Una nueva operación militar conjunta entre fuerzas armadas de Chile, EEUU y España desde regiones de Antofagasta a Magallanes

Un contingente de 1700 efectivos militares participó en una nueva edición de la “Operación Estrella Austral”, ejercicio militar realizado anualmente desde el año 2007 con las fuerzas armadas de Estados Unidos en territorio chileno

Una nueva operación militar conjunta entre fuerzas armadas de Chile, EEUU y España desde regiones de Antofagasta a Magallanes

Autor: Amauta

Un contingente de 1700 efectivos militares participó en una nueva edición de la “Operación Estrella Austral”, ejercicio militar realizado anualmente desde el año 2007 con las fuerzas armadas de Estados Unidos en territorio chileno. En esta ocasión, además de fuerzas del “Comando Sur” (Southcom) estadounidense, participaron por segunda vez un grupo de comandos especiales de España del Mando Conjunto de Operaciones Especiales (MCOE), y por la cantidad de efectivos y amplitud de las regiones abarcadas en el operativo, fue calificada como “inédita” por parte de las ramas armadas chilenas.

El conjunto de operativos bajo la operación «Estrella Austral» abarca a las tres ramas de las Fuerzas Armadas de Chile, y se desarrolla entre los días 24 de julio y 11 de agosto entre las regiones de Antofagasta y Magallanes, y es parte de la intensa acción conjunta de los cuerpos armados chilenos con los estadounidenses.

La operación tuvo una amplia difusión en las redes sociales y páginas web de las ramas armadas chilenas, y una significativa cobertura en los medios especializados en asuntos militares.

Además de las operaciones “Estrella Austral”, se realiza en el país la “Fused Response” (“Respuesta Fusionada”) que en su versión 2023 se realizó entre los días 17 y el 26 de abril con la supervisión directa del mando del “Comando Sur” estadounidense, Laura Richardson.

Laura Richardson en Chile, en el marco del operativo «Fused Response» («Respuesta Fusionada») en abril de este año.

La Generala del Comando Sur estadounidense, Laura Richardson, visitó el país y además de reunirse con el alto mando militar chileno, entre sus actividades públicas tuvo un encuentro con la Ministra de Defensa del Gobierno de Gabriel Boric, Maya Fernández Allende. 

Mandos militares chilenos posan junto a Laura Richardson en el marco de la operación «Fused Response» («Respuesta Fusionada») en abril de este año.

Richardson tiene a su mando las fuerzas armadas de EEUU en América Latina y el Caribe, con excepción de México y algunas islas caribeñas, ubicadas bajo el mando del “Comando Norte”, y ha estado de manera frecuente emitiendo declaraciones acerca de los bienes comunes naturales de la región y la necesidad de parte del Estado estadounidense de defender la supremacía de sus intereses. Es decir, una política que expresamente afirma el control geopolítico de EEUU sobre América Latina y el Caribe, con miras a asegurar el control sobre el territorio latinoamericano y caribeño y los enormes bienes y riquezas presentes en ellos. Una nueva actualización de la vieja “Doctrina Monroe” creada hace 2 siglos.

De este modo, bajo la declaración de estas operaciones como parte de una “cooperación militar” que contribuye a la formación de las partes participantes, se despliega una política de estrecho seguimiento e influencia.

La doctrina de la “Seguridad Nacional” en pleno siglo XXI

Las actividades de esta “cooperación militar” son varias y abarcan distintas dimensiones, entre ellas, el envío de militares latinoamericanos al Fort Benning, base militar sucesora de la tristemente conocida “Escuela de Las Américas” en Panamá, en las que se formó buena parte de los militares que condujeron y ejecutaron el siniestro Plan Cóndor y la intensa intervención política y militar estadounidense en las décadas de regímenes civiles y militares de carácter dictatorial y marcado autoritarismo, entre los 1960s y 1980s. Como es conocido, el escenario chileno fue una de las principales preocupaciones del “Departamento de Estado” y la CIA (Agencia Central de Inteligencia) estadounidenses, por la amenaza que representó el gobierno de la Unidad Popular y Salvador Allende, a su hegemonía política, ideológica y militar sobre el hemisferio occidental. 

Según informaciones aportadas por las mismas instituciones involucradas, Chile se encuentra de manera constante entre los países que más efectivos envía al Fort Benning, sólo superado por Colombia (Ver «Chile, segundo país latinoamericano que más militares envía a la Escuela de las Américas»). 


Notas relacionadas:


Comenta



Busca en El Ciudadano