Yasna Provoste es ungida como la candidata del Partido del Orden

En una plaza de Vallenar la Democracia Cristiana presentó su carta presidencial: la senadora Yasna Provoste. Pese a ser del ala más progresista de la DC, Provoste ha censurado una publicidad del INJUV, fue gestora del maquillaje de la ley de educación de Pinochet por otra similar y entre sus orejeros está el amigo de Soquimich, Jorge Pizarro. Detrás de su candidatura, pese a que ella lo niega, está los hilos de Enrique Correa y la sobrevivencia de la ex-Concertación.

Por Mauricio

Publicado en

Actualidad / Chile / Columnas / Política

0 0


En un soleado mediodía en la ciudad de Vallenar, la presidenta del Senado Yasna Provoste lanzó su candidatura presidencial. Rodeada de quien fuera su profesora del liceo, familiares y vecinos de la ciudad hizo el anuncio bien lejos de su partido político, la Democracia Cristiana (DC), apelando a su legado diaguita, haberse formado en la educación pública y provenir de regiones.

Sin embargo, la candidatura de Provoste demuestra la capacidad de mímesis del Partido del Orden. Más que una carta de la Democracia Cristiana, cuya oligarquía miraba en menos a la militante nortina, su apuesta presidencial es una estrategia bien diseñada por Enrique Correa y sus aún existentes redes al interior de la ex-Concertación, quienes resintieron el golpe al imaginario construido por las elites tras la revuelta de octubre de 2019 y asumieron la demanda de un Chile más plebeyo.

Pese a que la influencia de Correa ha sido negada por la misma Provoste, en ella coinciden periodistas con experiencia en el análisis político, como Mirko Macari y Tomás Mosciatti. Las redes de Correa se desplegaron a lo ancho y largo de la ex-Concertación y fue pergeñando una candidatura cuya imagen fuera capaz de mimetizarse en el nuevo Chile que se expresó en la elección de constituyentes. Así lo que antes fue la principal razón para que se le cerraran las puertas a Provoste en la aristocracia política de Santiago, resultan ahora ser las mejores armas para la renovación de la fachada concertacionista. Si décadas atrás ante la arremetida fuerte de un Joaquín Lavín, supieron instalar la figura carismática de Michelle Bachelet, hoy es el turno de que el proyecto concertacionista sea representado por una mujer de origen indígena de Vallenar.

Muy a su estilo zigzagueante que le ha permitido rondar las escenas del poder, Provoste en su lanzamiento no hizo mención alguna a algún proyecto político concreto y la necesaria superación del neoliberalismo en Chile. Su énfasis estuvo en su origen cultural y su biografía.

La tibieza de la proclamación fue interrumpida por una veintena de personas que le impugnaron por la liberación de los presos políticos de la revuelta. La ocasión fue aprovechada por Provoste para mostrar una jugada política hecha hace algunos meses cuando ya diseñaba su estrategia de campaña, momento en que se sumó a patrocinar como senadora una proyecto de ley para el indulto de los presos políticos.

ACUERDOS CUPULARES EN SANTIAGO

Si en Vallenar se montó la performance de la candidatura de Provoste, en Santiago el mismo día se reunieron los dirigentes de los partidos de Unidad Constituyente. Mientras Provoste en la Región de Atacama decía estar dispuesta para someterse “a cualquier mecanismo que sea abierto, democrático y participativo”; en la casa de Carmen Frei, presidenta de la DC, llegaron los timoneles de los partidos Socialista, por la Democracia y Radical, quienes acordaron ir a primarias con voto presencial y así dirimir la candidatura de la ex-Concertación.

De esa forma Provoste evitará la tensión que se produciría el PS si bajara en su favor a la candidata Paula Narváez, reuniendo además el apoyo del PPD, contactos hechos a través del senador Guido Guirardi.

Narváez, en cambio, cuenta con la bendición de la ex presidenta Michelle Bachelet para su candidatura, además del apoyo de socialistas históricos, como Camilo Escalona y Osvaldo Andrade.

ENTRE LA DISIDENCIA DE LA DC Y LA TRAMPA DE LA LGE

Yasna Provoste es hija de dueños de microbuses de Vallenar. Estudió en el liceo de la localidad de Atacama y, posteriormente, en el Internado Nacional Femenino de Santiago. Luego se fue a estudiar Pedagogía en Educación Física en la Universidad de Playa Ancha en Valparaíso, en donde también obtuvo un Magíster en Administración Educacional.

La política demócratacristiana fue campeona nacional de gimnasia a los nueve años, siendo becada para estudiar en Santiago. A su regreso a Vallenar también se dedicó al atletismo, llegando a ser campeona de pentatlón. También es católica y cuasimodista.

Su militancia en la DC es desde adolescente, entrando a los 14 años y siendo electa dirigente escolar en centros de alumnos y en su carrera. También integró la mesa ejecutiva de la FEUPLA al comienzo de la post-dictadura. Provoste es de la generación de dirigentes universitarios militantes concertacionistas abocados a la tarea de bajar las movilizaciones sociales de los centros de estudio que marcaron con fuerza la lucha contra la dictadura. Fue un periodo de casi una década en que las federaciones universitarias se sumergieron en el inmovilismo promovido por los dirigentes afines a la ex-Concertación.

Ya fuera de la universidad, la militancia DC la promovió a ser directora regional del Servicio Nacional de la Mujer (1996–1997) de Atacama, bajo el gobierno de su camarada Eduardo Frei Ruiz-Tagle. Con tan sólo 28 años fue designada como gobernadora de la Provincia de Huasco y, posteriormente, intendenta de la Región de Atacama en 2001. Ya en el gobierno de Ricardo Lagos fue nombrada ministra de Planificación y Cooperación (2004).

En un olvidado incidente en 2005 Provoste ejerció censura en su cargo de ministra de Mideplan. Fue cuando el INJUV presentó una campaña publicitaria para promover la inscripción electoral de los jóvenes realizada por la agencia de publicidad de Carcavilla, quienes propusieron como campaña La Raya, con algunas imágenes osadas, como el típico gesto del dedo medio levantado o una raya de un trasero. Las imágenes resultaron escandalosas para la derecha y sectores de la ex-Concertación, quienes chocaron con la decisión de la directora del INJU, Claudia Pinto, de mantenerla. La situación se sanjó cuando Provoste, su autoridad superior, suspendió definitivamente la campaña y despidió a Pinto.

La campaña del INJUV censarada por Yasna Provoste en 2005

En medio de la revuelta pingüina de 2006, Provoste fue llamada a desempeñarse como ministra de Educación del gobierno de Bachelet. Estuvo a cargo del reemplazo de la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE), principal demanda de los estudiantes movilizados en la época, consiguiendo convencer a la derecha para cambiar la ley sin cambiar el sistema educativo neoliberal heredado de la dictadura. De ese modo fue activa gestora de la Ley General de Educación (LGE), firmada por todo el espectro político protagonista de la post-dictadura. En la oportunidad, Juan García-Huidobro, presidente del Consejo Asesor Presidencial para la reforma, terminó acusando que la LGE no fortalecía la educación pública ni era el fin del copago.

Pese al pacto con la derecha, tiempo después fue destituida del cargo de ministra a través de una acusación constitucional promovida por los conservadores a partir del Caso Subvenciones, detectado por la Contraloría, institución que calculó un desorden financiero en el Mineduc por $262 mil millones. Fue así inhabilitada durante cinco años de ejercer cargos públicos.

Su salida del mapa político chileno fue compensado con una investigación académica desarrollada en Ottawa, Canadá, durante un par de años, en donde se mudó con su familia.

Al interior de la DC a partir de 2010 comenzó a disputar cargos políticos, como la presidencia regional en Atacama. Provoste se fortaleció tras ser electa en 2013 diputada por Vallenar con un 43,6% de la votación, lo que permitió doblar a la derecha en pleno sistema bimominal. En 2017 fue por un cupo senatorial, siendo primera mayoría nacional con un 34,25% de los votos. En marzo de 2021 asumió la presidencia del Senado.

