es Spanish

Declaración pública del Encuentro Nacional de Asambleas en Freirina

Los días 6 y 7 de de abril nos juntamos en Freirina, en el valle del río Huasco, representantes de asambleas territoriales, ciudadanas, populares y organizaciones sociales y populares pro asambleas ,que veníamos desde Antofagasta hasta Aysén.

Tuvimos la oportunidad de aprender de las experiencias de los dueños de casa, que a través de la organización y de una lucha desigual fueron capaces de recuperar su territorio en contra de uno de los poderes económicos más importantes de este país, como es Agrosuper.

Las diferentes asambleas territoriales, como la asamblea de estudiantes secundarios Aces y Aseco, demostraron ser expresión de la movilización social, del descontento originado por un sistema abusivo, explotador, opresor y discriminador, que no es otro que el sistema capitalista.

Quedó de manifiesto que los sectores organizados por fuera de la institucionalidad nos unimos para defender nuestros derechos conculcados y por impedir la destrucción de la naturaleza y el saqueo de nuestras riquezas.

Hemos conocido los problemas de las diferentes zonas del país encontrándonos con una constante: el abuso por parte de una minoría que busca la ganancia fácil, pasando por encima de los derechos humanos esenciales, y colocando en peligro la armonía entre el hombre y la naturaleza.Vemos como uno de los temas de mayor gravedad el acaparamiento por parte de unos pocos del agua que nos pertenece a todos. Hemos visto morir nuestros ríos y nuestros cultivos, contaminar nuestras aguas y como se enferman nuestros hijos.

Una muralla que se llama lucro nos separa a los pueblos del vital elemento, lo que se expresa en el Código de Aguas, los tratados internacionales como el Acuerdo Frei-Menem que entrega la cordillera de los Andes, sus altas cumbres y sus glaciales al pillaje de las grandes trasnacionales.

Desde el extremo Norte hasta el Sur, los pueblos se movilizan y resisten ante la pérdida de nuestras riquezas básicas, el avance de las industrias contaminantes, la destrucción del patrimonio nacional, de los mares, de los bordes costeros, de los peces.

Los pueblos nos movilizamos y luchamos por salud y educación gratuita y de calidad, por la descentralización del país y por la recuperación de los recursos básicos como el agua potable, gas, energía eléctrica y una política energética mirando el bienestar común, en el contexto de ir construyendo el Pliego del Pueblo.

Las movilizaciones realizadas por Asambleas en diferentes espacios del país han generando la necesidad de buscar puntos de encuentro que nos permita reconocernos. Logramos plasmar la idea surgida en el 12º Encuentro Metropolitano de Asambleas, de que la Asamblea de Freirina fuera el anfitrión del Primer Encuentro Nacional de Asambleas. Aquí destacamos las luchas precursoras de Magallanes, de Aysén, de los estudiantes secundarios y universitarios quienes dieron los primeros pasos en la articulación de un movimiento que lucha de manera frontal contra un sistema que mantenía dormido a los explotados, excluidos, oprimidos y desplazados. También saludamos la victoria que logran conseguir trabajadores portuarios en base a la solidaridad de clase.

A lo largo de Chile el pueblo se rebela. Asume formas de resistencia y de lucha, de acuerdo a las características propias de nuestros espacios, construyendo organización autónoma de la institucionalidad, en la perspectiva de construir los embriones del poder popular.

Entendemos que para que exista poder popular el pueblo debe tener como meta mantener un control territorial, donde se podrá organizar de la manera que considere más adecuada, respetando la democracia directa y popular, para decidir en su localidad respecto a la educación, salud, uso de recursos naturales, entre otros aspectos. La asamblea territorial será la herramienta que permitirá ejercer la soberanía popular, llegando a implementar las medidas de autodefensa necesarias para la protección de los avances en la lucha del pueblo. Reconocemos que las Asambleas constituyen una nueva forma de organización, que se caracteriza por ser horizontal, democrática, participativa, autogestionaria, autoformativas, con trabajo en redes, de resistencia y de lucha y en profunda contradicción con el sistema imperante. Señalamos con claridad que las Asambleas no son una herramienta electoral, sino de organización y lucha.

Insistimos en la necesidad de luchar por la descentralización del país, en contra del centralismo de Santiago, que ha llevado a la postergación de las regiones.

Llamamos a difundir los acuerdos generados en este primer encuentro dentro de los que destacan:

• Construir medios de comunicación para dar a conocer las luchas populares y demandas territoriales,

• Mantener la coordinación y cooperación entre nuestras organizaciones.

• Realizar una gira nacional para dar a conocer los acuerdos del Primer Encuentro Nacional.

• Promover la formación de Asambleas y ayudar en la unificación de la lucha popular.

• Preparar y promover el Segundo Encuentro Nacional de Asambleas a realizarse en el puerto de San Antonio.

• Apoyar la marcha del agua a realizarse el lunes 22 de abril del 2013.

A MULTIPLICAR LAS ASAMBLEAS CIUDADANAS, TERRITORIALES Y POPULARES.

Desde abajo junto a las asambleas construimos poder popular

TODOS SOMOS ASAMBLEAS

Publicado en El Ciudadano Nº141, abril 2013

Facebook Comments

4,250,604FansMe gusta
173,301SeguidoresSeguir
292,025SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -