista, moral y religiosa : estos son principios fundamentales de las emergentes potencias “civilizatorias” orientales, tanto a nivel interno como en los asuntos internacionales. Esta convergencia de principios ha creado ahora un vínculo directo  –extrapolando a las esferas moral y espiritual– entre el Eje de la Resistencia en Asia Occidental y el Eje de Resistencia Eslavo en Donbass

Se debe prestar extrema atención a los plazos. Las fuerzas de la República Popular de Donetsk (RPD) y Rusia han pasado dos años de dura lucha en Novorossiya sólo para llegar a la etapa en la que queda claro –basado en el campo de batalla y en los hechos acumulativos sobre el terreno– que “negociaciones” significan sólo los términos de la rendición de Kiev.

En cambio, la labor del Eje de Resistencia en Asia Occidental ni siquiera ha comenzado. Es justo argumentar que su fuerza y su plena participación soberana aún no se han desplegado (pensemos en Hezbollah e Irán). 

El secretario general de Hezbollah, Hassan Nasrallah, con su proverbial sutileza, ha insinuado que, de hecho, no hay nada que negociar sobre Palestina. Y si hubiera un retorno a alguna frontera, ésta sería la de 1948. El Eje de Resistencia entiende que todo el Proyecto Sionista es ilegal e inmoral. Pero la pregunta sigue siendo ¿cómo tirarlo, en la práctica, al basurero de la Historia?

Los posibles escenarios futuros –confesadamente optimistas– incluirían que Hezbollah tomara posesión de Galilea como un paso hacia la eventual retoma de los Altos del Golán ocupados por Israel. Sin embargo, el hecho es que ni siquiera una Palestina unida tiene la capacidad militar para reconquistar las tierras palestinas robadas. 

Entonces, las preguntas planteadas por la abrumadora mayoría del Sur Global que apoya a Lula pueden ser: ¿Quién más, aparte de Ansarallah, Hezbollah y Hashd al-Shaabi, se unirá al Eje de Asimetría en la lucha por Palestina? ¿Quién estaría dispuesto a venir a Tierra Santa y morir? (Después de todo, en Donbass, sólo los rusos y los rusófonos mueren por tierras históricamente rusas)

Y eso nos lleva al camino hacia el final: sólo una Operación Militar Especial (SMO) en Asia Occidental, hasta el amargo final, resolverá la tragedia palestina. Una traducción de lo que sucede en todo el Eje de Resistencia Eslavo: “Aquellos que se nieguen a negociar con Lavrov, traten con Shoigu”.

El menú, la mesa y los invitados

Ese neoconservador de armario, el secretario de Estado Tony Blinken, dejó salir el gato de la bolsa cuando en realidad definió su tan preciado “orden internacional basado en reglas”: “Si no estás en la mesa, están en el menú”.

Siguiendo su propia lógica hegemónica, está claro que Rusia y Estados Unidos/OTAN están sobre la mesa, mientras que Ucrania está en el menú. ¿Qué pasa con el Mar Rojo? Los hutíes que defienden Palestina contra Estados Unidos, el Reino Unido e Israel están claramente sobre la mesa, mientras que los vasallos occidentales que apoyan a Israel de manera marítima están claramente en el menú. 

Y ese es el problema: la hegemonía –o, en la terminología académica china, “los cruzados”– ha perdido el poder de poner las tarjetas de presentación sobre la mesa. La razón principal de este colapso de la autoridad es la acumulación de reuniones internacionales patrocinadas por la asociación estratégica Rusia-China durante los últimos dos años desde el inicio de la SMO. Se trata de planificación secuencial, con objetivos a largo plazo claramente delineados.

Sólo los estados civilizacionales pueden hacer eso, no los casinos neoliberales plutocráticos.   

Negociar con el Hegemón es imposible porque el propio Hegemón impide las negociaciones (ver el bloqueo en serie de resoluciones de alto el fuego en la ONU). Además, la hegemonía sobresale en instrumentalizar a sus élites clientes en todo el Sur Global mediante amenazas o kompromat: véase la reacción histérica de los principales medios de comunicación brasileños ante el veredicto de Lula sobre Gaza. 

Lo que Rusia está mostrando al Sur Global, dos años después del inicio de la SMO, es que el único camino para dar una lección a la hegemonía tiene que ser cinético o “técnico-militar”.

El problema es que ningún Estado-nación puede compararse con la superpotencia nuclear/hipersónica/militar rusa, en la que el 7,5 % del presupuesto del gobierno se dedica a la producción militar. Rusia está y seguirá estando en pie de guerra permanente hasta que las elites de Hegemón entren en razón, y es posible que eso nunca suceda.

Mientras tanto, el Eje de Resistencia de Asia Occidental observa y aprende, día tras día. Siempre es crucial tener en cuenta que para todos los movimientos de resistencia en todo el Sur Global –y eso también incluye, por ejemplo, a los africanos occidentales contra el neocolonialismo francés– las líneas de falla geopolíticas no podrían ser más marcadas.

Es una cuestión de Occidente colectivo versus Islam; el Occidente colectivo versus Rusia; y más temprano que tarde, una parte sustancial de Occidente, incluso a regañadientes, contra China.

El hecho es que ya estamos inmersos en una Guerra Mundial que es a la vez existencial y civilizacional. Mientras nos encontramos en la encrucijada, hay una bifurcación: o una escalada hacia una “acción militar cinética” abierta, o una multiplicación de las guerras híbridas en varias latitudes. 

Por lo tanto, le corresponde al Eje de Asimetría, tranquilo y sereno, forjar corredores, pasajes y senderos subterráneos capaces de socavar y subvertir el orden internacional unipolar, basado en reglas, liderado por Estados Unidos. 

Por Pepe Escobar

Columna publicada originalmente el 23 de febrero de 2024 en Públicogt.

Sigue leyendo:

Las rutas del Año del Dragón


Comenta



Busca en El Ciudadano