es Spanish

Con sus manos convierte la basura en oro

Joven de 22 años es considerado el rey del arte chatarra en África central

Frederick Phiri, conocido popularmente como el soldador zambiano, convierte la chatarra en impresionantes obras de arte y hermosas esculturas de hierro.

Un joven de África central, con apenas 22 años de edad, está dando de qué hablar en el mundo artístico por su propuesta de corte ecologista, además de ganar reconocimiento internacional con sus obras confeccionadas con chatarra.

Su filosofía es simple, utópica, pero real, ya que con sus manos y un poco de ingenio logra convertir la basura en oro, literalmente hablando, como si fuese el Rey Midas de África.

Su magia, si así se puede calificar el arte que brota de sus manos, tiene su lugar común en la pequeña ciudad de Mfuwe, a las afueras del Parque Nacional Luangwa de Zambia, donde se le conoce como un artista que realiza alquimia con los desechos de metal.

Su nombre es Frederick Phiri, conocido popularmente como el soldador zambiano que convierte la chatarra en impresionantes obras de arte y hermosas esculturas de hierro.

Junk art Chamelon
Un camaleón de metal realizado por Phiri. Foto newsweek

Su talento fue ayudado por su familia, el buen momento y la suerte.

El abuelo de Phiri pagó su educación hasta la escuela primaria, pero cuando ingresó a la escuela secundaria, tuvo que conseguir trabajos ocasionales para pagar sus honorarios. Pero incluso en la escuela, “siempre dibujaba y hacía cosas en clase”, dijo Phiri a Newsweek.

Después de graduarse, hizo lo que pudo para mantenerse en un país donde el salario anual promedio es de $ 1.500.

Entonces, Phiri hizo esculturas de animales con alambres y los vendió a turistas. Su trabajo fue tan popular que llamó la atención de Karen Beattie, directora del Proyecto Luangwa, una organización sin fines de lucro dedicada a la educación y el desarrollo económico en Mfuwe.

Su magia, si así se puede calificar el arte que brota de sus manos, tiene su lugar común en la pequeña ciudad de Mfuwe, a las afueras del Parque Nacional Luangwa de Zambia, donde se le conoce como un artista que realiza alquimia con los desechos.

En 2017, Phiri aprendió con el soldador Moses Mbewe durante la temporada de lluvias, ayudando a hacer un intrincado conjunto de puertas para el Proyecto Luangwa.

La pieza despertó una idea en la mente de Beattie: “Le entregué un montón de chatarra y le dije: ‘Haz algo con esto’. Y lo hizo. Fue maravilloso”, confiesa la directora.

Actualmente, Phiri continúa su arte, usando piezas de basura que le traen, sean estas llaves, cadenas de bicicletas rotas, bujías viejas y cualquier resto de chatarra.

En su proceso creativo, este artista convierte los detritos en animales abstractos (elefantes, grullas, jirafas, camaleones) y los vende en la sede del Proyecto Luangwa.

La comunidad ha reconocido su talento y su proyecto de limpieza comunitaria de facto.

Mi sueño es ganar suficiente estudio de arte en el Evelyn Hone College en Lusaka y poder vivir de ello”, dijo Phiri. “Y luego hacer esculturas muy grandes”, agrega.

Creo que mi arte significa mucho porque mantengo el ambiente limpio donde arrojas una cadena, arrojas un tronco muerto. Lo recojo, lo pongo todo junto y lo hago hermoso”, afirma este artista.

La materia prima de su arte es chatarra y, según confirma, aprendió a soldar en el proyecto Luangwa.

“Sí, entonces es cuando aprendí a soldar y comencé a disfrutar (de lo que hago) porque soy un aprendiz rápido. Así que cuando aprendí, comencé a aparecer con nuevas creaciones a partir de chatarra”, dice.

Hasta ahora, ha confeccionado más de 50 piezas, inspiradas todas en la naturaleza y los animales.

Él confiesa que ama lo que hace y supone que su trabajo es perfecto. De hecho, asegura que su comunidad tiene muchas expectativas cada vez que inicia una nueva obra.

Te interesa leer:

Facebook Comments

4,250,412FansMe gusta
172,982SeguidoresSeguir
291,942SeguidoresSeguir
16,521SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -