Pandemia podría reducir emisiones de carbono a 2.500 millones de toneladas en 2020

Se espera que las restricciones sin precedentes en los viajes, el trabajo y la industria reduzcan miles de millones de barriles de petróleo, billones de metros cúbicos de gas y millones de toneladas de carbón

Las emisiones globales de carbono de la industria de combustibles fósiles podrían caer en un récord de 2.500 millones de toneladas este año, una reducción del 5%, ya que la pandemia de coronavirus desencadenó la mayor caída en la demanda de combustibles fósiles registrada.

Se espera que las restricciones sin precedentes en los viajes, el trabajo y la industria debido al coronavirus reduzcan miles de millones de barriles de petróleo, billones de metros cúbicos de gas y millones de toneladas de carbón del sistema energético mundial solo en 2020.

Caída estrepitosa

Esto llevaría a la mayor caída de la industria de combustibles fósiles en las emisiones de CO2 que se haya registrado, en un solo año eclipsando la caída del carbono provocada por las mayores recesiones de los últimos 50 años combinados. Los expertos climáticos esperaban que las emisiones globales de carbono de los combustibles fósiles y la producción de cemento aumentaran en 2020, de aproximadamente 36.800 millones de toneladas de dióxido de carbono el año pasado.

En cambio, las emisiones pueden caer aproximadamente un 5%, o 2.500 millones de toneladas de CO2, a sus niveles más bajos en aproximadamente una década. El Dr. Fatih Birol, jefe de la Agencia Internacional de Energía, dijo que no debería verse este fuerte descenso de las emisiones de los combustibles fósiles como un triunfo climático.

«Esta disminución está ocurriendo debido a la crisis económica en la que miles de personas están perdiendo sus medios de vida, no como resultado de las decisiones correctas de los gobiernos en términos de políticas climáticas. La razón por la que queremos ver la disminución de las emisiones es porque queremos un planeta más habitable y personas más felices y saludables”, aseguró.

Reducción récord de CO2

El análisis de combustibles fósiles realizado por Rystad Energy, una consultora de energía noruega, encontró una fuerte contracción en el PIB producto de la interrupción abrupta de los vuelos y la conducción que podría hacer que la demanda mundial de petróleo caiga más de cinco veces que durante la crisis del sector financiero mundial en 2008.

Los analistas estiman que la demanda de crudo caerá en un promedio de 11 millones de barriles de petróleo por día este año, o 4.000 millones de barriles en total. Esto solo reduciría 1.800 millones de toneladas de emisiones de CO2, lo que de otro modo habría contribuido a la crisis climática mundial este año, según Rystad.

Los analistas también esperaban que una caída en el uso de electricidad y la industria pesada redujera la demanda de gas y carbón en aproximadamente un 2.3% cada uno, eliminando las emisiones de carbono de cada combustible fósil en 200 millones de toneladas y 500 millones de toneladas respectivamente.

Miles de vuelos comerciales suspendidos

Erik Holm Reiso, socio principal de Rystad, dijo: “La pandemia de coronavirus es un evento sin precedentes para los mercados de energía, que tendrá un impacto sustancial en las emisiones de carbono totales del mundo. La última vez que la demanda de petróleo se contrajo, durante la crisis financiera de 2008 a 2009, la demanda cayó en 1,3 millones de barriles de petróleo por día. Pero Covid-19 podría hacer que la demanda de petróleo caiga más de cinco veces».

La caída sin precedentes en la demanda de petróleo surgirá en gran parte debido a la industria de la aviación mundial. Por lo general, hay alrededor de 99.700 vuelos comerciales por día, pero la disminución de los viajes no esenciales para frenar la propagación del virus podría hacer que el tráfico aéreo caiga en un promedio de casi una cuarta parte durante el año.

Menos automóviles en la carretera también reducirán la demanda de gasolina y diesel en un promedio de 9.4% durante el año, reduciendo la demanda de petróleo en 2020 en un promedio de 2.6 millones de barriles por día. Los analistas dicen que el uso de combustibles para el transporte puede comenzar a recuperarse en la segunda mitad del año, pero descubrieron que la demanda retrasaría las cifras registradas el año pasado.

Cambio de modelo

Se espera que la demanda de energía en China, el mayor importador mundial de petróleo, comience a recuperarse el próximo mes, cuatro meses después del brote en la provincia de Wuhan. Sin embargo, no volverá por completo a los niveles normales hasta septiembre como muy pronto, según Rystad. Esto podría avivar un lento aumento en la demanda mundial de energía en la segunda mitad de 2020, pero no se pronostica una recuperación a los niveles de 2019 para este año.

«La verdadera pregunta es sobre el impacto a largo plazo del virus. Si nos enteramos de que el trabajo remoto puede funcionar, la gente puede comenzar a preguntarse si necesitan tomar vuelos de larga distancia para ver a socios potenciales en persona. Esto podría cambiar la demanda de petróleo vista en años anteriores”.

Sin embargo, Birol dijo que si los gobiernos toman las medidas correctas para incluir el apoyo a la energía limpia en los nuevos paquetes de estímulo económico «entonces esta disminución podría eliminarse fácilmente en el repunte de la economía», una vez que Covid-19 esté bajo control.

“Estas cifras son importantes e impresionantes. Pero no me hacen feliz. Para mí es más importante lo que sucederá el próximo año y el año siguiente”, concluyó el experto.

Cortesía de The Guardian

Te podría interesar

Te podría interesar


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