es Spanish

Las alertas del año 2014, para la economía y las finanzas

Mario BrionesTranscurrida la última reunión de la Reserva Federal de EE UU, del 17 y 18 de diciembre 2013, los mercados volvieron a la calma y las cifra azules han regresado a las pizarras de las principales bolsas del mundo, tras el anuncio que la expansión monetaria en Norteamérica sólo disminuiría en US$ 10.000 millones mensuales a partir de enero 2014, quedando vigente un monto mensual de US$ 75.000 millones, que puede variar según la actividad de la economía, incluida la posibilidad de volver a aumentar la emisión, si las condiciones lo ameritan.

La decisión adoptada por la Reserva Federal, basada en los datos favorables de la economía norteamérica, deja la impresión que después de cinco años, podría empezar a quedar atrás una de las mayores crisis que ha vivido la humanidad, con secuelas vigentes en todo el mundo. Se habla de “recuperación” y de “síntomas positivos” que harán regresar el optimismo y el crecimiento, sin embargo, tanto inversores como analistas de mercados siguen preocupados y alertas por la especulación en la renta fija y variable, mientras las economías siguen estancadas.

La situación que se aprecia pone alertas a la economía mundial, pero también para nuestro país. Llevamos cuatro décadas viviendo bajo el modelo de economía neo liberal, tiempo en el cual se ha instalado en el inconsciente de los chilenos un aprendizaje basado en el consumo, en diferentes grados y con cambios que abarcan hasta la cultura. Son visibles diversas señales que refuerzan esa idea, como por ejemplo, las antenas parabólicas de TV satelital que empiezan a proliferar en las poblaciones de muy bajo nivel de ingreso, dando cuenta de un valor aprendido a imagen y semejanza de los países ricos, los que a su vez alentaron sociedades que educaron a varias generaciones en la abundancia y que hoy sufren el shock de la abstinencia. Fue un bienestar construido con una colosal deuda, avalada con papeles, convertidos en una promesa de pagar en el futuro, el gasto y el consumo ya realizado, sustentado en posibilidades y probabilidades de mayores riquezas venideras, que en el pasado. El telón cayó y la promesa ha sido develada como la gran estafa a muchas generaciones y a otras que vendrán.

Debemos enterarnos que el crecimiento ocurrido antes de la crisis de la burbuja hipotecaria del 2008, no volverá a reproducirse. El logro de una carrera universitaria ya no es garantía para nadie y las expectativas que tenían las familias respecto a sus hijos, de un buen pasar para toda la vida por medio de un título universitario, se ha vuelto en incertidumbre. Esta misma confrontación de expectativas, la están viviendo en España, Portugal, Grecia, EE. UU, incluso en países como Holanda, Noruega y también Alemania. El Estado de bienestar logrado en años anteriores demostró que era insustentable en el tiempo, porque fue creado artificialmente con una deuda monumental.

Como consecuencia, no debiera extrañarnos las crisis sociales futuras, el retorno de las guerras, las tensiones entre países, EE UU., China, Japón, Rusia, Israel, Corea, etc. EE UU tiene entre sus desarrollos las ojivas que se disparan en menos de una hora, con municiones no nucleares, desplazándose a velocidades de 5 a 8 Mach para llegar a cualquier punto del planeta. Rusia no está ajeno a este afán, desde la década del 2000 ha retomado su línea de incrementar los misiles y tiene 22 modelos estratégicos armados con ojivas nucleares. En la segunda semana de diciembre de este año, el crucero estadounidense de misiles guiados Cowpens se enfrentó a los buques de guerra chinos en el mar de China Meridional, incluido el portaaviones chino Liaoning que estaba en las cercanías. Faltaron solo minutos para un enfrentamiento armado. Pocas personas conocieron la noticia, como tampoco se han enterado de la tensión entre China y Japón, y el adiestramiento que está llevando a cabo el ejército japonés.

Recientemente, la ex secretaria del Departamento de Estado de EE.UU. y profesora de la Universidad de Stanford, Condoleezza Rice, que manejó las relaciones exteriores de Bush, sostuvo que su país tiene la tarea de “fortalecer los pilares de su influencia” y de actuar teniendo en mente “la historia a largo plazo”. Además recalcó que Washington puede ayudar a las democracias en América Latina a dar una respuesta a los que calificó como “dictadores populistas”. No es difícil entender dichas palabras más allá de su sentido literal, porque corresponden a un mensaje subliminal que nosotros conocemos tras una larga historia practicada en Latinoamérica y que significa utilizar todo el poder de la fuerza para seguir controlando el mundo y asegurar el flujo de riqueza a bajo costo, que permita a los norteamericanos mantener el estándar de vida y si es posible, compartir con sus aliados.

Para explicar lo expresado anteriormente es interesante citar las palabras del analista británico John Phelan en un artículo para “The Wall Street Journal”, donde expresa, “Se supone que los mercados deben regularse por las expectativas de rentabilidad percibida de valores y no por la búsqueda de ganancias especulativas causadas por las manipulaciones de los banqueros centrales. Ahora, en cambio, parece que los intereses de los mercados financieros están, precisamente, en contradicción con los intereses del resto de la economía”. Esto que dice Phelan es el núcleo central del problema e implica graves consecuencias para la humanidad, porque da cuenta de una descomunal avaricia que raya en la insanía mental, que deja a miles de millones de personas subsistiendo en la pobreza.

Phelan afirma además que el sistema bancario con base en la FED norteamericana, tenía por finalidad terminar con los fracasos de los bancos. Un siglo después, la vemos convertido en un organismo que se transformó en impulsor del caos financiero, porque se pensó que vigilaría la transparencia en los mercados, estimulando prácticas de rentabilidad basada en valores producidos y no en la búsqueda incesante de ganancias especulativas como ha sido promovida por los bancos centrales. El congresista republicano Ron Paul en su libro “End the Fed” (Eliminar la Fed), denuncia una institucionalidad no confesada entre la Reserva Federal, el Congreso y la función del Presidente, que se transformó en “transmisores de la voluntad de un cúmulo de banqueros que son hoy en día el único poder real en EE.UU. y pretenden establecer un dominio mundial”. Son numerosas las violaciones de la ley por parte de la FED y cita como ejemplos los préstamos clandestinos a los mayores bancos de EE.UU. y Europa durante la crisis del 2008, que llegó a sumar US$ 16 billones de dólares.

Los valores de la expansión monetaria vigente a diciembre 2013 son de US$ 85.000 millones, que incluye tanto bonos del Tesoro como los “activos tóxicos”, es decir, titulo hipotecarios. Es más, en el presente año la demanda internacional por los bonos se redujo y la Reserva Federal tuvo que compensarlo, convirtiéndose en el “donante”’ principal del Tesoro de EE.UU, desde el cual sale el dinero para pagar el gasto, el déficit del gobierno y el fastuoso programa de innovación tecnológica en armas, que no solo ha permitido liderar en dicho campo, sino además, desarrollar la tecnología que permite espiar a todo el mundo, incluso matar a los líderes rebeldes armados, como el caso de las Farc, hecho reconocido recientemente por el ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe.

China tiene US$ 1,30 billones de dólares en bonos estadounidenses y son parte de la impactante cifra de US$ 3,66 billones que tiene China como reservas en dicha moneda, la mayor reserva extranjera acumulada por los excedentes de un consumo realizado por EE UU y otros países, por lo que se teme pueda producirse un impago. “Una desaceleración en la acumulación de reservas en moneda extranjera de China sería el precedente para una caída en la posesión de bonos del Tesoro”, predice Nicholas Borst, especialista del Instituto Peterson de Economía Internacional, lo cual es una alerta a considerar.

Otra alerta vigente es si China y Rusia dejan de usar el dólar como moneda de intercambio. Esta opción ha sido estudiada en algunos países y también por Estados Unidos, por eso las fricciones navales y algunas salidas de madre de los comandos militares son frenadas por el frágil equilibrio que existen en la economía. Según recoge el portal militar Dod Buzz, “los analistas de defensa dijeron que el Pentágono debería empezar una acumulación a gran escala de armamento, incluyendo más submarinos nucleares, para una posible contienda”, en relación con China. Jim Thomas, vicepresidente y director de estudios del Centro para Evaluaciones Estratégicas y Presupuestarias, señaló que “el gasto militar de China casi se ha triplicado en los últimos diez años, pasando de 45.000 millones de dólares en 2003 a por lo menos US$ 115.000 millones en la actualidad.”

Las palabras de Mitt Romney el ex-candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, no fueron solo palabras dirigidas a los donantes acaudalados, cuando dijo que el 47% de los estadounidenses “se creen víctimas” y con derecho a recibir amplios apoyos del gobierno. Son frases reveladoras del pensamiento del segmento más rico y poderoso que no transarán bajo ningún concepto, porque se sienten los llamados a determinar el curso del mundo sin importar lo que suceda. Hoy, una gran masa de la población norteamericana vive gracias a las estampillas que entrega el gobierno para alimentos. Otra gran cantidad sigue desocupada, con un agravante, llevan años sin un trabajo estable y ha sido la razón por lo cual han desaparecido de las estadísticas como cesantes, dato ratificado por el propio premio Nobel de Economía 2013, Eugene Fama. El 47% de los adultos estadounidenses tiene un trabajo a tiempo completo, otro 40% ganan menos de 20.000 dólares al año, al filo o bajo la línea de la pobreza.

España mira con preocupación el ingreso de capital de EE UU, producido al ritmo de la imprenta de la FED, para comprar bienes o invertir a precios de liquidación. La expropiación global es un nuevo acierto de la ingeniería financiera a favor de los grupos concentradores de la riqueza mundial que succionan todo desde abajo hacia arriba, industrias, minerales, concesiones pública, edificios y lo más importante, la energía de años de vida que se extrae a la población en todas partes. Aún no termina la crisis hipotecaria del 2008 y han vuelto las alarmas de nuevas burbujas que están reapareciendo en los mercados de la vivienda en Suiza, Suecia, Noruega, Finlandia, Francia, Alemania, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido, etc. Nouriel Roubini explica que “En la mayoría de las economías avanzadas, las burbujas se inflan por las tasas de interés muy bajas a corto y largo plazo. Dado el crecimiento anémico del PIB, el alto desempleo y la baja inflación, la liquidez generada por la flexibilización monetaria convencional y no convencional incrementa los precios de los activos, empezando con los precios de las viviendas”.

Han dicho que las tasas no subirán hasta el 2016. Esta es una alerta muy importante a vigilar, si suben las tasas de interés antes, el mundo podría entrar en otra recesión con características desconocidas.

Por Mario Briones R.

Facebook Comments

4,250,427FansMe gusta
173,050SeguidoresSeguir
291,963SeguidoresSeguir
16,522SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -