Bolsonaro amenaza con no reconocer los resultados

Lo que está en juego en las elecciones de Brasil

Antes de las elecciones de octubre, con el izquierdista Lula liderando las encuestas, aumentan los temores de un golpe de Estado de Bolsonaro, lo que significa que está en juego toda la democracia de Brasil.

Por Wari

0 0


Por Francisco Domínguez

Después de cuatro años de un gobierno derechista de Bolsonaro, los brasileños votarán por un nuevo presidente el 2 de octubre de 2022. El expresidente Lula, actualmente alto en las encuestas, se enfrenta a un titular cada vez más delirante, que parece haber amenazado con emprender acciones inconstitucionales violentas en caso de perder.

La victoria de Bolsonaro se produjo dos años después de la destitución de la presidenta del Partido de los Trabajadores, Dilma Rousseff, en 2016, la primera mujer en ser presidenta. El Partido de los Trabajadores (también conocido como Partido dos Trabalhadores, o PT) había ocupado el cargo desde 2003.

El período 2010-2016 estuvo dominado por la crisis del ‘contracción del crédito’ que conmocionó al mundo, con una contracción económica generalizada, un enorme endeudamiento en las economías avanzadas y una reducción considerable en el consumo de materias primas. Brasil fue duramente golpeado. Para 2015, el PIB se había reducido en un tres por ciento, la inflación era alta (10 por ciento) y la deuda pública se disparó al 63 por ciento del PIB, lo que dificulta que el gobierno mantenga sus políticas sociales de erradicación de la pobreza.

La derecha de Brasil aprovechó la crisis. Un reaccionario Movimiento Brasil Libre (MBL) desató una ola de protestas callejeras que también se alimentó de la investigación Lava Jato sobre corrupción en Petrobras, una de las mayores petroleras estatales del mundo. Esto permitió que el derecho de Brasil creara una atmósfera de inestabilidad que utilizarían tanto para acusar a Dilma mediante una votación parlamentaria por cargos falsos de ‘manipular los libros’, como para lanzar una cacería de brujas contra el PT, a la que contribuyeron masivamente los principales medios de comunicación del mundo. Los medios de Brasil fueron mucho peores.

El gobierno interino de Michel Temer, aprovechando esta embriagadora campaña, tomó medidas para revertir las políticas sociales del PT, congelando el gasto estatal en salud y educación durante veinte años.

Lo que inició la MBL no estaría completo sin destituir a Lula como candidato presidencial para 2018. El juez Sergio Moro fue el encargado de realizar una investigación que buscaba condenar a Lula por cargos de corrupción. Moro logró esto después de una investigación de cuatro años, que condujo al encarcelamiento ilegal del expresidente durante 580 días, primero como arresto, seguido de una sentencia de prisión de nueve años en 2017, luego aumentó a doce años en 2018, cuando Lula apeló. Moro desplegó todos los trucos sucios del arsenal de la guerra legal para encarcelar a Lula, por lo que disfrutó del pleno apoyo del establecimiento de Brasil y de los principales medios de comunicación nacionales y mundiales.

Fernando Haddad, el candidato presidencial del PT que reemplazó a Lula, tenía apenas tres semanas para disputar las elecciones presidenciales de 2018. El clima anti-PT generalizado creado tras la destitución de Dilma y el encarcelamiento de Lula permitió a los empresarios pro-Bolsonaro romper todas las normas electorales y pagar millones de dólares para inundar las redes sociales con noticias falsas que retrataban a Haddad ‘como un monstruo pervertido, recomendando la distribución de biberones a guarderías y ‘kits gay’ que enseñan la homosexualidad en las escuelas’. Bolsonaro ganó en la segunda vuelta con el 55 por ciento de los votos.

Jair Bolsonaro es descaradamente racista, misógino y homofóbico. Ha insultado y denigrado repetidamente a las mujeres, la comunidad LGBT y los negros e indígenas brasileños. Apoya abiertamente la dictadura militar de 1964-1985 y dedicó su discurso de apoyo a la destitución de Dilma al coronel Carlos Brilhante Ustra, quien en 1970 ordenó su tortura. Que este tipo de discurso de odio esté siendo pronunciado por el presidente representa un gran revés para la democracia y los derechos humanos en Brasil.

Bolsonaro describió al Covid-19 como una ‘pequeña gripe’, aconsejó a las personas que no usen máscaras (lo que podría causar neumonía y muerte, dijo) y afirmó que las mujeres podrían dejarse barba y las personas podrían convertirse en cocodrilos como resultado de las vacunas. Los efectos: Brasil registró 34 millones de casos y casi 700.000 muertes, una de las peores cifras del mundo.

