Unión Europea no reconoce a Alexander Lukashenko como presidente de Bielorrusia

El mandatario bielorruso, en el poder desde el año 1994, afirmó que la situación en Bielorrusia se debe a una "injerencia externa"
Publicado en

Actualidad

0 0


La Unión Europea (UE) anunció que no reconoce a Alexander Lukashenko como presidente legítimo del país, al destacar que considera que las elecciones celebradas en Bielorrusia el pasado 9 de agosto fueron fraudulentas.

El encargado de dar la información fue  el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell.

«Consideramos fraudulentas las elecciones del 9 de agosto, así que Lukashenko no es presidente legítimo (…) de Bielorrusia», dijo en una sesión plenaria del Parlamento Europeo. 

Ante la relación de la UE con Bielorrusia Borrell señaló que el bloque «congelará el contacto con algunos sectores».

El alto representante de la UE no descartó que «si la situación se agrava aún más, se podrán tomar sanciones adicionales».

Borrell reiteró el llamado de la UE a «encontrar una salida de la situación y cesar las represiones, iniciar un diálogo nacional inclusivo».

El diplomático precisó que desde el punto de vista de la UE «celebrar unas nuevas elecciones supervisadas por la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) sería la mejor solución», apuntó.

El 9 de agosto, luego de conocerse la victoria de Lukashenko en los comicios presidenciales, opositores al mandatario hicieron un llamado a la población a no reconocer los resultados. Esto condujo a focos de manifestaciones violentas en el territorio.

Según el órgano comicial, Alexander Lukashenko recibió el 80,1% de los votos, su rival principal, la opositora Svetlana Tijanóvskaya logró el 10,1% de los apoyos y los otros tres candidatos reunieron juntos un poco más del 4%.

Ante los números la oposición bielorrusa denunció numerosas irregularidades electorales y precisó que la candidata -Tijanóvskaya- alcanzó el 80% de los sufragios, por ello, exige una repetición de los comicios, opción que Lukashenko ha descartado en términos contundentes, al afirmar que lo que buscan es entregar el país.

El mandatario bielorruso, en el poder desde el año 1994, afirmó que la situación en Bielorrusia se debe a una «injerencia externa», y acusó a Polonia, Chequia, Lituania y Ucrania de estar detrás de las protestas.

Con información de Sputnik

Continúa leyendo

Comentarios