Crítica de Cine: «1976» (2022), miedo y conciencia de clase

La sutileza, elegancia y el minimalismo de sus imágenes, planos y encuadres, junto a la espiral de tensión que crece a lo largo del metraje, inevitablemente nos evoca al mejor cine de Michael Haneke, a la subversión y esnobismo de clase de Verhoeven o hasta el manejo de tiempos y presión del propio Alfred Hitchcock.

Crítica de Cine: «1976» (2022), miedo y conciencia de clase

Autor: Absalón Opazo
19/11/2022

Por Wladimyr Valdivia Westphal

La actriz chilena Manuela Martelli (‘Machuca’) hace su debut como directora en solitario con ‘1976’, largometraje estrenado en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes y cuyo título hace referencia al año en que suceden los hechos, en un Chile segregado y en plena Dictadura Militar.

Carmen (Aline Kuppenheim) tiene una vida acomodada, un esposo médico, casa en la playa y espera a su familia para pasar las vacaciones de invierno juntos. Pero el sacerdote de la familia y amigo de Carmen, el Padre Sánchez (Hugo Medina), le pide en secreto que ayude a un joven herido y refugiado en la iglesia, de nombre Elías (Nicolás Sepúlveda), detractor de la Dictadura y prófugo de las fuerzas militares, quien conducirá a Carmen a verse enfrentada con una realidad muy lejana a su conservador estilo de vida.

La cinta, llamada inicialmente ‘Coraje’, recoge toda la experiencia ganada por Martelli tras la internacionalización de su carrera como actriz y estudios de dirección en los Estados Unidos. Escrita por la propia directora junto a Alejandra Moffat (‘La Casa Lobo’), es un relato de suspenso como pocos trabajos se han realizado en el cine chileno con fuertes dosis de cine de autor, donde la sutileza, la elegancia y el minimalismo de sus imágenes, planos y encuadres, junto a la espiral de tensión que crece a lo largo del metraje inevitablemente nos evoca al mejor cine de Michael Haneke, a la subversión y esnobismo de clase de Verhoeven o hasta el manejo de tiempos y presión del propio Alfred Hitchcock.

Con el país dividido en dos, Carmen forma parte de ese Chile beneficiado por su nuevo modelo social y económico, ajena al dolor de una creciente tiranía y desconectada de la realidad. Sin embargo, es esta posición la que la arma de valor, desde la ingenuidad y el buen corazón, para asistir a Elías de forma médica e incluso ir más allá, comprometiendo su seguridad y la de todo su entorno familiar.

Martelli cuestiona el compromiso político mientras retrata una historia de humanidad más allá de los colores, mezclada con la cobardía de un personaje parte de la burguesía que pareciera abandonar su burbuja cuando cruza el umbral de su puerta para entrar a esa capilla donde habita la injusticia y el dolor; la vida real.

Aline Kuppenheim (‘Una Mujer Fantástica’) dota a su personaje de un impresionante magnetismo, con una interpretación llena de matices, yendo de la apatía y el desinterés a la obsesión y una inminente paranoia, mientras ejemplifica el rol de una mujer de clase alta en plena Dictadura chilena.

Con casi tiempo total en pantalla, Martelli la rodea de un elenco de primer nivel, con Alejandro Goic, Hugo Medina, Nicolás Sepúlveda y Antonia Zegers, además del argentino Germán de Silva (‘Relatos Salvajes’).

‘1976’ es un thriller político que no necesita demasiado contexto para involucrar al espectador con su historia, que perfectamente podría retratar el subacontecimiento de cualquier otro país sudamericano víctima de un proceso dictatorial, que apuesta por un estilo narrativo de sucesiones lentas pero clarificadoras, y que nos regala el talento de una directora novel que ahora se luce detrás de una meticulosa y atmosférica cámara.

Mira el trailer a continuación:

Lee más críticas de cine de Wladimyr Valdivia Westphal AQUÍ


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones


Busca en El Ciudadano