¿Por qué se espera que el precio del petróleo siga cayendo?

78

El precio del barril de petróleo se ha desplomado más de 50% desde los niveles que registraba a principios de enero. La caída ha llevado al crudo a negociarse en torno a los 30 dólares, un valor que no se registraba desde 2016.

Normalmente el precio del  llamado oro negro baja cuando la demanda pierde fuerza,  o cuando los productores aumentan con fuerza la extracción y la oferta,  para ganar cuota de mercado vendiendo a menores precios.

 En esta ocasión el golpe viene de ambos lados: el coronavirus está provocando la primera caída en la demanda de crudo desde 2009, mientras la guerra de precios entre Arabia Saudí, Rusia y el fracking de Estados Unidos está inundando el mercado de petróleo ‘barato’ con tal intensidad que la situación no tiene precedentes, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

«Con una combinación de exceso de oferta masiva y un choque de demanda significativo al mismo tiempo, la situación que estamos presenciando hoy parece no tener precedentes en la historia del mercado petrolero», indicó Fatih Birol, director de la AIE.

Unos de los puntos clave en la caída del precio del crudo fue la falta de un acuerdo entre los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) y productores externos como Rusia a aplicar un recorte en la producción, como opción para equilibrar un mercado que ya mostraba un exceso de oferta incluso antes de que el efecto del coronavirus  afectara la demanda global de crudo.

Imagen web.

Adicionalmente, tras el fracaso de un acuerdo, Arabia Saudí  decidió  aumentar dramáticamente la producción del 1 de abril en 2, 6 millones de barriles por día, alcanzando un récord de 12.3 millones de barriles, y su estatal  petrolera Aramco anunció que reduciría los precios para sus clientes preferidos. Estas medidas conmocionaron al mercado energético, con la mayor caída de un día en el petróleo crudo desde 1991.

“Ahora, el petróleo amenaza incluso con perder los niveles mínimos de 2016 y marcharse a precios de 2003 o 2004, cuando el petróleo se movía entre los 20 y los 30 dólares”, reseñó el portal El Economista.

Relacionado:  La crisis del coronavirus adelanta un final esperado: Nissan cierra sus puertas en España
Resultado de imagen de precio del petróleo caída
Imagen web.

¿Qué factores determinarán el precio ?

Según los analistas, el futuro de los precios del crudo  dependerá del entendimiento entre los miembros de la Opep y sus socios externos.

Si Arabia Saudí y otros miembros de la Opep deciden mantener una producción elevada durante más de un trimestre, los precios del crudo pueden seguir cayendo.

Joel Hancok, analista del grupo de inversión francés Natixis, advirtió que uno de los posibles escenarios que el marcador europeo Brent se dirija hacia los 20 dólares en algún momento del segundo trimestre de este año.

“Si no hay acuerdo, el precio medio del barril de petróleo europeo estará en los 27 dólares. Es un escenario que no se puede descartar”, sentenció el experto.

Por su parte, Carsten Fritsch, economista de Commerzbank, indicó  que «el precio del petróleo podría caer por debajo de los mínimos vistos a comienzos de 2016”.

Explicó que en abril existe una amenaza real de que la oferta inunde el mercado, ya que es probable que Arabia Saudí,  incremente su producción hasta máximos históricos de 13 millones de barriles diarios, mientras  que otros países de la Opep como Emiratos Árabes Unidos, Kuwait e Irak amplíen considerablemente su producción.

Rusia también podría aumentar su producción en 500.000 barriles por día a corto plazo y si Libia incrementa sus niveles de extracción de petróleo, “e podrían agregar al mercado hasta 5 millones de barriles por día».

Si todas estas variables se cumplen, «el mercado petrolero se enfrenta una sobreoferta sin precedentes en el segundo trimestre, especialmente debido a que la pandemia de coronavirus se está desacelerando la demanda. La Agencia Internacional de Energía incluso espera que la demanda mundial de petróleo caiga este año por primera vez desde la crisis económica de 2009», advierte el analista alemán.

 A esto se suma el interés de Estados Unidos de ganar mercado e incrementar su producción de crudo a través de la técnica del fracking (fracturación hidráulica), que reviste severos daños ambientales.

Sigue leyendo: