[Columna de Opinión]

La firme reafirmación de Lula de la democracia, el progreso social y el estado de derecho en Brasil

“Bajo el gobierno progresista de Lula, no se puede enfatizar lo suficiente la importancia de la democracia brasileña para el resto de América Latina. Tampoco puede hacerlo la amenaza que representa la militarización bolsonarista de las instituciones estatales de Brasil”.

Por Wari

25/01/2023

0 0


Por Francisco Domínguez

El 8 de enero de 2023, una semana después de la toma de posesión presidencial de Lula, el mundo quedó conmocionado por un ataque de la mafia al estilo Trump contra instituciones estatales clave en Brasilia, la capital del país. El mundo vio imágenes en los medios de miles de simpatizantes de Bolsonaro invadiendo el Planalto (palacio presidencial), y las instalaciones tanto de la Corte Suprema como del Parlamento, quienes, cuando estaban adentro, procedieron a destrozar casi todo lo que estaba a su alcance mientras se tomaban selfies.

Fue una insurrección bolsonarista destinada a no reconocer la victoria de Lula y mantener a Jair Bolsonaro en el poder. Flavio Dino, ministro de Justicia de Lula, informó que los bolsonaristas habían perpetrado actos de vandalismo similares en al menos diez estados.

El expresidente Jair Bolsonaro, quien se negó a reconocer su derrota electoral contra el candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Inazio Lula da Silva el 31 de octubre de 2022, había viajado convenientemente a Florida (30 de diciembre de 2022) aparentemente para no estar presente en la toma de posesión de Lula. Pero lo más probable es que fuese para que no se le asociara directamente con el intento de golpe del 8 de enero si fracasaba.

Entregar la banda presidencial a Lula hubiera sido aceptar la voluntad electoral del pueblo. El vicepresidente de Bolsonaro, el general retirado del ejército, Hamilton Mourão, que también había cuestionado la transparencia de las elecciones, también se negó a entregar la banda presidencial a Lula y no asistió a la toma de posesión oficial el 1 de enero de 2023, a pesar de que estaba invitado.

El tema se resolvió invitando a representantes del pueblo de Brasil (un niño negro, un discapacitado, un recolector de reciclables de la calle, un obrero metalúrgico, un maestro, una cocinera y un artesano) a quienes se les encomendó colocar la faja en el tórax de Lula. Entre ellos destacaba Roani Metuktire, de 93 años, líder indígena que acusó a Bolsonaro de crímenes de lesa humanidad, tanto por destruir su hábitat amazónico como por pisotear los derechos indígenas.

Unos días antes (24/12/22), los detectives de Brasilia habían frustrado un complot para detonar un artefacto explosivo dentro de un camión lleno de combustible para aviones en el aeropuerto de la ciudad capital. Tres bolsonaristas fueron detenidos y están siendo juzgados por el atentado terrorista. Uno de ellos (Washington de Oliveira Souza) dijo a la policía que el llamado a las armas de Bolsonaro lo inspiró a construir el arsenal que guardaba en su departamento (escopetas, un rifle, dos revólveres, tres pistolas, enormes cantidades de municiones, uniformes de camuflaje y muchos explosivos). Estos delincuentes declararon a la policía que tenían la intención de causar una gran conmoción con la esperanza de provocar que los militares declararan el estado de emergencia. Desde Florida, Bolsonaro calificó la acción como un “acto terrorista”, pero aun así elogió a los manifestantes que acampaban frente a los cuarteles del ejército en todo Brasil, instando a los militares a dar un golpe de Estado.

El ambiente golpista creado por Bolsonaro se intensificó durante la propia elección. En un despliegue de personal sin precedentes, la Policía Federal de Carreteras (PRF) instaló barricadas en el noreste de Brasil para impedir que votaran los votantes de los bastiones del PT. En la subregión de nueve estados, Lula obtuvo un promedio del 70% de los votos emitidos.

