Alerta en San Bernardo y El Bosque: Estudios advierten que megaplanta de hormigón incrementará afecciones respiratorias

El proyecto de cementera perteneciente a inversiones Orange S.A pretende instalarse en un lugar donde ya hay cuatro industrias de hormigón, lo que aumentará a niveles alarmantes las emisiones de material particulado, afectando gravemente la salud respiratoria especialmente de los vecinos.
Publicado en

Chile / Ciudad / Medio Ambiente / Portada

0 0


Un estudio de la Dirección de Salud de la Cesfam Santa Laura, reveló la salud de los habitantes de esa zona estaría siendo afectada por las emisiones de cuatro industrias cementeras aledañas: Melón, BSA, Hormisur y GRAU.

Estas fábricas también fueron mencionadas como causantes de enfermedades respiratorias en las observaciones presentadas por los vecinos de San Bernardo y El Bosque al proyecto “Planta de Hormigón Premezclado Santiago Sur”, conocida como la “megaplanta”, que pretende instalar a empresa Inversiones Orange S.A

El citado informe de salud fue realizado por la consultora Red Gobernanza, contratada por la Municipalidad de El Bosque para generar las observaciones en cuanto a la afectación de la salud de las personas y presentarlas al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).

Un reportaje publicado por Diario U de Chile reseñó que el documento plantea “que la población cercana a las cementeras y plantas hormigoneras presenta serios problemas de salud respiratoria, debido al aumento de las emisiones de material particulado MP10 y MP2,5, además del Dióxido de Nitrógeno (NO2) en una zona saturada de contaminación. Este mismo estudio da a conocer que existen habitantes del sector con enfermedades respiratorias no controladas, es decir, personas con asma o Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)”.

“También, se revisaron los planes de salud de San Bernardo y El Bosque, donde se detalla que estas industrias agudizan las enfermedades respiratorias en la población infantil y de adultos mayores”, acotó el informe.

El estudio también revela que el proyecto “Planta de Hormigón Premezclado Santiago Sur” de Inversiones Orange S.A,  provocaría “un aumento del riesgo a la salud de las personas que habitan en zonas aledañas, debido al aumento de las emisiones de material particulado respirable MP10 y MP2,5, y dióxido de nitrógeno NO2 en una zona saturada de contaminación”.

El proyecto se ingresó a la SEIA por una Declaración de Impacto Ambiental a finales de 2018, lo que despertó la alerta entre los habitantes de los barrios residenciales como Villa Las Margaritas, Santa Laura, Nocedal 1, 2 y 3, Rapa Nui y Los Halcones, ya que la megaplanta la pretenden instalar en avenida Ochagavía que une a San Bernardo y El Bosque, la cual se sumaría a las más de 30 empresas contaminantes de la zona.

Imagen

Por su parte, el municipio de San Bernardo indicó en sus observaciones al proyecto, que la instalación de la megaplanta significará un riesgo para los habitantes, dada la alta cantidad de emisiones de MP10 y MP2,5 que ya producen las industrias del lugar.

Asimismo, menciona a la irritación de mucosa, bronquitis, laringitis, el aumento de infecciones respiratorias y la disminución de los mecanismos de defensa del aparato respiratorio, como efectos negativos, específicamente, para menores de 5 años.

WhatsApp-Image-2020-01-13-at-13.59.00

Permisos ambientales

A pesar de todas estas alertas, el proyecto de la “megaplanta” generó dos Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA), realizada por los titulares de la empresa, Guillermo Pinto y Julio Solar. Este documento declara que la iniciativa se ajusta a las normas establecidas sin tener un impacto significativo.  

De acuerdo con Guillermo Pinto, representante de Inversiones Orange S.A., la megaplanta cumple con la ley y sus procesos productivos son evolucionados en comparación a las otras industrias que están en el sector. “Es una planta de hormigón que fabrica su propio cemento y dada la tecnología que usa, las emisiones que -genera-, no debiera ingresar al sistema, (…) por lo único que ingresa es porque tiene más de 50 camiones, pero si nosotros hiciéramos esta planta con 49 camiones, ya estaríamos construyendo”, señaló.

Sin embargo, en la investigación “Cuando lo que respiramos no es solo aire”, concluyeron que las industrias ubicadas en San Bernardo y El Bosque “cuentan con compromisos ambientales, pero no poseen fiscalizaciones, Estudios o Declaraciones de Impacto Ambiental”.

El plan regulador que permite todo

El Plan Regulador Metropolitano designó legalmente como zona industrial el sector que limita a las comunas de San Bernardo y El Bosque, e incluso la ubicación donde se pretende construir la mega planta está denominada como “Zona Exclusiva de Actividades Productivas y de Servicio de Carácter Industrial”.

Se ha intentado a través de esfuerzos de expertos y de las mismas municipalidades de San Bernardo y El Bosque, cambiar los planos reguladores para derogar el sello de “zona industrial”. El 21 de septiembre de 2019, la municipalidad de El Bosque solicitó a la Secretaría Regional Ministerial de Vivienda, congelar el Plan Regulador Metropolitano por considerarse como comuna saturada. Sin embargo, hasta ahora no han tenido respuestas.

Inversiones Orange insiste con la megaplanta

A mediados de octubre pasado, el alcalde de El Bsoque, Sadi Melo y concejales de la comuna, concurrieron a las oficinas del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), para presentar más de 40 observaciones a la Adenda ingresada por Inversiones Orange S.A., para buscar mediante la vía rápida de la Declaración de Impacto Ambiental, acceder al permiso para instalar la megaplanta de hormigón.

Este segundo intento de la empresa por instalarse en una zona saturada ambientalmente por el funcionamiento industrial y las faenas de otras cinco cementeras volvió a presentarse con errores metodológicos según se explica en las observaciones de la Dirección de Salud Municipal de El Bosque, que indican que la declaración ambiental de Inversiones Orange S.A. “carece de una descripción adecuada de la población a estudiar, utiliza supuestos inadmisibles en relación a la salud de las personas, e impone una idea errada de la concentración del material particulado contaminante, poniendo en peligro la vida de miles de personas de la comuna”.

Junto con la respuesta sanitaria, el municipio ingresó al Sistema de Evaluación Ambiental, una serie de observaciones evidenciando inconsistencias de este proyecto y el impacto negativo para la vida de las familias bosquinas.

“Hay una serie de situaciones que la empresa no ha resulto, como temas de tránsito, polución, plantea intervenciones que son menores para resolver problemas ambientales que son tremendamente complejos. Uno de los informes que entregamos corresponde al impacto de la salud de niños y adultos mayores por problemas broncopulmonares. Más de 9 mil personas viven en ese sector, y esto tiene un tremendo impacto sobre la salud de los vecinos y vecinas y por lo tanto nos oponemos a la intervención en esa zona”, explicó el alcalde de la comuna, Sadi Melo.

Compártelo

Comentarios