jueves, octubre 17, 2019

Gripe aviar, la pandemia que no fue

Descubren que el virus de la gripe aviar H5N1, el que circuló entre 2003 y 2007, debería haber experimentado dos mutaciones genéticas antes de transmitirse entre los humanos.

El virus de la gripe aviar tendría que haber hecho dos mutaciones genéticas en forma simultánea antes de poder transmitirse de una persona a otra.

Las cepas del virus, conocido como H5N1, se esparcen en las poblaciones de aves en todo el mundo. Ocasionalmente infecta seres humanos y las cepas afectaron a menos de 500 individuos desde 2003 hasta 2007, especialmente en los países asiáticos donde los productores de aves de corral enfrentaron graves pérdidas ante el brote.

Los casos registrados fueron consecuencia de contacto entre aves e individuos, contagio que tiene lugar por vía respiratoria. Todos los casos se dieron en personas expuestas de forma continua y directa a las aves. El H5N1 mostró una tasa del 60% de mortalidad de humanos, pero hasta la fecha no hubo transmisión del virus de humano a humano, situación que podría ocasionar una pandemia.

¿Por qué el virus de la gripe aviar no causó una pandemia? Según los autores de un nuevo estudio de investigadores del Imperial College de Londres, la Universidad de Reading del Reino Unido y la Universidad de North Carolina de los Estados Unidos, es muy improbable que dos mutaciones genéticas ocurran al mismo tiempo en el virus que no tendría así capacidad de transmitirse entre humanos.

DOS MUTACIONES SON NECESARIAS

El nuevo estudio sugiere que una de las razones por las cuales el H5N1 no ha causado aún una pandemia es que dos mutaciones genéticas deben suceder en el virus al mismo tiempo para permitirle infectar las células adecuadas y llegar a ser transmisor. Hasta el momento, las cepas H5 pueden solamente infectar uno de los dos tipos de células principales de la boca y nariz, conocidas como ciliadas, que barren con los agentes agresores en las vías respiratorias. Para que el virus pueda transmitirse de un ser humano a otro, debería poder infectar también las células del tipo no ciliadas.

Relacionado:  Una cámara increíblemente veloz puede captar el movimiento de la propia luz
Relacionado:  3,2 millones de personas han contraído la diabetes por contaminación del aire

Al infectar una célula, el virus de la gripe usa una proteína denominada HA para adherirse a una molécula receptor sobre la superficie de la célula. Sin embargo, puede lograrlo solamente si la proteína se fija sobre ese receptor. La investigación muestra que el H5 podría alcanzar una adaptación de este tipo, y así fijarse sobre el receptor de las células que son importantes para la transmisión del virus, si experimentase dos mutaciones genéticas simultáneas.

La profesora Wendy Barclay, autora del estudio por parte de la División de Investigaciones del Imperial College, expresó: “El H5N1 es un virus particularmente dañino, por lo que cuando comenzaron las primeras infecciones de humanos con la gripe aviar, la gente entró en pánico. Una pandemia del H5N1 sería devastadora para la salud global”.

Barclay agregó que la investigación indica que es menos factible que el H5N1 cause una pandemia, dado que no infecta las células propicias. Además, las posibilidades de una doble mutación necesaria para un ataque son extremadamente bajas. Sin embargo, advirtieron los investigadores, dado que los virus mutan constantemente, debemos estar atentos. “Nuestros hallazgos no significan que nunca suceda una pandemia. Es importante que los científicos sigan trabajando en el desarrollo de vacunas protectoras de la población si ocurre un evento de este tipo.”

CAPACIDAD LIMITADA DE TRANSMISIÓN

Los investigadores utilizaron un modelo real del interior del sistema respiratorio humano para estudiar la forma de adhesión del virus a las células. Efectuaron cambios genéticos en la proteína HA para modificar su forma y evaluar si podían hacer que el virus reconociese e infecte los tipos de células vulnerables. Los resultados mostraron que el virus necesitaría dos cambios genéticos y que ocurran al mismo tiempo en su genoma antes que pudiera infectar las células proclives a transmitir la infección.

Relacionado:  Dinamarca: Planta de tratamiento de aguas se alimenta de energía con biogas de aguas servidas

Luego investigaron formas intermedias del virus, tanto con una u otra mutación, para determinar si el cambio podría ocurrir gradualmente. Hallaron que esas versiones intermedias del virus no pudieron infectar células humanas y mueren antes de transmitirse, comprobando que las dos mutaciones genéticas deben ocurrir simultáneamente.

Relacionado:  Dinamarca: Planta de tratamiento de aguas se alimenta de energía con biogas de aguas servidas

Ian Jones, líder del grupo colaborador en la Universidad de Reading, explicó: “Esta investigación habría sido imposible usando mutación real del virus H5N1 dado que podríamos haber creado la cepa que tanto tememos. Sin embargo, nuestra novedosa técnica nos permitió responder en forma segura a la cuestión de la adaptación del virus y determinar que es muy improbable”.

Además de explicar la limitada capacidad de transmisión de la gripe aviar entre humanos, la nueva investigación proporciona a los científicos una mejor comprensión del virus para el desarrollo de una vacuna contra la gripe en el eventual caso de necesitarse en el futuro.

Por Alejandro Manrique (Nova Res)

Fuente: www.argenpress.info

Comentarios

Ayúdanos!

4,253,509FansMe gusta
184,576SeguidoresSeguir
294,439SeguidoresSeguir
16,600SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

Los Más Leídos