Silvinei Vasques, director de la PRF había publicado un llamado a votar por Bolsonaro en Instagram, que luego fue eliminado. Antes de la segunda ronda en octubre de 2022, The Economist (8/09/2022) describió a las fuerzas policiales de Brasil, de casi 400.000 efectivos, como “fáciles para disparar y cariñosas con Bolsonaro”. La pronta intervención del juez de la Corte Suprema, Alexandre de Moraes, presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Brasil, provocó el levantamiento del bloqueo del PRF y su orden de extender el tiempo de cierre de las urnas en 560 lugares, impidió que este esfuerzo de supresión del voto bolsonarista tuviera éxito.

En un allanamiento realizado por la Policía Federal (12 de enero), se encontró una hoja con actas de Jair Bolsonaro en la residencia privada de su (ahora ex) ministro de Justicia, Anderson Torres, con un plan para emitir un decreto presidencial declarando un estado de emergencia en las instalaciones del TSE, con el objetivo de cambiar (anular) el resultado de las elecciones del 31 de octubre e imponer un régimen militar.

Anteriormente, Bolsonaro y algunos de los altos mandos habían propuesto que las fuerzas armadas realizaran su propia auditoría de votos, separada y paralela, para contrastarlas con las cifras del TSE en caso de que Lula fuera declarado ganador. El 8 de enero, Torres fue secretario de Seguridad de Brasilia designado en ese cargo por el gobernador de la capital, Ibaneis Rocha, aliado incondicional de Bolsonaro.

Con Torres a cargo de la seguridad de Brasilia, el escenario estaba listo para el golpe. Su Policía Militar (MP) simplemente abrió las puertas a los violentos invasores. Hay decenas de videos publicados que muestran a oficiales del MP simpatizantes sonriendo, abrazándose y tomándose selfies con los insurrectos. El comandante en jefe de la Policía Militar de Brasilia, Fabio Augusto Vieira, está acusado de connivencia abierta con ellos.

Otro alto mando bolsonarista es el exministro de Seguridad Institucional, el general Augusto Heleno, quien a lo largo de 2021 y 2022 siguió haciendo amenazas de intervención militar. En noviembre de 2022, tras la victoria de Lula en la segunda vuelta, Heleno manchó públicamente la salud mental y física del presidente y lo calificó de borracho.

También está Walter Braga Netto, un general retirado del ejército, exministro de Defensa y candidato a vicepresidente en la boleta presidencial de Bolsonaro para 2022. En junio de 2022, Braga Netto afirmó que si no se aceptaba la demanda de Bolsonaro de que las fuerzas armadas auditaran los resultados de las elecciones, las elecciones podrían cancelarse. “O tenemos elecciones limpias, o no tendremos elecciones”. Según se informa, durante la insurrección Braga Netto tendría la tarea de desplegar las fuerzas armadas en las calles.

Aunque la idea de que el ejército ejerza tutela sobre la política es atractiva y popular entre los altos oficiales, a pesar de los persistentes llamados de Bolsonaro y de los bolsonaristas, la mayor parte de las fuerzas armadas no fueron persuadidas para dar un golpe de Estado. Bolsonaro se había vuelto tan tóxico que incluso sectores sustanciales de la extrema derecha mundial parecen estar listos para desvincularse de él, a pesar de los arduos esfuerzos de relaciones públicas de BBC/PSB realizados con “Rise of the Bolsonaros”.

El 9 de enero, Lula dio rienda suelta a su ira por la violenta insurrección bolsonarista contra la democracia brasileña y anunció que su gobierno no descansará hasta encontrar y castigar a todos los responsables, incluidos sus patrocinadores financieros. La Fiscalía General de Brasil ha conseguido que se congelen 6,5 millones de reales (más de 1 millón de euros) pertenecientes a 52 personas físicas y siete empresas, para ser investigadas como sospechosas de haber financiado el intento de golpe de Estado.

Seguido de gobernadores y jueces del Supremo Tribunal Federal, para simbolizar la unidad institucional en defensa de la democracia, Lula encabezó una caminata (01/09/23) desde el palacio presidencial hasta el recinto del Supremo Tribunal Federal, para verificar los daños causados ​​a los edificios públicos destrozados. Entre los presentes se encontraban los gobernadores de los 27 estados de Brasil, los presidentes tanto del Congreso como del Senado, y el Fiscal General. Lula criticó duramente la falta de acción y el silencio de las fuerzas armadas durante dos meses sobre los campamentos bolsonaristas fuera de los cuarteles militares exigiendo que den un golpe de Estado. Y en buena medida, hasta ahora Lula ha despedido a más de 50 oficiales militares a cargo de la seguridad de la presidencia.

