Busca en El Ciudadano

Bloque Unidad para Chile pide a consejeros de la derecha retirar todas las enmiendas al texto de los expertos, pero estos no acceden

Desde el Unidad para Chile señalaron que avanzar en las negociaciones no ha sido posible y que “el Partido Republicano busca escribir una constitución extrema y de un solo sector".

Bloque Unidad para Chile pide a consejeros de la derecha retirar todas las enmiendas al texto de los expertos, pero estos no acceden

Autor: Leonardo Buitrago
07/09/2023

El bloque Unidad para Chile del Consejo Constitucional hizo un llamado a los consejeros de Chile Vamos y el Partido Republicano para que retiren en conjunto “la totalidad de las enmiendas presentadas” al anteproyecto emanado por la Comisión de Expertos.

A través se un comunicado y un punto de prensa, los consejos constitucionales que representan a la bancadas del Partido Socialista, Revolución Democrática-Pueblo Originarios y Convergencia Social-Partido Comunista, plantearon la necesidad de “avanzar en un acuerdo político transversal” que permita ofrecerle a Chile una mejor Constitución.

Desde el Palacio del ex Congreso Nacional, Alejandro Köhler, consejero del Bloque de Unidad para Chile, leyó el texto que afirma “que las votaciones de los últimos días han tenido un resultado sumamente preocupante. Se están aprobando normas para una Constitución identitaria y refundacional, que significan retrocesos democráticos y que benefician a los más ricos del país en desmedro de las grandes mayorías. Las negociaciones de las últimas semanas simplemente no avanzan”.

“Hemos hecho, y seguiremos haciendo, todo nuestros esfuerzos por lograr consensuar un texto que permita la existencia de la diversidad que caracteriza a nuestro país, que no excluya a parte importante de las chilenas y chilenos y que, en definitiva, permita superar la Constitución de 1980”, aseguraron en el comunicado.

Sin embargo, desde el bloque señalaron que avanzar en las negociaciones no ha sido posible y que “el Partido Republicano busca escribir una constitución extrema y de un solo sector, como se ha visto en las votaciones de esta semana. Valoramos a ciertos consejeros de Chile Vamos que han hecho un esfuerzo por permitir un diálogo verdadero, pero lamentablemente no ha sido suficiente”.

“Nos encontramos con muchas enmiendas regresivas, mal redactadas y con problemas técnicos graves. Éstas son un retroceso para todo nuestro país. Negar la crisis climática, privatizar los bienes nacionales de uso público, normas ambientales a la medida de las empresas, son una derrota para todo el país. Con el contenido que nos estamos encontrando, estamos muy lejos de la promesa de un pacto de unidad”, declararon.

Los consejeros que representan a las fuerzas del oficialismo manifestaron que, si bien, aun quedan etapas en este proceso constitucional, “las negociaciones en esta etapa de comisiones se encuentran en punto muerto, y la ciudadanía debe saberlo“.

A pesar de lo anterior, sostuvieron que tienen una “serena esperanza en este proceso. Un Chile para todas y todos es fundamental. Debemos, con humildad, aprender de los errores del pasado y mirar hacia adelante. Tenemos una gran oportunidad de establecer las bases de un nuevo Chile con perspectiva de futuro”.

“Si hoy estamos entregando este mensaje como bloque de Unidad, es porque nuestro país no puede seguir esperando para avanzar a una nueva Constitución, que ofrezca un presente y futuro con mejor salud, mejores pensiones, mejor educación, seguridad con recursos equitativos en todos los barrios, un Estado eficiente y moderno, y más herramientas para combatir la corrupción y los abusos. Es por eso y mucho más que seguiremos haciendo todos los esfuerzos hasta el último día de este proceso constitucional, por el bien de Chile”. concluyeron.

Derecha descarta retirar enmiendas

Tras el llamado de los consejeros del bloque Unidad para Chile, desde Chile Vamos descartaron la idea de retirar sus indicaciones, afirmando que sería «una falta de respeto con el electorado».

Al respecto, la delegada de la bancada RN-Evópoli, Pilar Cuevas, planteó que «me parece una falta de respeto por la democracia y con el electorado que el 7 de mayo se presentó en las urnas y votó por cada uno de los 50 consejeros que hoy estamos aquí, que tenemos un mandato constitucional de revisar el texto de los expertos y proponer mejoras, a través de enmiendas y de llegar a acuerdo, a través de unidad de propósito».

Sobre las negociaciones, Cuevas aseguró que no «perdemos la esperanza de lograr acuerdos en aquellos puntos más difíciles que ya se reducen entre ocho y diez, en que si hay voluntad de todas las partes podríamos llegar a un acuerdo»,

Planteó que «si el oficialismo quiere declarar y mantener las conversaciones en punto muerto, serán ellos los responsables de romper el diálogo y las mesas de negociación, no nosotros».»

Por su parte, la presidenta y consejera de Evópoli, Gloria Hutt, consideró que bajar todas las enmiendas, «no es una buena idea», tomando en cuenta la cantidad de trabajo desarrollado hasta ahora.

«Cada enmienda implica una dedicación importante y ha habido un análisis (…) creo que descartar todo eso nos deja sin una herramienta muy importante», dijo.

El presidente del Partido Republicano, Arturo Squella indicó en un mensaje publicado en sus redes sociales que «lamentamos profundamente la actitud antidemocrática de la izquierda en el Consejo Constitucional, que busca suprimir completamente la voz de los ciudadanos en el proceso.

Negociación sin acuerdo

Tras el cruce de declaraciones entre el oficialismo y la oposición se llevó a cabo una mesa de negociación que se extendió hasta altas horas de la madrugada de este jueves sin llegar a un acuerdo entre los sectores.

La instancia estuvo integrada por los consejeros Jorge Barrera (Rep), Luis Silva (Rep), Antonio Barchiesi (Rep), Arturo Phillips (UDI) y el comisionado Sebastián Soto (Evópoli), en representación de la derecha; y los comisionados Gabriel Osorio (PS), Domingo Lovera (RD), Antonia Rivas (CS), Alexis Cortés (PC) y la consejera María Pardo (CS), por parte de la centroizquierda, pero no logró destrabar las diferencias en el marco de la votación de las enmiendas al anteproyecto de la nueva Constitución.

El consejero republicano Luis Silva, criticó al oficialismo por instalar, a su juicio, una lógica de negociación “del todo o nada” y señaló que la mesa de diálogo concluyó porque la bancada de este último sector “nos puso una condición que no era posible de cumplir».

Por su parte, la consejera María Pardo (CS) dijo lamentó la falta de disposición y compromiso que demostró la derecha de llegar a acuerdos.

«Anoche ellos no estuvieron dispuestos a revisar y a comprometerse con generar un acuerdo en algunos temas que ya han sido aprobados en algunas comisiones que nosotros les manifestamos ayer bien temprano, y hace semanas, que eran muy problemáticas”, indicó, citada por Diario U de Chile.

“Estas cuestiones son problemáticas no solamente porque nosotros pensemos que son problemáticas, son problemáticas porque la ciudadanía ha considerado que así lo son, porque las distintas organizaciones institucionales, personeros de distintos sectores políticos, incluso, una alcaldesa de la UDI, han señalado que generan retrocesos y que son problemáticas”, argumentó.

En esa línea, criticó la falta de voluntad de los consejeros de la derecha para revisar materias, tales como la objeción de conciencia institucional, disposiciones referidas a la protección del medioambiente y la eliminación del pago de contribuciones para primeras viviendas.

Pardo lamentó que se les haya tildado de intransigentes a la hora de abordar materias de seguridad y de migración, «porque fueron precisamente esos temas que propusimos redacciones de conjunto y las objeciones que teníamos respecto de las enmiendas aprobadas eran objeciones técnicas, en ningún caso pusimos en duda la importancia de esos temas”.

Sigue leyendo:


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Relacionados