Joven que recibió impacto de perdigón en el cuello presentó querella contra Carabineros

Ronald Ortega resultó gravemente herido por la brutal represión del cuerpo policial durante las protestas de noviembre de 2019 Al estallido social que comenzó en octubre de 2019 en Chile, el Gobierno del presidente Sebastián Piñera respondió con una dura política represiva que ejecutaron sus cuerpos de seguridad, especialmente los Carabineros

Ronald Ortega resultó gravemente herido por la brutal represión del cuerpo policial durante las protestas de noviembre de 2019


Al estallido social que comenzó en octubre de 2019 en Chile, el Gobierno del presidente Sebastián Piñera respondió con una dura política represiva que ejecutaron sus cuerpos de seguridad, especialmente los Carabineros.

A mediados de noviembre del año pasado, en esos enfrentamientos resultó herido de gravedad el joven Ronaldo Ortega, quien este lunes presentó una demanda contra el cuerpo policial por apremios ilegítimos.

Medios locales recordaron que el ataque contra el joven se perpetró cuando él participaba en una manifestación en Valparaíso, momento en que comenzaron los enfrentamientos con los efectivos.

El joven recibió impactos de perdigón en su brazo, pierna, tórax y uno en el cuello que fue el que le perforó la traquea, dejándole una herida de 8 milímetros. En primera instancia estuvo con coma inducido debido a su grave estado, sufrió de estrés postraumático y actualmente se encuentra en tratamiento para poder recuperar su capacidad vocal, reseñó Radio Bío Bío.

Una de sus abogadas, Javiera Tapia, explicó que han transcurrido casi tres meses y en ese tiempo se han dedicado a reunir todos los antecedentes para así poder iniciar acciones legales, las que se resumen en la querella que presentaron este lunes ante el Juzgado de Garantía de Valparaíso.

Por otro lado, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) en la región también presentó una demanda por vulneración de derechos, la cual se diferencia de la interpuesta por las abogadas en el sentido de que la del organismo se ejecuta por mandato legal y defensa de los derechos humanos, mientras que la otra es en representación de la víctima.

En un informe que el instituto presentó a finales de año, mencionó que durante los meses de protesta «el uso de armas no letales de manera extendida y fuera de los protocolos de la misma institución fue objeto de preocupación, por la gravedad y cantidad de personas afectadas».

«En las calles, la violencia en el actuar policial se comenzó a manifestar a través de recurrentes casos de lesiones oculares sufridas por manifestantes en las calles a lo largo del país (…) Entre los heridos, dos de ellos se han convertido en un símbolo de la violencia por este tipo de lesiones: Gustavo Gatica, joven universitario de 21 años, herido por perdigones el 8 de noviembre, de tal gravedad que finalmente se le diagnóstico visión cero bilateral permanente; y Fabiola Campillay, mujer de 36 años que, mientras se dirigía a su lugar de trabajo la noche del 26 de noviembre, debido al impacto de una bomba lacrimógena, también perdió la visión de ambos ojos», detallaron en el texto.

Fuentes: Radio Bío Bío, La Vanguardia Chile.

Compártelo

Comentarios