Debatir una política exterior antimperialista en todo el Sur Global

En las palabras que siguen, de manera señalada y con modesta pretensión, hay un debate que creo que es urgente. La reorganización de la política exterior brasileña y el tipo de inserción en el sistema internacional que nuestro país debería tener. Esperamos que no abramos un debate y mantengamos controversias con la empresa lacayo, sino también para marcar una posición consecuente, antiimperialista y el Sur Global que tanto defendemos y donde Brasil tiene un papel destacado que conquistar y cumplir.

595
Bruno Lima Rocha

Por Bruno Lima Rocha, Barómetro Latinoamericano

En primer lugar: todo pasa por el sentido de pertenencia. La inserción internacional de Brasil debe ser el buque insignia de la entrada de América Latina y el Caribe a través de su miembro más importante en el sistema internacional. La condición de lacayo con los Estados Unidos, establecida desde el Golpe con el apodo de impeachment en 2016, y las fructíferas relaciones dentro del aparato de Estado con los organismos oficiales americanos, se encontraron con una condición de la clase media brasileña y la tecnocracia, de fascinación idealizada con el norte hegemónico y el mundo eurocéntrico, subordinando aún más las decisiones del Estado brasileño a los intereses externos más visibles.

El «escándalo» de la ausencia de reactivos y la importación de más del 70% de los productos de la industria química-farmacéutica es otro sin sentido. No tiene sentido una postura antiimperialista clásica (antieuropea y estadounidense) y volverse más dependiente de las industrias euroasiáticas, como la India, China y el sudeste asiático. Lo mismo se aplica a la internalización del capital, de cualquier origen y origen. La legislación de protección es esencial para que impida que el capital externo, especialmente el chino, compre suelo y subsuelo brasileños, así como niegue el acceso directo al agua y a los recursos minerales. Es importante tener productividad en nuestro sector primario para satisfacer la demanda interna efectiva y bajo control familiar y campesino, pero antes de eso nada es fundamental si no tenemos autonomía, independencia y ya no necesitamos una agricultura de alta intensidad y depredadora para cerrar en el azul en la balanza comercial. Si la cooperación no subordinada con China, la participación más activa en el Banco BRICS y el Fondo de Rescate Automático es la manera de no depender tanto de las reservas internacionales en dólares, así como de los contratos cerrados en la moneda estadounidense, entonces esta debería ser una de las prioridades absolutas de la política exterior brasileña.

Como se indicó anteriormente, el Cono Sur, América del Sur, América Latina y el Caribe, debe ser nuestra prioridad. Después de eso, las relaciones con el continente africano y los países emergentes, así como el aumento de la presente en el Gran Oriente Medio y el Mundo Islámico. En la estructura de poder regional, los instrumentos ya están presentes, sin embargo, necesitan ser actualizados y fortalecidos, como Mercosur, Unasur, CELAC y el moribundo Consejo de Defensa Sudamericano. Conselho de Defesa Sul-americano. Los objetivos son evidentes y atraviesan urgentemente las garantías de autodeterminación y soberanía de la República Bolivariana de Venezuela, sin implicar una subordinación al imperialismo y, menos aún, hipotecando los ingresos petroleros. Lo mismo ocurre en la protesta contra los criminales bloqueos económicos sobre Cuba y, a escala internacional, contra la República Islámica de Irán.

Foto: Prensa Presidencial.

En términos de financiamiento de proyectos productivos es factible pensar en un Banco Latinoamericano de Desarrollo, imaginando un Plan Marshall de nosotros mismos. El primer paso sería capitalizar Banco do Sul con líneas de financiamiento de consorcios productivos y cadenas integradas en el Sur-Sur, ya en las normas industriales que practicamos. Una buena iniciativa sería recuperar la autonomía en todo el complejo médico-hospitalario y químico-farmacéutico, una medida eficaz que tiene un multiplicador de empleo directo e indirecto y una enorme presencia de científicos vinculados al servicio público.

Relacionado:  Todos en cuarentena o rompemos la cuarentena

Nuestras Universidades e instituciones científicas necesitan aumentar la cooperación dentro de América Latina, sin la reproducción del colonialismo intelectual y los paradigmas del norte hegemónico, especialmente con el eje anglosajón. Las iniciativas de cooperación pueden tener lugar tanto en instituciones de investigación independientes, como en las vinculadas a nacionales (como Fiocruz) o subnacionales (como el Instituto Butantá).

La importancia de condenar el colonialismo intelectual y las condiciones de la intelectualidad gana materialidad analizando el flagelo que azota el inconsciente colectivo y la fabricación de una moral típica de la gringa derecha republicana en nuestro país. Me refiero a la dimensión adoptada por la Cooperación Jurídica Internacional y a los profundos efectos de la internalización de los intereses externos, como la Operación Lavado de Coches, que han demostrado materialmente cómo la acción de los Estados Unidos tiene terribles efectos en nuestra sociedad en general y en las estructuras productivas en particular.

Por lo tanto, las relaciones con los Estados Unidos deben ser distantes, cautelosas, pero poco o nada amigables. Debemos y podemos mantener todas las diferencias en la OMC y llevar a cabo acuerdos solo en el marco de la cooperación internacional con transferencia tecnológica completa, algo que nunca ocurre en la compra de material de guerra de los Estados Unidos. Conocemos los efectos nocivos del imperialismo estadounidense en los corazones y las mentes de las autoridades establecidas y las tecnocracias profesionales (como la economía, los aparatos legales y la estación militar) y cómo esto debe ser detenido, incluyendo acuerdos de acuerdo y a «viajes de experiencia profesional».

Debemos tomar el camino opuesto, acercándonos, como sociedad, a los brasileños emigrados en condiciones legales o ilegales, con una agresiva política cultural de pertenencia brasileña y latinoamericana y poder blando en el corazón de la guerra superpotencia bélica.

Parece lógico, pero tenemos que reforzar lo que es evidente. Si somos un país ejemplar en la conversión económica a bajo nivel de carbono y pleno empleo, podemos guiar al Sur Global en el camino hacia un nuevo acuerdo verde efectivo.

Para que el programa mencionado anteriormente se convierta en un programa de reivindicación y construcción colectiva, tenemos que ir más allá. Es necesario crear mecanismos de presión del movimiento popular, de la sociedad organizada y de la izquierda, para influir o formular la política exterior brasileña. Una de las formas de contribuir es exigir que la participación en Itamarat y en puestos diplomáticos no sea una carrera exclusiva y excluyente, como en las carreras jurídicas del Estado y la prerrogativa sobre las áreas policiales. Contrariamente a lo que dicen los críticos, estas medidas no deterioran el marco técnico del gobierno, sino que lo dejarían lleno de «oxígeno» y pensamiento crítico. Bajo ninguna circunstancia podemos permitirnos tener otros «idiotas en la cancillería del país» y menos aún, formar licenciaturas en relaciones internacionales con la mentalidad de energúmenos colonizados de este calibre.

Brasil desempeña un papel clave en el sistema internacional que se producirá a lo largo y especialmente después de la pandemia del virus corona. Es nuestra tarea señalar en esta dirección y contribuir de las maneras correspondientes.

Gráfica docaciones
https://www.elciudadano.com/prensa-libre-donaciones-a-el-ciudadano/