Mientras tanto, las políticas económicas de Bolsonaro vieron caer drásticamente el gasto en salud, junto con el gasto en educación. Entre 2019-21, el gasto estatal destinado a las mujeres cayó un 46 por ciento. Bolsonaro ha desmantelado las protecciones laborales, congelado el salario mínimo y privatizado la empresa estatal de electricidad, que genera el 30 por ciento de la energía del país, como antesala a la privatización de Petrobras. También se han privatizado más de cien activos energéticos estatales. Bajo su supervisión, la deforestación de la Amazonía brasileña alcanzó un récord en la primera mitad de 2022 (1.500 millas cuadradas, un 80 % más que en el mismo período de 2018), y para mediados de 2022 se estimó que 32 millones de brasileños padecían hambre.

Por el contrario, durante trece años de gobierno del PT, treinta millones de brasileños salieron de la pobreza. Para 2015, los salarios reales eran un 78 por ciento más altos que la inflación acumulada desde 2002. Más del 90 por ciento de los beneficiarios del programa Bolsa Familia de erradicación de la pobreza eran mujeres (el 68 por ciento eran mujeres negras) y el desempleo se redujo a menos del seis por ciento, el nivel más bajo en la historia. Se crearon 214 escuelas técnicas y 18 universidades estatales con educación gratuita en todos los niveles, a disposición de millones de estudiantes, muchos de los cuales fueron becados (el 51 por ciento de ellos eran mujeres). 10,5 millones de personas de bajos ingresos fueron ubicadas en 2,6 millones de casas a través del programa de vivienda, y la atención médica básica llegó al 70 por ciento de la población, otro récord histórico.

La desastrosa mala gestión de Bolsonaro hizo que su aprobación cayera bruscamente (a menos del veinte por ciento en noviembre de 2021), agravado por tener que enfrentar una contienda presidencial contra un Lula muy fortalecido, quien fue exonerado por completo en 2021 por la Corte Suprema de todos los cargos de corrupción. La última encuesta de Datafolha (20 de agosto de 2022) muestra a Lula con el 47 por ciento de la intención de voto frente al 32 por ciento de Bolsonaro.

En respuesta, Bolsonaro y sus seguidores se han vuelto locos. Marcelo Arruda, líder local del PT, fue asesinado —tres tiros— por un simpatizante de Bolsonaro el pasado 10 de julio, durante la fiesta de su cumpleaños número 50. Un mitin electoral del PT en Río de Janeiro también fue interrumpido por la explosión de una bomba casera. Desde entonces, Lula usa un chaleco antibalas.

Bolsonaro ha emitido más de una docena de decretos a favor del derecho de los brasileños a portar armas, lo que ha llevado a un auge en la posesión de armas. Ha dicho que el sistema de votación electrónica de Brasil no es confiable y ha amenazado con no reconocer los resultados o no ceder el poder si pierde, insinuando una toma brasileña del Capitolio, a lo Trump. Uno solo puede imaginar lo que hará si Lula no gana en la primera vuelta.

Hay mucho en juego: Bolsonaro representa una grave amenaza para la ya maltratada y magullada democracia de Brasil. Destacadas figuras de la política, los negocios, la ciencia y las artes han emitido un Manifiesto Ciudadano para defender el estado de derecho y oponerse a su ‘delirio autoritario’, que ha sido firmado por más de un millón y respaldado por más de 500 organismos de la sociedad civil. Asociaciones privadas como la Federación Brasileña de Bancos y las principales federaciones sindicales han emitido una declaración similar. En Gran Bretaña, los parlamentarios firmaron una moción especial denunciando las amenazas electorales de Bolsonaro y la violencia política.

Ante esta situación, debemos apoyar la lucha de los brasileños por defender su democracia, que ya ha sido dañada por el juicio político a Dilma, por el encarcelamiento de Lula y por el cercenamiento de los derechos sociales, económicos y políticos. Debemos redoblar nuestra solidaridad, y condenar y oponernos al asalto de Bolsonaro.

Por Francisco Domínguez

Jefe del Grupo de Investigación sobre América Latina en la Universidad de Middlesex. También es secretario nacional de la Campaña de Solidaridad con Venezuela y coautor de Right-Wing Politics in the New Latin America (Zed, 2011).

Publicada originalmente el 25 de agosto de 2022 en Tribune.


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