Después del paseo institucional, las fuerzas policiales restablecieron rápidamente la ley y el orden: el campamento bolsonarista fuera del cuartel general del ejército en Brasilia fue desmantelado, después de una orden de Alexandre de Moraes que condujo al arresto de 1.500 manifestantes que fueron detenidos en más de 300 centros de detención. Todos esos campamentos en otros estados de Brasil también fueron desmantelados.

Torres Anderson está bajo arresto y el STF suspendió al gobernador de Brasilia, Ibaneis Rocha, de su cargo por 90 días en espera de una investigación. Durante el intento de golpe, mientras Rocha estaba sentado sobre sus manos, Lula emitió un decreto entregando el control de la seguridad de Brasilia al Gobierno Federal hasta el 31 de enero. Veinte minutos después, la Policía Civil de Brasilia y la Policía Federal habían limpiado por completo todos los edificios gubernamentales de alborotadores. El comandante en Jefe de la Policía Militar de Brasilia, Fabio Augusto Vieira, también está detenido. Silvinei Vasques, director de la PRF, ha ‘sido jubilado’.

El senador Renan Calheiros (expresidente del Senado) afirmó que solicitará al ministro del STF, Moraes, que investigue la responsabilidad de Bolsonaro en el intento de golpe. El juez decano del STF, Gilmar Mendes, señaló que Bolsonaro tiene responsabilidad política por no haber disuadido a sus seguidores de ejecutar actos de violencia. Los fiscales brasileños han pedido a los tribunales que confisquen los bienes de Bolsonaro como parte de su investigación del intento de golpe.

La Fiscalía General de Brasil ha incluido a Bolsonaro en su investigación porque podría haber “incitado públicamente a la comisión de delitos”. Y el juez del STF, Ricardo Lewandowski, rechazó un recurso de hábeas corpus preventivo para Torres y Jair Bolsonaro.

Debido a la perplejidad que rodea la insurrección bolsonarista, se ha prestado poca atención a la implementación de las políticas de Lula. El 2 de enero, un día después de su toma de posesión, canceló la privatización de ocho empresas estatales. También revocó varios decretos reaccionarios de Bolsonaro: restableció el apoyo financiero para luchar contra la deforestación y derogó una medida sobre la minería ilegal; suspendió la emisión de nuevos permisos de armas y la autorización de nuevos clubes de tiro; garantizó el apoyo a los ingresos para los pobres y una exención de impuestos sobre el combustible, entre una serie de medidas progresistas.

Para colmo, nombró a Sonia Guajajara, representante de los pueblos indígenas, a cargo del recién creado Ministerio de los Pueblos Indígenas, que se comprometió a crear durante la campaña electoral.

Bajo el gobierno progresista de Lula, no se puede enfatizar lo suficiente la importancia de la democracia brasileña para el resto de América Latina. Tampoco puede hacerlo la amenaza que representa la militarización bolsonarista de las instituciones estatales de Brasil. Durante la campaña electoral prometió el despido de unos 8.000 militares designados en todos los niveles del Estado en todo Brasil.

Tendremos que permanecer alerta –el bolsonarismo ha sido derrotado pero aún no está enterrado– y redoblar nuestra solidaridad con el pueblo de Brasil y los pueblos de América Latina.

Por Francisco Domínguez

Académico y especialista en la economía política contemporánea de América Latina.

Puede pedirle a su parlamentario que firme una Moción Temprana que muestre solidaridad con Lula después del ataque del 8 de enero a la democracia brasileña.

Agregue su nombre a una declaración pública en apoyo de la democracia brasileña aquí.

Columna publicada originalmente el 21 de enero de 2023 en labouroutlook.org

Fotografía: Celebraciones en la ceremonia de toma de posesión de Luís Inácio Lula da Silva, en Brasilia, el 1 de enero de 2023.

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