Economía circular ¿con incineración de residuos? (Segunda parte)

Por Alejandra Parra Muñoz, Master en Planificación, Bióloga en Gestión de Recursos Naturales, Red de Acción por los Derechos Ambientales RADA

Por Opazo

0 0


Por Alejandra Parra Muñoz, Master en Planificación, Bióloga en Gestión de Recursos Naturales, Red de Acción por los Derechos Ambientales RADA.

Ya pasaron 4 sesiones de la mesa de valorización energética, una de las 11 mesas del comité estratégico para la elaboración de la hoja de ruta hacia la economía circular en Chile. Las cosas han avanzado y retrocedido en esta fluctuante mesa que inicialmente intentaba dilucidar si es que debería existir cabida para la incineración de residuos en la hoja de ruta hacia la economía circular.

Si ese objetivo ya era sospechoso de una tendencia previa hacia la incorporación de la incineración en la hoja de ruta hacia la economía circular, esto quedó demostrado con la “evolución” de la mesa, que en cada nueva sesión se centró más y más en el co-procesamiento en cementeras.

Es así como, en la sesión extraordinaria con el experto Europeo Jorge Díaz, de la Unidad de Residuos de la Comisión General de Medio Ambiente de la Unión Europea, quien luego de señalar reiteradamente que la Unión Europea ya no financia incineradores, pasó casi directamente a promover el uso de cementeras en Chile para el tratamiento de los residuos no reciclables ni compostables.

Pasamos entonces, de una mesa sobre políticas públicas, a ser una mesa sobre cómo facilitar que una industria contaminante e insustentable se desarrolle en Chile. Porque ¿qué sentido tiene, si no ese, hablar de cementeras en una mesa de valorización energética, con un experto de la Unión Europea que ya ha aclarado que la incineración está fuera de las políticas públicas en Europa?

Otra prueba de las intenciones iniciales de incluir la incineración de residuos en la hoja de ruta hacia la economía circular, es la toma de razón de que la meta de 10% a relleno sanitario (prefijada por el Ministerio de Medio Ambiente) deberá ser modificada si se deja fuera la incineración. Esta fue la conclusión de la mesa cuando, tras contundentes argumentos de las representantes de la Red de Biodigestores para América Latina y el Caribe, el Movimiento de Recicladores de Chile y la Red de Acción por los Derechos Ambientales, se concluyó unánimemente que la incineración de residuos municipales no tiene cabida en la economía circular, y al contrario, es incompatible.

Si, hemos logrado esto, un reconocimiento unánime de la mesa, de la incompatibilidad de la incineración de residuos domésticos con la economía circular, pero en estos espacios, lo que se gana se puede perder fácilmente, sobre todo cuando los ministerios se sientan a la mesa con ideas más compatibles con las industrias que con la ciudadanía.

Economía circular es un concepto que pretende repensar la economía evidenciando que la forma actual de producción masiva de bienes a nivel global no concuerda con la naturaleza finita del planeta y el carácter cíclico con el que funciona la vida. Las fuentes de las que provienen todos los productos que consumimos como humanidad globalizada tienen un límite de explotación, así como también tiene límite la capacidad del planeta de absorber los residuos de esa producción tanto en las etapas de extracción como en la manufactura y finalmente desecho posterior al consumo.

Valorización energética es un concepto que intenta maquillar la incineración de residuos tras una máscara más amigable para la ciudadanía que rechaza la incineración en todo el mundo. Tanto la incineración común y corriente como la más sofisticada (gasificación, arco de plasma, pirolisis, co-procesamiento o cualquiera de sus nuevas denominaciones) genera contaminantes tóxicos que van a la atmósfera, al agua, al suelo, a las plantas y animales silvestres y de crianza a través de las emisiones de gases y partículas por la chimenea, pero también por el transporte y la disposición de las cenizas tóxicas del proceso, elevando los riesgos de morir de cáncer, malformaciones congénitas, nacimientos prematuros y un enorme etcétera de enfermedades y problemas a la salud de las personas que viven en las cercanías de estas instalaciones.

Recordemos que esta mesa está compuesta por personeros de la industria del reciclaje que están considerando entrar al negocio de la incineración, de la pirolisis para la mega minería (incineración de residuos sin oxígeno), co-procesamiento para la industria del cemento (incineración de residuos en cementeras con incorporación de las cenizas tóxicas al cemento), organizaciones ciudadanas (Rde BIOLAC, RADA y Asociación de Consumidores Circular), tres ministerios (Ambiente, Salud y Energía) y la Municipalidad de Temuco, única municipalidad de Chile que tiene un contrato firmado para la instalación de un incinerador.

Existe además en esta mesa una regla donde quienes participamos no podemos citar con nombres ni procedencias las opiniones vertidas, lo que resulta casi absurdo cuando hablamos de políticas públicas y representaciones de ministerios y gremios en una mesa que decidirá la hoja de ruta de Chile hacia la economía circular. Es por eso que no decimos con nombre y apellido quién dijo qué. Desde la ciudadanía hemos solicitado la eliminación de esta regla, pero los representantes ministeriales parecen estar muy cómod@s con ella.

Seguimos peleando, ocupando el espacio y reclamando las políticas públicas para el resguardo de los derechos de la ciudadanía y los pueblos, a vivir en un ambiente sano, al disfrute de la naturaleza para las próximas generaciones, seguimos quitando de las manos de los intereses privados a las instituciones públicas y su quehacer. Quedan dos sesiones de esta mesa, esperamos salir victoriosas, daremos todo lo que sea necesario. Este viernes la batalla será por la incineración de residuos industriales, y una mirada del futuro donde no nos centremos en resolver los problemas luego de que ya se generaron de la manera más rentable posible, sino que pongamos la mayor parte del esfuerzo en prevenirlos.

Leer más:

Comentarios