es Spanish

La solución no es construir muros, dice la escritora

Isabel Allende: Trump ha convertido a los migrantes en «chivos expiatorios»

En su más reciente libro la novelista chilena aborda el tema de las migraciones y el exilio


“Largo pétalo de mar” es la más reciente producción literaria de la escritora chilena Isabel Allende. El título del libro surgió de un verso de Pablo Neruda en el que el poeta definió a Chile como “un largo pétalo de mar, vino y nieve…”.

“Soy muy mala para escoger títulos, soy pésima; porque se me ocurre algo y a nadie le gusta, empiezo a proponer títulos a mis amigos o editores en España. Pero este título se le ocurrió a mi agente en Barcelona, a Luis Miguel Palomares, que ahora maneja mi agencia. Cuando leímos el verso de Neruda nos pareció que era el título indicado”.

La historia que se plasma en el libro, explicó  Allende, “es una aventura legendaria que implica mucha gente, que sucede en un momento histórico, tremendo como fue el fin de la guerra civil en España, el comienzo de la segunda guerra mundial de Europa y abarca dos continentes”, señaló en entrevista para la revista Clasemx, que edita el diario mexicano El Universal.

Allende dijo que los refugiados salen de su país porque están obligados, porque tiene que salvar la vida, a veces de la guerra o quizá de violencia doméstica, o la extrema pobreza. El refugiado pide asilo, que es lo que está sucediendo con la frontera de México y Estados Unidos” . Foto: Culto La Tercera.

En “Largo pétalo de mar”, Allende toca el tema de los migrantes y los exiliados o refugiados. Al hablar de ambos términos la escritora explica que “Son parecidos, en el hecho de que uno (el exiliado o refugiado) está desterrado, desarraigado, tiene que dejar lo que le es familiar; pero el migrante generalmente sale por decisión propia.

Es una persona que va en busca de un futuro, a menudo escapan de una situación muy difícil; y por lo regular es gente joven que está dispuesta a mirar hacia el futuro, a trabajar, a formar una familia en otra parte, tiene que echar raíces nuevas, en el nuevo lugar a donde llegan, no están enfermos de nostalgia; cómo lo están los exiliados y los refugiados”.

Dijo que “estos salen de su país porque están obligados, porque tienen que salvar la vida, a veces de la guerra o quizá de violencia doméstica, o la extrema pobreza. El refugiado pide asilo, que es lo que está sucediendo con la frontera de México y Estados Unidos”. Al ahondar en este tema, Allende asevera que “siempre ha habido migrantes”.

“Estados Unidos es un país hecho de migraciones, de gente que ha venido de todas partes a formar el país, el presidente Donald Trump ha convertido a los migrantes en el ´chivo expiatorio` ; ha metido una campaña de terror, y los acusa de todo tipo de cosas, violadores, asesinos, etcétera, y es cierto que hay casos así, pero la mayoría de los migrantes que llegan, son madres con niños, familias que llegan desesperadas, que salen de sus países de origen por gobiernos corruptos, que la CIA ayudó a implantar en esos países”.

El estreno del libro coincide con el tercer matrimonio de Isabel Allende, que celebrará este mes de julio. Foto: El Universal.

“En Guatemala hubo un genocidio contra los indígenas, y el gobierno americano es parte responsable de ello en ese país, Guatemala, Honduras y El Salvador hoy en día. Y en vez de construir muros, lo que se tiene que hacer, es tratar de resolver la situación espantosa que hay en los países de origen, para que la gente no salga de sus tierras; nadie quiere salir de su patria y de su hogar, de su familia, de su lengua, de lo que conocen. Y ellos no van a regresar a sus países al menos que se mejoren las cosas en sus aldeas. Y Estados Unidos, en vez de atender eso, está cortando la ayuda, y le está poniendo toda la carga a México”.

Una raíz muy poderosa

Chile siempre forma parte de sus obras. Allende reflexiona. “Curioso, porque yo siempre digo que soy chilena, y la verdad es que he vivido muy poco en Chile; nací en Perú, viví los primeros 10 años de mi vida en Chile con mi abuelo. Mi madre se casó con un diplomático y me tocó el resto de mi infancia y de mi adolescencia estar viajando”.

Agregó que “fui refugiada política en Venezuela por 13 años, y llevo más de 30 en los Estados Unidos, ¿por qué soy chilena?, creo que la raíz de los primeros 10 años tiene que ser muy poderosa para que yo siempre vuelva a Chile”.

Los libros de Isabel Allende se traducen en todos los idiomas, recibe invitaciones de todas partes del mundo, pero le es imposible viajar a todos lados porque “no tendría tiempo de escribir libros”, aseveró.

Allende , sobre sus libros, dijo que “yo hablo de emociones, de sentimientos, de relaciones, éstas son iguales en todas partes. Así que mis libros se pueden leer en Dubái o en Finlandia». Foto: Culto La Tercera.

La escritora sigue sin saber por qué sigue siendo una de las más leídas: “Francamente creo que nadie lo sabe, ¿Por qué hay algunas obras que se conectan y otras no?, ni el editor, ni nadie lo sabe, si lo supieran publicarían solo esa; cada libro es un mensaje, una botella que se lanza al mar, y vamos viendo qué destino tiene, a ver a qué orillas llega y ver cómo se recibe”.

Agregó que “yo hablo de emociones, de sentimientos, de relaciones, éstas son iguales en todas partes. Así que mis libros se pueden leer en Dubái o en Finlandia; es cierto que las culturas cambian, son diferentes. Nosotros como seres humanos sentimos igual, cualquier padre o madre siente por sus hijos lo mismo, sentimos odio, amor, lealtad, amistad, venganza… éstos son los temas que yo siempre abordo, y si la gente puede identificarse con los personajes no importa que la cultura sea distinta”.

El estreno del libro coincide con el tercer matrimonio de Isabel Allende, que celebrará este mes de julio. “De verdad que será una boda muy íntima; solamente los hijos, los nietos y nadie más; así que realmente no hay nada que organizar, porque será una comida y una ceremonia muy, muy breve, pero significativa para nosotros, porque ya estamos en el invierno de la vida; ¡es extraño casarse a esta edad!»

“Aquí hay una sensación de urgencia porque uno no tiene tiempo para perder; a los 18 hay vida por delante, pero a los 76 son pocos los años que ya quedan, cinco, seis, ocho, no lo sé, hay que cuidar cada momento. Y el otro punto que es bueno a esta edad, es que uno ya no está criando a los hijos, tampoco está uno ocupado con los nietos, nuestros nietos ya están grandes; la única preocupación es la salud, estar sanos, lo demás está ya más o menos resuelto”.

Otras noticias de interés:

https://www.elciudadano.com/artes/serrat-y-sabina-preparan-maletas-para-su-viaje-a-suramerica-y-mexico/07/04/

https://www.elciudadano.com/artes/su-parecido-con-john-lennon-lo-llevo-a-inglaterra-a-protagonizar-musical-sobre-el-ex-beatle/07/03/


4,225,543FansMe gusta
152,248SeguidoresSeguir
288,674SeguidoresSeguir
16,453SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -