Convencionales presentan norma para proteger bosque nativo a nivel constitucional

“Esta norma permitirá proteger y resguardar los bosques nativos, hogar de la fauna endémica, son ecosistemas imprescindibles que mitigan los avances del cambio climático, retención de las aguas, albergan la biodiversidad y el avance de la desertificación. Así también, contribuyen al sustento de las familias disminuyendo la vulnerabilidad social y económica que genera el cambio climático”, aseguró Francisco Caamaño, constituyente del distrito 14 y uno de los autores de la norma.

Este viernes, un grupo de 16 constituyentes ingresaron una nueva iniciativa de norma constitucional para garantizar la conservación y protección del bosque nativo y combatir la deforestación, en contexto de crisis climática.

Los bosques son estructuras ecológicas que cumplen múltiples funciones para la estabilidad climática, hidrológica, productiva, además de ser un agente fundamental ante el cambio climático. En Chile, la superficie cubierta por bosque nativo un 19% del territorio nacional y se han visto amenazados por incendios forestales, cambio de uso de suelo y la expansión de plantaciones forestales.

Es por eso que este viernes un grupo transversal de convencionales constituyentes presentaron una iniciativa para resguardar, a nivel constitucional, la biodiversidad del país, a través de la obligación del Estado de proteger y preservar el bosque nativo.

“Esta norma permitirá proteger y resguardar los bosques nativos, hogar de la fauna endémica, son ecosistemas imprescindibles que mitigan los avances del cambio climático, retención de las aguas, albergan la biodiversidad y el avance de la desertificación. Así también, contribuyen al sustento de las familias disminuyendo la vulnerabilidad social y económica que genera el cambio climático”, aseguró Francisco Caamaño, constituyente del distrito 14 y uno de los autores de la norma.

Dentro de las funciones ecosistémicas de los bosques están la regulación de procesos hidrológicos, bioclimáticos, fijación de carbono, protección y formación de suelos, ciclaje de nutrientes, purificación del aire, entre otros. Los bosques además proveen múltiples beneficios para las personas, tanto económicos como también culturales y son un eje fundamental de la espiritualidad y cosmovisión de los pueblos originarios.

“Yo vengo del Wallmapu, de La Araucanía, donde la realidad de las forestales es un problema socio ambiental importante. Esta iniciativa busca relevar la protección del bosque nativo. La norma describe qué es el bosque nativo, explicitando que los monocultivos no son bosque nativos y además establece que es insustituible, es decir, no debe ser modificado”, dijo esta mañana la convencional Manuela Royo.

“Además nos protege de los incendios forestales, estableciendo obligaciones para todas las personas, lo que es muy relevante hoy en día en contexto de la crisis climática”, agregó la representante del distrito 23, citada en nota de prensa.

La iniciativa presentada este viernes establece que “es deber del Estado proteger, preservar, conservar, regenerar y monitorear los bosques nativos, su biodiversidad y el conjunto de funciones ecosistémicas, especialmente de los más amenazados, degradados y aquellos en etapas sucesionales tempranas”.

Para llevar a cabo esa función, se deberán establecer instrumentos de protección, preservación, regeneración y monitoreo del bosque nativo, asegurando la participación de las comunidades y promoviendo saberes campesinos, ancestrales y comunitarios.

Para el también constituyente Alvin Saldaña, es importante entender que “estamos construyendo una Constitución a largo plazo, pero el largo plazo empieza hoy. La reforestación es una exigencia, una necesidad que no ve sus frutos de forma inmediata. Sembrar para el futuro es indispensable hoy. Si queremos recuperar las cuencas, el agua, tenemos que empezar a reforestar hoy. A través de esta norma, queremos establecerlo como una garantía del Estado”.

Por último, la constituyente y científica Cristina Dorador aseguró que el “bosque nativo cumple roles fundamentales para nuestra existencia, lleva consigo relaciones ecosistémicas con otros organismos, con el agua, con el aire, que son insustituibles. Es un imperativo que nuestra Constitución garantice la preservación de los ambientes que no han sido perturbados y esa norma va en esa línea. Entender que no podemos vivir sin naturaleza y que somos parte de la misma. Es mirar a largo plazo, pensar en nuestro país y en las futuras generaciones”.

La propuesta de norma constitucional será discutida en la comisión de Medio Ambiente, Derechos de la Naturaleza, Bienes Naturales Comunes y Modelo Económico.


Comparte ✌️

Comenta 💬