Hallan fósil de un pequeño ancestro de los dinosaurios que cabe en la palma de una mano

813

Los dinosaurios se caracterizaron por ser, en su mayoría, animales prehistóricos gigantescos que habitaron el planeta hace millones de años atrás. Desaparecieron luego que un asteroide colisionara con la Tierra y de ellos apenas quedan algunos parientes lejanos.

A pesar de que la ciencia ha recabado suficientes datos como para tener un amplio catálogo de estos especímenes, abundan teorías que especulan de su existencia en algún lugar recóndito de la Tierra, tomando en cuenta especies como los lagartos y las gallinas.

Hace una década atrás, paleontólogos y arqueólogos descubrieron una nueva especie de dinosaurio, la más pequeña descubierta hasta esa fecha, el animal fue identificado a partir de unos restos descubiertos hace casi 30 años. Se trató del Fruitadens haagarorum,  que pesaba  menos de un kilo.

Pero según revela un nuevo fósil, los dinosaurios y pterosaurios masivos tienen un primo recién descubierto: un pipsqueak de reptil, un animal del tamaño de una palma de la mano y cuya denominación científica ha sido Kongonaphon kely o «pequeño asesino de insectos» en malgache y griego.

Hace una década atrás, paleontólogos y arqueólogos descubrieron una nueva especie de dinosaurio, el Fruitadens haagarorum, que pesaban menos de un kilo.

Homenaje al linaje del dinosaurio

El nombre de este dinosaurio es un homenaje a su diminuto tamaño, así como a su probable dieta de insectos de caparazón duro, dijeron los investigadores.

Destacan que esta pequeña bestia revela que los dinosaurios y pterosaurios, que alcanzaron el tamaño de autobuses escolares y aviones, respectivamente, se originaron en criaturas adolescentes como estas.

«Existe una percepción general de que los dinosaurios son gigantes. Pero este nuevo animal está muy cerca de la divergencia de dinosaurios y pterosaurios, y es sorprendentemente pequeño», dijo en un comunicado el investigador principal del estudio, Christian Kammerer, del Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte.

De acuerdo con los datos proporcionados en el  estudio, K. kely fue un residente de Madagascar hace unos 237 millones de años durante el período Triásico.

Relacionado:  Esta podría ser la causa de la muerte de cientos de elefantes en África, según pruebas preliminares
Tras muchos análisis, se conformó que K. kely pertenece al clado científico llamado Ornithodira, cuyos miembros son los últimos antepasados comunes de los dinosaurios y pterosaurios y sus descendientes.

Características del dinosaurio

Según los investigadores, este dinosaurio medía solo 4 pulgadas (10 centímetros) de altura. Su anatomía puede ayudar a explicar cómo los pterosaurios lograron volar y por qué tanto los dinosaurios como los pterosaurios tenían una pelusa similar a una pluma cubriendo su piel.

Si bien el descubrimiento fue revelado hasta ahora, los fósiles del pipsqueak fueron encontrados en la cuenca de Morondava, al suroeste de Madagascar, en 1998, por un grupo de investigadores liderados por John Flynn, curador de mamíferos fósiles en el Museo Americano de Historia Natural (AMNH) en la ciudad de Nueva York.

Tras muchos análisis, se confirmó que K. kely pertenece al clado científico llamado Ornithodira, cuyos miembros son los últimos antepasados ​​comunes de los dinosaurios y pterosaurios y sus descendientes.

Sin embargo, los primeros Ornithodira son poco conocidos, porque hay pocos especímenes conocidos como K. kely que datan del comienzo de este linaje.

«Pasó algún tiempo antes de que pudiéramos concentrarnos en estos huesos, pero una vez que lo hicimos, quedó claro que teníamos algo único y que valía la pena mirar de cerca», dijo Flynn.

K. kely es uno de los ornitodiranos no aviarios más pequeños de la historia. Otros especímenes tempranos conocidos de Ornithodira también son pequeños, pero anteriormente se pensaba que estos bichos eran «excepciones aisladas a la regla», dijo Kammerer.

Sobre sus preferencias alimenticias, los expertos explican que K. kely probablemente se mudó a áreas que acomodaban su pequeño marco y antojos de insectos, que probablemente eran diferentes de las áreas frecuentadas por sus contemporáneos en su mayoría carnívoros.

A diferencia de sus pares, los huesos fosilizados de K. kely no tenían ninguna evidencia de pelos como plumas, dijeron los científicos.

Sigue leyendo: