Busca en El Ciudadano

Larraín presentó a un Pinochet «vampiro» en el Festival de Venecia: «Nunca enfrentó a la Justicia, la impunidad tiene fracturado Chile»

El cineasta Pablo Larraín destacó que con “El Conde” busca poner en relieve la impunidad con que operó Pinochet hasta sus últimos días de vida.

Larraín presentó a un Pinochet «vampiro» en el Festival de Venecia: «Nunca enfrentó a la Justicia, la impunidad tiene fracturado Chile»

Autor: Leonardo Buitrago
31/08/2023

Consiguiendo una larga ovación, el cineasta chileno Pablo Larraín estrenó este jueves en el Festival de Venecia su película “El Conde”, una sátira en la que retrata al dictador Augusto Pinochet como un vampiro para denunciar la falta de justicia tras la dictadura.

«Hubo todo un proceso para encontrar la mejor manera de abordar [a Pinochet]. Nunca antes se ha hecho un retrato de él, ni en el cine ni en la televisión», declaró a la prensa, el director reconocido por los biopics de Jackie Kennedy («Jackie») y de la princesa Diana («Spencer»).

«La combinación de comedia y sátira […] era probablemente el único camino. Si evitas la sátira, puedes caer rápidamente en una suerte de empatía que no es aceptable», agregó.

La película fue escrita por Larraín junto a Guillermo Calderón y producida por Fábula. En el campo de la actuación, Jaime Vadell («Tres tristes tigres», «No») y Gloria Münchmeyer («La luna en el espejo», «42 días en la oscuridad»), fueron los encargados de vida al matrimonio central de esta comedia negra con elementos históricos que también cuenta con la participación del habitual del reconocido director, Alfredo Castro («Tony Manero», «Tengo Miedo Torero») y Paula Luchsinger («Ema», «La Jauría»).

Dentro de la trama de la cinta, Pinochet no ha muerto y es un vampiro que, luego de 250 años en el mundo, ha decidido morir para siempre, debido a los “achaques provocados por su desprestigio y los conflictos familiares.

En la rueda de prensa explicó la razón por la que decidió presentar al dictador como un vampiro en la cinta.

“Pinochet nunca enfrentó a la justicia y esa impunidad lo hizo eterno, lo convirtió en vampiro”, alegó el realizador compite de nuevo por el León de Oro en el festival de cine italiano.

La película se estrena en el marco de la conmemoración d el cincuenta aniversario del Golpe de Estado contra Salvador Allende en 1973, que llevó a Pinochet al poder.

Larraín: «La impunidad yo creo que es lo que tiene fracturado Chile”

Larraín destacó que con “El Conde” busca poner en relieve la impunidad con que operó Pinochet hasta sus últimos días de vida.

El director, fue consultado sobre la reciente condena de siete exmilitares por el asesinato del cantautor Víctor Jara, de los cuales uno de ellos, Hernán Chacón, se suicidó antes de ser arrestado.

“Lamentablemente ese caso es conocido y llega bastante tarde, pero también sabemos que cantidad de personas que cometieron algunos de esos crímenes están libres y esa cantidad de personas es mucho más alta que quienes han afrontado procesos judiciales”, dijo Larraín.

Y agregó: “No sabemos dónde están muchos de esos cuerpos, no sabemos quiénes hicieron esos crímenes, no sabemos quiénes produjeron las torturas. Hay algunas personas que están presas. Esa impunidad yo creo que es lo que tiene fracturado Chile”.

El cineasta defendió ante la prensa “el deber” de “retratar al mal”.

“Hay ciertas personas que creen que Pinochet no debe ser filmado, que creen que su figura no debe ser filmada o nunca o que todavía es muy reciente. Yo creo que el mal si puede y debe ser filmado, debe ser retratado”, argumentó.

Larraín también hizo una comparación entre Pinochet y el dictador español Francisco Franco: “Compactan el placer por la maldad y la poca inteligencia. Fueron un poco los bufones de otros grupos de poder que quisieron ponerlos ahí o apoyarlos en ese ejercicio”.

Para ilustrar esta situación, incluyó el personaje de Carmencita (Paula Luchsinger), una monja que llega a la guarida de “El Conde” para exorcizarlo y que termina tentada por el mal.

“Desafortunadamente hoy en día hay un resurgimiento de la figura de Pinochet, de la extrema derecha en Chile (…). Esta película nos advierte del peligro que podemos correr si empezamos a cuestionar la democracia y los derechos humanos. Espero que la película ayude a la conversación”, afirmó la actriz.

Comedia negra retrata a Pinochet como un vampiro despiadado

La prensa presente en Venecia describe a la película de Larraín como “una comedia negra que retrata al dictador Pinochet (Jaime Vadell) como un vampiro despiadado y centenario que, tras fingir su propia muerte, vive escondido en un frío páramo de su país”.

“En su vida no escatimó en crímenes y avaricias, alimentado por su insaciable apetito por el mal, pero en los últimos tiempos un nuevo deseo ronda por su cabeza: abandonar el don de la eternidad dejando de beber sangre y corazones exprimidos, claudicar y morir”, detalla un reporte de la Agencia Efe, presente en la versión 80 del festival.

“Esa rendición es vista como una oportunidad por su pérfida esposa, Lucía Hiriart (Gloria Münchmeyer), que sueña con la vida eterna, pero con otros propósitos, así como por sus hijos, que acuden a su casa en busca de la inmensa fortuna que el dictador amasó”, señalan.

En el festival de Venecia, donde compite por «El León de Oro», el filme de Larraín tuvo gran aceptación. Cinco minutos duraron los aplausos una vez que concluyó la proyección de la cinta.

La película se estrenará en las salas de cine de Chile el próximo jueves 7 de septiembre, 4 días antes días de la conmemoración de los 50 años del golpe de Estado. En Netflix, debutará el 15 de septiembre.

Sigue leyendo:


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Relacionados