Al interior de la DC se le reconoce como miembro del ala progresista, siendo disidente a la gestión de Ignacio Walker en 2012 y la propuesta de candidatura de Carolina Goic en las últimas presidenciales. En los años recientes fue contraria también a las gestiones del sector de Gutenberg Martínez y las cortapisas que pusieron al gobierno de Bachelet II, derrotándolos en las elecciones intrapartidarias de consejeros nacionales. Ya en su rol de presidenta del Senado si bien se ha prestado para las fotos junto al presidente Sebastián Piñera, se ha preocupado de mostrar una postura crítica con el gobierno, sobre todo en el ámbito de los auxilios de emergencia para solventar la crisis económica generada por la pandemia de coronavirus.

EN LA LÍNEA DEL MEDIO

La apuesta de Provoste antes de las primarias del fin de semana reciente era competir con Daniel Jadue por la izquierda y Joaquín Lavín por la derecha, pero el triunfo de Gabriel Boric y Sebastián Sichel le complicaron el panorama, debido a que los tres se disputan votaciones del centro político. Su apuesta es que Boric está obligado a reunir los votos de Jadue y de la Lista del Pueblo, por lo que su nicho electoral es la centro izquierda y quienes deseen hacer reformas moderadas.

De igual modo en el lanzamiento de su candidatura planteó la necesidad de realizar “transformaciones profundas”, lo que la distancia de la candidatura de Sichel. Al mismo tiempo, para distanciarse de Boric, planteó que los cambios se hacen a “a través del diálogo y de que es con formas pacíficas como logramos acuerdos”.

Luego agregó que “Chile debe reconstruirse en paz. Debemos reconstruir después de un mal gobierno, reconstruir los empleos perdidos, reconstruir el crecimiento económico”.

Entre sus asesores íntimos figuran su jefe de gabinete Christian Torres, quien comparte su proximidad con los chascones de la DC; el ex parlamentario y alcalde de Valparaíso, Aldo Cornejo, quien ha sido su principal negociador al interior del partido falangista y el resto de la ex-Concertación. Una figura más escondida es el senador Jorge Pizarro, quien está ligado a la corrupción en política hecha por Soquimich a través de su hijo.

El acuerdo para realizar primarias de Unidad Constituyente realizado este viernes en la casa de Carmen Frei fue también la tabla para reflotar el conglomerado ya que además de permitir la realización de una primaria que dejaría a todos los candidatos del sector conformes, les asegura forjar una lista parlamentaria única. De esta forma, en la ex-Concertación se dirimirían, además de Provoste por la DC, Paula Narváez (PS), Carlos Maldonado (PR) y posiblemente Marco Enríquez-Ominami (PRO).

Ante esos rivales, la mesa está servida para la candidata del sector más progresista de la DC, la que al mismo tiempo ha permitido el desembarco de los militantes más oscuros del Partido del Orden, como Jorge Pizarro y Enrique Correa.

Mauricio Becerra R.

El Ciudadano (*)

TE PUEDE INTERESAR: El fin del partido del Orden

(*) Tras la publicación de esta columna del periodista Mauricio Becerra, llegó esta nota de Imaginacción, que procedemos a reproducir íntegramente:

Señor
Francisco Marín
Director El Ciudadano
P R E S E N T E

Señor Director:

En el artículo periodístico titulado “Yasna Provoste es ungida como la candidata del Partido del Orden”, publicado recientemente por el medio que dirige, se plantea que el Sr. Enrique Correa estaría vinculado a la “opción Presidencial” de la Senadora Provoste.

Tal como lo desmentimos oportunamente a Radio Bio-Bío el 29 de mayo pasado y como consta en nuestra web en la sección desmentidos y aclaraciones, reiteramos que esa afirmación es completa y definitivamente falsa. La Senadora Provoste jamás ha sido asesorada por esta oficina.

Imaginaccion Comunicación Estratégica


Comparte 👍

Comenta 💬