es Spanish

Contaminación acústica en las ciudades impide a las aves seducir para reproducirse

El ritmo de vida de las ciudades no solo afecta la estabilidad física y emocional de hombres y mujeres, sino que también genera inconvenientes a las aves que recorren sus cielos, visitan sus plazas o habitan sus árboles.

El investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales y presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Ornitología Mario Díaz, mencionó que varios estudios demuestran que el ruido de las metrópolis distorsiona el canto de las aves.

Eso podría considerarse poco importante, el problema radica en que estos cambios de patrones les impide a los machos seducir a las hembras para reproducirse o servir a la banda para protegerse de los depredadores, reseñó El Espectador.

“Son realmente muchas las estrategias de las especies de aves que consiguen adaptarse al ruido de las urbes. Hay especies que consiguen cambiar la frecuencia y pueden cantar en momentos del día o épocas del año que hay menos ruido y finalmente pueden cantar más tiempo, porque si no se las oye no consiguen atraer a las hembras y, por consiguiente, no logran reproducirse”, explicó.

Asimismo, detalló que otra de las estrategias que estos animales usan para adaptarse es cantar de noche en ciudades ruidosas y siempre cerca de las farolas, cuando hay contaminación lumínica, para aprovechar la claridad en esos momentos en que no hay tanto ruido.

“Hay especies que no llegan a colonizar las urbes y se cree que tiene que ver con la estructura de su canto, porque las aves que cantan a baja frecuencia no consiguen hacerse oír en condiciones de ruido”, agregó.

El verdecillo, por ejemplo, «compensa el aumento del ruido cantando durante más tiempo”.

Díaz reiteró que el canto de los pájaros es fundamental para su reproducción y supervivencia porque tiene un significado territorial de atracción para reproducirse, reseñó EFE.

“Las aves emiten otros tipos de sonidos que son reclamos que tienen significado de alerta y también reclamos para mantener la cohesión de los bandos (…) ruiditos que hacen y que sirven para llamar la atención para cuidarse de los depredadores y para mantener el grupo», indicó.

Finalmente, acotó que también las afecta la contaminación atmosférica. “Las aves estrictamente urbanas están en declive en general en todas partes, porque seguimos manteniendo las ciudades con el aire contaminado, pero sin nada que comer, es decir, sin basura”, concluyó.

Facebook Comments

4,234,920FansMe gusta
163,167SeguidoresSeguir
290,228SeguidoresSeguir
16,454SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -
(function() { var ARTICLE_URL = window.location.href; var CONTENT_ID = 'everything'; document.write( ''+'\x3C/scr'+'ipt>'); })();