España sale de la recesión con un rebote histórico del 16,7% tras el covid

El INE constata con sus últimos datos que el fin del confinamiento domiciliario que se prolongó hasta junio y las medidas impulsadas por el Gobierno español para preservar el empleo y evitar el cierre de negocios llevaron a un crecimiento económico récord

La economía española salió de la recesión en el tercer trimestre de 2020 con un rebote sin precedentes en su serie histórica del 16,7 por ciento del producto interior bruto (PIB), coincidiendo con el fin del confinamiento de la primera ola del covid-19.

“El PIB español registra una variación del 16,7 por ciento en el tercer trimestre de 2020 respecto al trimestre anterior en términos de volumen. En el segundo trimestre la tasa fue del -17,8%”, informó el Instituto Nacional de Estadística de España en su informe trimestral correspondiente al período entre julio y septiembre.

El INE constata con sus últimos datos que el fin del confinamiento domiciliario que se prolongó hasta junio y las medidas impulsadas por el Gobierno español para preservar el empleo y evitar el cierre de negocios llevaron a un crecimiento económico récord.

Hasta la fecha, el repunte trimestral más elevado se había producido en el año 1972, cuando el PIB experimentó un avance del 2,2 por ciento.

Con este fuerte impulso tras el primer estado de alarma por la crisis del coronavirus, España abandona la recesión técnica en la que entró en el anterior trimestre, tras dos caídas consecutivas del 17,8 por ciento entre abril y junio, y del 5,2 por ciento entre enero y marzo.

Se trata de un respiro para la economía nacional que coincide con las graves pérdidas de ingresos que el sector turístico experimentó en verano ante la falta de turistas extranjeros.

En concreto, la tasa de crecimiento intertrimestral fue 34,5 puntos superior a la estimada para el segundo trimestre y superó las previsiones del Gobierno español.

En términos interanuales, el PIB del tercer trimestre de 2020 se contrajo un 8,7 por ciento en comparación con el descenso del 21,5 en el periodo precedentes.

Los datos trimestrales indican que el consumo de los hogares españoles fue el principal impulso económico entre julio y septiembre, con una subida histórica de 20,7 por ciento, que contrasta con el desplome del confinamiento (-20,4 por ciento).

Pese a esta tregua en los datos económicos, las previsiones del Gobierno español apuntan a que la pandemia frustrará esta fuerte reactivación en el cuatro trimestre del año, cuando se prevé que el efecto de los rebrotes de covid-19 y las nuevas restricciones para contener al virus frenen gran parte del crecimiento.

España se sitúa desde el 25 de octubre bajo un nuevo estado de alarma acompañado de una nueva paralización de parte la actividad económica nacional, lo que empeora las perspectivas para el último trimestre de 2020.

Además, la tasa de desempleo sigue escalando y llegó al 16,2 por ciento en el tercer trimestre de 2020, con más de 3,72 millones de personas sin trabajo.

El Gobierno calcula que el retroceso del PIB a finales de 2020 ascenderá al 11,2 por ciento, una previsión que el Banco de España eleva al 12,6 por ciento.

Más pesimistas son los pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI), que otorga a España la peor recesión entre las economías más desarrolladas con un derrumbe del 12,8 por ciento, acompañado de un crecimiento de un 7,2 por ciento en 2021.

Fuente: Sputnik

Continúa leyendo…

Compártelo

Comentarios