«Chile está de duelo, pero aún se puede salvar vidas». Científicos chilenos alertan de los estragos de la pandemia con carta al Gobierno

Advierten que , según modelos epimediológicos, bajando la curva, fallece el mismo número de personas que al subir, por lo que manifiestan que reorganizar la estrategia de confinamiento y movilidad podría salvar muchas vidas.

1566

La mañana de este lunes, un grupo de científicos chilenos alertaron por medio de una carta al Gobierno de Sebastián Piñera, acerca de la proyección de muertes, contagios y alto nivel de letalidad que podría llegar a tener la pandemia en Chile si las cifras y la curva se mantiene como hasta ahora: advierten un 0,6% de letalidad en el 60% de la población (inmunidad de rebaño), sobre la base de estimaciones globales hechas en la Revista Nature.

La misiva, comienza detallando que hasta hoy, en el país existen más casos de contagios conocidos que Italia, ocupando el lugar número #8 a nivel mundial, posicionándonos, además, en el puesto #15 de fallecidos totales, detrás de Perú. “Quienes nos anteceden en la tabla, son países con más de 30 millones de habitantes (España, Canadá́ y Perú), más de 50 millones de habitantes (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Irán) y más de 100 millones de habitantes (India, EE. UU., Rusia, Brasil y México)”, detalla la carta.

“Solo Bélgica, que ha sido destacado por incluir todas las muertes con síntomas sospechosos y las producidas en residencias de ancianos, en sus reportes de fallecidos por Covid-19, tiene menos habitantes que Chile y está en el triste top 15 de la tabla de muertes, producto de esta pandemia”, describen.

Para ahondar en el caso de nuestro país, el grupo de médicos y científicos se preguntan: “¿habrá́ que sobrepasar la pandemia de Gripe Española de 1918-1920 donde murieron 37 mil personas en Chile, para cambiar de estrategia?”. Esto, frente a que, como se detalla en la carta, las cifras del coronavirus en Chile indican que “se convirtió́ en la peor crisis humanitaria del país de los últimos 80 años, superando la epidemia de influenza de 1957, en la que se estima, murieron 5.400 personas”.

En cuanto a las medidas de encierro para detener al coronavirus, los expertos son enfáticos y manifiestan que “si el Gobierno no decretara medidas anticipatorias y drásticas de confinamiento que impidan que el contagio se expanda como hasta ahora, en el largo plazo, al final de la pandemia, las estimaciones nos alertan de la posibilidad de alcanzar la magra cifra de 70 mil personas fallecidas”. La afirmación la realizan en base a que todos los modelos epidemiológicos indican que, bajando la curva, fallece el mismo número de personas que al subir.

Relacionado:  Unión Nacional de Artistas rechaza tramitación de nueva ley de patrimonio y pide dar prioridad a urgencias del sector cultural

En relación a lo mismo, afirman que diversas investigaciones han confirmado que las cuarentenas totales redujeron la mortalidad en muchos países. “En Chile, pese a que las autoridades han señalado que no persiguieron la inmunidad de rebaño, aduciendo que tomaron medidas tempranas, lo cierto es que sobre el 10% de la población está contagiada”.

“A pesar de esto, no se ha implementado un confinamiento real y efectivo en el Gran Santiago y regiones con alta tasa de contagio, que permitirían cortar la cadena de transmisión del virus y proteger y salvar vidas”, señalan en la misiva.

“Chile está de duelo, pero hay miles de muertes que se pueden evitar si el Gobierno toma medidas que signifiquen disminuir, drásticamente, la actividad laboral presencial, que obliga el traslado de millones de trabajadores, que arriesgan, por una parte, contagiarse y, por otra, llevar el virus a zonas con mayor hacinamiento y altas tasas de enfermedades de base, que agudizan las complicaciones propias de la enfermedad”, señalan.

Advirtieron también que el costo económico y social de seguir con medidas suaves, por meses, será́ mucho más alto que el que implique parar unas semanas. “Asegurando la llegada de apoyo social, junto al Ingreso básico de emergencia y en total coordinación con los Municipios, que también requerirán inyección de recursos, la movilidad de la ciudad debe quedar abierta, exclusivamente, para la cadena de abastecimiento y actividades realmente esenciales que la gestión de emergencia sabrá́ definir”.

Para finalizar, son majaderos en señalar: “El Gobierno debe actuar”, aludiendo el costo que ha significado y que implicará de no haber realizado los cambios y considerado las propuestas que anteriormente han dispuesto diferentes actores del mundo científico y académico, en coherencia con la experiencia global y recomendaciones de organismos internacionales.

“Este grupo de representantes de sociedades médicas y científicas, académicos (as) e investigadores (as) de diversas áreas del conocimiento, una vez más, piden al Gobierno a cambiar la estrategia, y a los otros Poderes del Estado, a sumarse a este llamado, porque Chile necesita hoy, más que nunca, un trabajo transparente y colaborativo, centrado en el cuidado de las personas, con fuerte enfoque social y basado en la evidencia científica y el conocimiento del territorio. Reiteramos, Chile está de duelo, pero aún se puede salvar vidas”.